Test de la casa: Interpretación y forma de hacerlo

El Test de la casa, es una de las tantas herramientas que se usan en la actualidad para analizar la personalidad. Este tipo de test puede ser considerado como un clásico, puesto que ha sido usado en diferentes lugares durante mucho tiempo, y es probable que alguna vez tú mismo te hayas enfrentado a esta prueba.

Si has participado en diferentes test de personalidad, debes saber que el test de la casa, el test del árbol y el test de la figura humana son herramientas que se relacionan en su aplicación e interpretación, pues ambas parten del dibujo como herramienta expresiva.

No obstante, hoy nos centraremos específicamente en el test de la casa para que aprendas no solo qué es, sino además cómo puedes implementarlo.

¿Qué es el test de la casa?

El test de la casa es una herramienta perteneciente al grupo de test proyectivos, que permite analizar la personalidad de un individuo por medio de la realización de un dibujo y el posterior análisis de sus elementos.

Historia 

Lo primero que debes saber, es que el conjunto de pruebas proyectivas en las que el dibujo es un eje fundamental, es usada comunmente por el psicoanálisis y la psicodinámica.

Esto implica que tiene una dosis de subjetividad, dados los conocimientos y relación simbólica que tenga el terapeuta, y cómo los aplique en la interpretación. Es por esto que este tipo de pruebas a veces son cuestionadas en cuanto a su rigor científico.

Con el boom del psicoanálisis también creció el interés por abordar todo lo que dice y hace el sujeto como un rasgo determinante de su personalidad. En medio de esto nacen los test proyectivos, en los que los símbolos ocupan un papel importante y pueden dar luces sobre el estado actual del sujeto.

Cómo hacer el test de la casa

Para hacer este test lo único que necesitas es papel y lápiz. Debes elegir un espacio sin muchos estímulos que puedan distraer a la persona del objetivo. La idea es que se sienta tranquila y cómoda, para que pueda fluir mucho mejor.

La indicación debe ser que dibuje una casa, la idea es que no se le agregue muchos detalles a la explicación, pues mientras más libertad tenga el sujeto mayor cantidad de elementos va a mostrar que puedan servir a la hora de interpretar su personalidad.

Consideraciones adicionales 

En este tipo de test proyectivo importa cada parte del proceso, por eso es importante analizar además el proceso de elaboración. Es decir, si la persona tacha algunos elementos o cuáles son los que le da más dificultad dibujar. Estos detalles pueden traer información importante para el análisis.

Cuando considere que ha terminado su dibujo, es recomendable hacer preguntas tipo: ¿Quién vive en esta casa? ¿La casa está deshabitada? ¿Conoces a sus habitantes? ¿Cómo es el ambiente? Este tipo de preguntas abiertas también son guías importantes para un análisis más completo.

En el test se evalúan todos los elementos, es decir, la estructura de la casa con elementos comunes como tejado, puertas, ventanas, los accesorios y demás elementos incluidos en el dibujo.

Interpretación del Test de la Casa

A continuación te daremos algunos elementos de interpretación que pueden ser de gran ayuda a la hora de analizar el test de la casa.

Ambiente

Si el ambiente de la casa es un espacio natural sin casas aledañas, con un toque hogareño, se puede interpretar que el sujeto concibe su casa como un refugio seguro para él y sus seres queridos.

Si por el contrario dibuja edificios y accesorios como automóviles, estamos frente a alguien con una vida estresada, llena de tensiones y fuertemente influenciada por el exterior.

La puerta

Si alguien dibuja una puerta pequeña estamos frente a alguien tímido o que quiere protegerse muy bien del mundo exterior.

Si por el contrario, la puerta es demasiado grande denota extraversión y dependencia al exterior. Si la puerta está abierta es un signo de facilidad para comunicarse, y si está cerrada es señal de que nos gusta proteger nuestra intimidad.

Las ventanas

Si la casa no incluye ventanas hay un miedo latente a todo lo que viene del exterior y una negación fuerte a la realidad. Las ventanas son nuestro medio de contacto con el exterior.

Si las ventanas están abiertas, quiere decir que la persona no tiene miedo de exponerse al mundo. Si las ventanas están cerradas y son pequeñas, alude a una persona reservada.

El techo 

El dibujo del techo en el test de la casa está asociado con el nivel de fantasía. Si el techo es más grande con relación a la casa, evidencia a una persona extremadamente soñadora.

Dibujar detalles como tejas y otros accesorios, habla también de una mente racional y detallista. Si el techo está plano alude a que nos sentimos reprimidos.

Tamaño

Si la casa es muy pequeña denota introspección y ganas de pasar desapercibidos. Si por el contrario, dibujamos una casa muy grande es un signo de alegría y comodidad con lo que somos, además de predisposición a entrar en contacto con otros.

El hecho de dibujar castillos o mansiones es muy común en niños y se asocia al poder de la imaginación, si quien dibuja esto es un adulto denota ganas de escapar de la realidad.

Otros elementos en el test de la casa:

Caminos: Los caminos aluden a la disposición de entrar en contacto con otros, pero si son largos y alejados de la casa denotan nostalgia.

Árboles: Los árboles son signo de nuestra disposición de dar y compartir en sociedad. Si tiene frutos es una disposición mayor.

Animales: Si se dibujan animales quiere decir que nos sentimos apoyados por amigos o familiares que son un soporte afectivo.

Sol: El sol se asocia con el apoyo paterno.

Cables y antenas: Esto se asocia a personalidades extremadamente detallistas y meticulosas. Alude a seres apegados a la rutina.

Flores: Las flores, arbustos y otro tipo de vegetación alude a personas alegres, sensibles y creativas.

Estos son a grandes rasgos los elementos más importantes del test de la casa. Es importante recordar que aunque estos den pautas, es necesario que el profesional relacione todos los elementos que pueda ofrecer la persona, para realizar evaluaciones más acordes.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta. Apasionada por la literatura, el arte, la cultura y la psicología. Soy redactora y editora para blogs en habla hispana, editora crítica y una enamorada de las palabras.

Deja un comentario