Texto monográfico: Características, funciones y estructura

Un texto monográfico o monografía, es un texto investigativo que abarca a profundidad las cuestiones fundamentales en torno a un tema particular.  Este tipo de texto es muy usado en entornos académicos para crear ensayos completos, textos reflexivos y tesis de grado. 

El objetivo de un texto monográfico es ampliar el conocimiento en cuanto a un tema, para enriquecer los saberes en cuanto al mismo, dentro de un área determinada. Es por esto que esta modalidad textual se usa principalmente en entornos investigativos o académicos, debido a que la información usada debe tener un sustento teórico serio a partir de fuentes bibliográficas de prestigio. 

Para que comprendas un poco más el asunto, hoy te contaremos todo lo que sabemos sobre el texto monográfico, sus características, funciones y estructura. 

¿Qué es un texto monográfico?

Un texto monográfico es un texto investigativo que busca exponer las cuestiones más importantes de un tema en particular. Este tipo de textos se destacan por tener un sustento bibliográfico especializado. 

La idea principal de una monografía es investigar en torno a temas poco explorados o que no hayan sido estudiados, con el fin no solo de aportar al conocimiento, sino además de que este tipo de textos sirvan como base para futuras investigaciones. 

Los textos monográficos se caracterizan por usar un lenguaje académico y con una modalidad del lenguaje especializada, en la que el investigador evita dar sus opiniones personales, y se centra en la construcción de los argumentos sustentados con base en fuentes bibliográficas confiables. 

Las monografías también se construyen a partir de una estructura determinada, que sirve como guía para plantear de modo lógico los puntos más importantes del tema investigado

Funciones de los textos monográficos 

Los textos monográficos tienen diferentes objetivos en torno a la difusión del conocimiento, es por esto que son usados en grupos de investigación y como requisitos para el título académico en diferentes universidades. 

Algunas de las funciones de los textos monográficos son: 

Generar conocimiento 

Como te contamos anteriormente, los textos monográficos suelen construirse a partir de temas que no se han investigado, o sobre los que hay muy poca información al respecto. Esto se sustenta, en que uno de los objetivos de las monografías es producir conocimiento que sirva para nutrir las diversas áreas de conocimiento 

Estatus académico 

Además de la difusión del conocimiento, los textos monográficos se hacen con el fin de adquirir estatus académico. Por medio de estos textos, los profesionales demuestran su experticia y nivel de conocimientos en torno a un área determinada, es por esto que muchas universidades lo tienen como requisito para demostrar que sus estudiantes si tienen el conocimiento suficiente para adquirir su título profesional. 

Estructura de un texto monográfico 

Si estás pensando en la creación de un texto monográfico  debes saber que existe una estructura estándar que puede variar de acuerdo con los horizontes de la investigación. No obstante, en términos generales, la estructura de un texto monográfico es la siguiente: 

1.Introducción 

La primera parte de un texto monográfico debe ser un texto introductorio. Aquí, el investigador presentará la idea general del trabajo, haciendo un contexto general de la situación y exponiendo por qué es importante este tipo de investigación para el área de interés. 

También es preciso resaltar que en monografías rigurosas como las tesis de grado, también se suele incluir una justificación

2. Hipótesis o pregunta de investigación 

Después de hacer la presentación del texto, es importante dejar clara la hipótesis o pregunta de investigación, con el fin de que el público sepa con claridad qué es lo que se pretende demostrar con el presente estudio. 

Teniendo en cuenta las características de una monografía, la hipótesis o pregunta de investigación debe ser precisa en cuanto al tema, el rango temporal y el contexto, con el fin de encontrar resultados de modo más efectivo. Por ejemplo: “Principales causas del suicidio en adolescentes en España” 

3. Objetivos 

Después de tener clara la hipótesis, es momento de plantear unos objetivos que sirvan como guía en la investigación y permitan justificar los resultados. Generalmente se debe crear un objetivo general y dos o tres objetivos específicos, todos encaminados a dar respuesta a la pregunta de investigación. 

4. Metodología 

La metodología se refiere al modo o a las herramientas que se usarán para la investigación. Aquí se pueden combinar diversas técnicas cuantitativas o cualitativas, con el fin de dar respuesta a la hipótesis. 

5. Marco teórico 

En el marco teórico se presentan los argumentos o postulados teóricos que ayudan a justificar la hipótesis o a conducir hacia la respuesta. En este apartado deben usarse fuentes confiables como libros, otras monografías o estudios serios encontrados en buscadores especializados. 

Es preciso resaltar que en trabajos monográficos más profundos también se incluye un apartado de antecedentes en donde se referencian las investigaciones previas sobre el tema trabajado. También puedes encontrar un “marco legal” que justifica el tema en cuestión desde la normatividad. 

5. Resultados 

En el apartado de resultados se deben exponer los hallazgos de la investigación a partir del ejercicio planteado desde la metodología. La idea es que aquí el lector pueda encontrar la información más relevante al tema de acuerdo con los hallazgos del investigador. 

6. Conclusiones 

En el momento de escribir una conclusión debes tener en cuenta que en esta parte se deben sintetizar los puntos más relevantes encontrados en el proceso investigativo. Generalmente lo que debes hacer es dar respuesta a los objetivos, es decir que, tendrías que escribir una conclusión por cada objetivo planteado. De este modo tienes la plena seguridad de que concluiste por la puerta grande. 

7. Referencias bibliográficas 

El último apartado de un texto monográfico son las referencias bibliográficas usadas para la investigación. Estas son necesarias pues son las que dan el sustento científico, por si otra persona necesita cotejar las fuentes, y también sirven para que otros investigadores puedan profundizar en el tema si desean. 

En términos generales, esta es la información más relevante que tienes que conocer para la construcción de un texto monográfico. Si quieres seguir aprendiendo sobre tipologías textuales, esto te encantará: ¿Qué es un texto continuo? Definición, tipos y ejemplos

Referencias bibliográficas

Hernández Rojas, G., Sánchez González, P., Rodríguez Varela, E. I., Caballero Becerril, R. S., & Martínez Martínez, M. (2014). Un entorno b-learning para la promoción de la escritura académica de estudiantes universitarios. Revista mexicana de investigación educativa, 19(61), 349-375.

Morales, O. (2003). Fundamentos de la investigación documental y la monografía. Manual para la elaboración y presentación de la monografía. Mérida, Venezuela: Universidad de Los Andes.

SOCIAL, A. C. L. E. (2010). Tema monográfico. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 24(3).

Torres, S. (2013). Pautas para hacer una monografía. Recuperado el, 18.

Karla Arango
Editora, correctora de estilo, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario