¿Por qué la gente apuesta?