Textos funcionales: definición y características

Aprender sobre textos funcionales te ayudará a usar el lenguaje de un modo más efectivo y a incluir una función retórica implícita que permita lograr de modo más efectivo tu objetivo comunicativo. 

Estos son algunos de los textos más usados en diferentes entornos, y por eso hoy queremos contarte qué son los textos funcionales y sus características principales. 

¿Qué son los textos funcionales?

Los textos funcionales son aquellos que tienen una función práctica y tienen como objetivos principales, explicar, persuadir o solicitar algo de un modo directo. Es por eso que forman parte de los textos que tienen una función apelativa. 

Hacemos un pequeño paréntesis para explicar lo anterior, la función apelativa también denominada conativa, tiene como objetivo llamar la atención del lector o interlocutor para generar una reacción. 

Volviendo a los textos funcionales, podemos decir que, estos se centran en dar indicaciones claras, especificando los pasos o características solicitadas para recibir una respuesta efectiva.

¿Para qué se utilizan los textos funcionales?

Teniendo en cuenta que los textos funcionales están diseñados para obtener algo específico, suelen usarse para hacer comunicados, guías de aplicación, textos periodísticos, textos recreativos, textos científicos, textos informativos o textos históricos, entre otros. 

Características de los textos funcionales

Ahora que ya sabes qué son los textos funcionales, es momento de profundizar un poco en sus características para que aprendas cómo escribirlos sin enloquecer en el proceso.

Estas son algunas de las características más relevantes: 

1. Tienen un título principal

Los textos funcionales deben tener un título o encabezado que refleje claramente la intención del texto y lo que el lector va a encontrar en el momento de la lectura. 

2. Los subtítulos son importantes

Depende de la extensión del texto, incluir subtítulos es de gran ayuda. Cuando hablamos de la extensión, nos referimos a que difícilmente en un comunicado encontraremos subtítulos. No obstante, en los textos que lo ameriten es ideal incluir subtítulos, pues estos funcionan como un mapa de navegación dentro del texto. 

3. Puedes usar viñetas u otros recursos gráficos

Teniendo en cuenta que, explicar claramente nuestra intención es uno de los objetivos de los textos funcionales, de acuerdo a la naturaleza del texto es conveniente usar numeraciones, viñetas u otros recursos gráficos para resaltar información relevante de un modo más sencillo y preciso. 

4. Usa vocabulario especializado

El uso de las palabras es vital para reforzar tu intención de acuerdo con tu público específico. Con esto nos referimos a que es genial adaptar el vocabulario usando las palabras que tu lector ideal comprende. En el caso de los textos científicos el uso de vocabulario especializado es esencial.

5. Explica claramente el tema central

Teniendo en cuenta que este tipo de textos no es puramente recreativo, es necesario que le dejes claro a tu público tus intenciones. 

6. Trinidad mágica: Adecuación, Cohesión y Coherencia

Para los textos funcionales como para la mayoría de los textos, hay tres aspectos que deben ser manejados con total rigurosidad y estos son: adecuación, cohesión y coherencia.

La adecuación tiene que ver con la organización de una estructura y con la elección del tipo de lenguaje y la intención. 

La cohesión por su parte, tiene que ver con el modo en el que ligamos unas ideas con otras para que no se pierda el ritmo de lectura y que además tenga una estructura lógica para el lector.

La coherencia, por su parte, alude a la capacidad de hacer que lo planteado coincida plenamente con el tema propuesto. 

Para lograr esto plenamente, te conviene estudiar un poco sobre: Modos discursivos.

Tipos de textos funcionales

Esperamos que hasta acá todo quede claro. De acá en adelante verás algunos de los textos funcionales de acuerdo con sus características específicas. 

Este por ejemplo, es un texto funcional en el que queremos que comprendas plenamente el tema estudiado. 

Textos técnicos y científicos 

En este tipo de textos predomina la información, los datos y se disminuye la importancia del sujeto que enuncia. De la misma manera, los datos aportados deben provenir de fuentes con rigor científico o que puedan ser comprobables. 

Textos periodísticos

En los textos periodísticos se combinan tres funciones principales: veracidad (datos y hechos confiables), formación e imparcialidad (acá el escritor por medio del uso estilístico revela su formación y aunque en muchos de ellos puede incluir opiniones personales estas deben estar mediadas por la imparcialidad).

También se recurre al entretenimiento en donde el fin último es precisamente el deleite del público. 

Textos literarios

La funcionalidad de los textos literarios se evidencia en el objetivo de perdurar en el tiempo, y en la capacidad de dirigirse no solo a un público específico, sino a todo el mundo. Se considerar textos funcionales porque tienen dos nortes: ser memorables y apuntar al deleite estético

Textos publicitarios

Los textos publicitarios tienen como objetivo vender un producto o servicio, por medio de textos creativos que apuntan a la seducción del público y a que este cierre el ciclo de venta.

Este tipo de textos aunque recurren a textos estilísticos, deben ser claros, concisos y no engañar al receptor con información falsa. 

Textos históricos

Dentro de los textos funcionales, encontramos los textos históricos. Estos tienen como meta principal la transmisión de acciones, hechos o personajes del pasado, con el fin de contribuir a la memoria de la humanidad. 

Textos informativos

Este tipo de textos, como su nombre lo indica, tienen la clara intención de informar los datos particulares sobre un tema o situación específica. En este tipo de textos se pueden incluir los comunicados de los que hablamos anteriormente. 

Textos de entretenimiento

Uno de los tipos de textos funcionales más conocidos, son los textos de entretenimiento que tienen la misión clara de deleitar y divertir al público. Aquí no se privilegia la veracidad de la información, sino la satisfacción del lector. 

Como ves, el mundo de los textos funcionales es bastante apasionante si eres amante de la literatura o si estás sumergido en el mundo de las comunicaciones. De todos modos, no importa si eres el más dedicado en el tema, aprender a comunicarnos correctamente siempre será un plus. 

Si quieres seguir aprendiendo sobre este tipo de temas, te invito a leer: Prototipos textuales: Definición y ejemplos

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario