Grupos de pertenencia: Definición y características

Aprender sobre los grupos de pertenencia puede ser importante para comprender algunos aspectos del ser humano como ser gregario. Con este conceptos nos referimos a grupos sociales de los que todos hacemos parte por elección o de manera involuntaria. 

De manera involuntaria pertenecemos, por ejemplo, a un país, a una familia, o a una creencia religiosa hasta que tenemos capacidad de elegir.

De manera electiva pertenecemos a los grupos de las cosas que amamos y optamos por construir a lo largo de nuestras vidas. 

A continuación vamos a hablar de ellos y de la importancia que tienen, de cómo nos influyen y de cómo influimos en ellos. 

¿Qué son los grupos de pertenencia?

Los grupos de pertenencia son los grupos de personas que se forman por determinadas características de afinidad entre ellos y que los hacen sentirse reconocidos y valorados como parte de algo. 

Se puede dar esta filiación de maneras distintas: familiares, territoriales, por creencias religiosas, políticas, deportes que se practican o equipos deportivos de preferencia, por razones recreativas (con quién nos gusta ir de paseo, salir de fiesta), artísticas, etc.

Una misma persona suele interactuar con diferentes grupos de pertenencia, y dicha participación es fundamental en la formación de su identidad, un tema de especial trascendencia entre los adolescentes. 

Importancia de los grupos de pertenencia

La importancia de los grupos de pertenencia se sustenta en que determinan muchos comportamientos del ser humano, inciden en el desarrollo de la personalidad, en la forma en que nos relacionamos unos con otros, el modo en que nos vestimos, las preferencias, las aversiones, los valores y también los antivalores.

El primer grupo al que pertenecemos es el grupo familiar. La identidad que adquirimos en nuestros primeros años de vida está relacionada con nuestros padres y hermanos.

Aprendemos de ellos cómo se comportan los diferentes roles, como relacionarnos con nuestros pares, los modelos de las futuras relaciones desde ahí hasta la adultez.

A menudo, la sensación de pertenencia y valoración que ofrecen los grupos fortalece la autoestima y aporta sentido de vida al permitir que un individuo se reconozca como parte fundamental de un todo, como partícipe e integrante de algo que, sin él, estaría incompleto. 

Esta característica de necesitar ser parte de algo, de sentirnos aceptados  y reconocidos, es particularmente importante en la adolescencia en la que casi todos rompemos con el núcleo familiar y buscamos a otros con los cuales identificarnos, más afines a nuestro despertar de los sentidos y autodeterminación recién descubiertos.

En este punto existe un riesgo grande, en especial si el acompañamiento familiar ha sido deficiente y ha dejado vacíos en la autoestima, huellas de maltrato o patrones de identificación alimentados por telenovelas o juegos de vídeos en los que, con frecuencia, se idolatra la ley del más fuerte, el pandillismo y la consecución fácil de dinero. 

Si estas son las bases que definen la elección por un grupo, puede ocurrir que los jóvenes se dejen seducir hacia conductas delictivas para conseguir aceptación, cosa lamentable en la construcción de la personalidad de un individuo y una sociedad. 

También cabe resaltar que el hombre es un ser gregario por naturaleza, nace indefenso y vulnerable y está siempre en relación y dependencia de otros para crecer, aprender, comunicarse, desenvolverse en la vida. 

Asociarse a otros  permite la consecución de metas mayores de las que puede lograr solo y al hacerlo aprende a trabajar en equipo, a responsabilizarse, a delegar y a confiar en otros, herramientas que son de gran importancia para la vida en comunidad. 

Tipos de grupos de pertenencia (grupos sociales)

Según la sociología, los grupos sociales se clasifican de acuerdo con el grado de cercanía que existe entre las personas que los componen. A partir de este concepto nacen dos grandes grupos: primarios y secundarios. 

Grupos primarios

Los grupos primarios son aquellos en los que se tejen lazos estrechos entre sus miembros. Suelen ser de pocas personas y sus vínculos son muy cercanos y de larga duración

El término “primarios” se acuña porque son la fuente primordial de relaciones y  espacios de socialización de los individuos. En ellos, a través del afecto, se dan las primeras lecciones de cuidado, seguridad y confianza. 

Son estos también los que marcan los valores, las actitudes frente a la vida, determinan las creencias sobre cómo debemos ser frente al mundo, cómo deben ser los otros y cómo creemos y creamos el mundo que nos rodea. 

El grupo primario más importante es la familia, sin embargo, a medida que crecemos, elegimos con mucha frecuencia otros grupos que cumplen con estas funciones y que, incluso, pueden llegar a reemplazar la familia de sangre, pues no siempre el lugar en el que nacimos ofrece coincidencias con nuestros valores.

Algunos grupos que pueden llegar a ser primarios son los grupos de amigos cercanos. A lo largo de la vida vamos eligiendo otros hermanos de madres y padres distintos y llegamos a compartir cosas más hondas de nuestro ser, con ellos, que con el núcleo familiar, que pasa a otro plano y con el que podemos perder afinidad. 

Y aunque perdamos afinidad con el grupo familiar, seguirá siendo un grupo de lazos irrompibles y rara vez desplazable de su nombre “primario”, pues continuará marcando de manera inconsciente las relaciones que construimos a lo largo de la vida y nuestro comportamiento. 

Grupos secundarios

Los grupos secundarios son aquellos en los que no existe mucha cercanía entre sus miembros. Pueden ser grandes o pequeños, y están limitados por un objetivo común, espacial y temporal.

Son ejemplo de este tipo de grupos la pertenencia a un equipo de fútbol, a una escuela, a una universidad, un partido político, una iglesia. 

En algunos de estos grupos es posible que las personas lleguen a tejer vínculos estrechos, sin embargo, estos tienden a disolverse cuando las circunstancias que los unen se acaban, como pasa con la mayoría de los compañeros de colegio. 

Claro está que algunos de estos pueden llegar a hacer parte de los grupos primarios y mantener relaciones cercanas que duren durante un tiempo prolongado.  

Esperamos que con esta explicación te haya quedado claro qué son los grupos de pertenencia y cómo influyen en nuestro desarrollo.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

3 comentarios en «Grupos de pertenencia: Definición y características»

  1. La autoestima es lo más importante que tenemos, una buena autoestima te hace brillar y no necesitar a nadie más en tu vida que a ti mismo

    Responder

Deja un comentario