Test de Terman Merril: ¿Qué mide y cómo se interpreta?

El Test de Terman Merril es una herramienta que evalúa la inteligencia por medio de un grupo de test. Su aplicación continúa siendo muy extendida en la actualidad, gracias a que permite identificar elementos importantes del desarrollo cognitivo de una persona.

La inteligencia habla de nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno. Es por esto que este tipo de pruebas psicológicas, nos permiten entender nuestro coeficiente intelectual, mientras analizamos facetas importantes de nosotros mismos.

Pensando en esto hoy quisimos contarte qué es el Test de Terman Merril ¿Qué evalúa? ¿Cuál es su historia? ¿Cómo se interpreta? Para que puedas saber qué esperar si te enfrentas a esta prueba.

¿Qué es el Test de Terman Merril?

Lo que se conoce como Test de Terman Merril es una prueba psicométrica usada para determinar el coeficiente intelectual.

Este tipo de prueba se usa principalmente en personas que tienen un nivel escolar suficiente y que han presentado en algún momento, problemas de forma oral o escrita. Esto se debe a que, aunque el test es un conjunto de subtest, tiene como elementos predominantes la inteligencia verbal y no verbal.

Historia del Test de Terman Merril

El Test de Terman Merril tiene sus bases en otra prueba previa conocida como Stanford-Binet desarrollada por Alfred Binet y Theodore Standford. El test planteado por ellos fue creado en Francia a principios del siglo XX y con el se buscaba medir la inteligencia.

Posteriormente, el psicólogo estadounidense Lewis Terman, famoso por ser pionero en el área de la psicología educativa, hace una relectura del test y crea una adaptación que permitiera evaluar de un modo más efectivo las fortalezas y debilidades de los niños en ambientes escolares.

¿Cuáles son las habilidades que mide el test de Terman Merril?

El test de Terman Merril mide diferentes habilidades enfocadas en aspectos memorísticos, de razonamiento y lingüísticos principalmente. A grandes rasgos las habilidades evaluadas por el test son: Capacidad de abstracción, apropiación de datos de cultura general, planeación, cociente intelectual, habilidades verbales, capacidad de análisis, capacidad de síntesis, habilidades matemáticas, capacidad de toma de decisiones y nivel de análisis, entre otros elementos secundarios que permiten reforzar lo anterior.

Es preciso tener en cuenta que todas estas habilidades pueden revelar información importante sobre el desarrollo cognitivo de los menores, y se convierten en una base idónea para abordar el aprendizaje según las características particulares de cada niño.

Diseño del Test de Terman Merril y qué cosas interpreta

El Test de Terman Merril está diseñado para evaluar seis factores específicos vinculados a las habilidades mencionadas anteriormente. Estos factores son: Inteligencia general, razonamiento fluido, conocimientos, razonamiento cuantitativo, percepción visual-espacial y memoria.

El test está dividido a su vez, en 10 subtest que permiten analizar a profundidad los factores relatados. Los subtest que conforman el Test de Terman Merril son:

1. Información

En esta parte se evalúa la memoria a largo plazo, por medio de la indagación por información perteneciente al contexto de la persona. También se mide el nivel de apropiación de conceptos y datos de cultura general que permiten medir las aspiraciones intelectuales del individuo.

2. Juicio o comprensión

Este subtest evalúa el sentido común a partir del uso del razonamiento lógico con relación a la interpretación de diversas situaciones dadas. En este apartado se analizan situaciones de la vida diaria, con el fin de evaluar el nivel de resolución de conflictos, el uso de las experiencias previas y el tipo de adaptación a las normas sociales. Todo esto con el fin de estimular la relación entre el conocimiento concreto y el abstracto.

3. Vocabulario

En este componente se evalúa el nivel de apropiación de conceptos relacionados al lenguaje mismo. En este punto, el resultado se evalúa de acuerdo a la relación del pensamiento abstracto y la cultura. De la misma manera, se tiene en cuenta el nivel de vocabulario, las formas de expresión y la comprensión lectora.

4. Síntesis

En esta parte del test se evalúa la capacidad de abstracción y síntesis. La idea es analizar la capacidad que tiene la persona para mirar su contexto con objetividad. Todo esto con el fin de pasar de lo general a lo particular y ver el desarrollo de las habilidades relacionadas con la síntesis y la capacidad de tomar las ideas principales.

5. Aritmética o concentración

Este componente está enfocado a la atención, la concentración y la capacidad de evitar elementos distractores. Acá es posible analizar si la persona es capaz de realizar un trabajo bajo presión o en entornos cargados de elementos que puedan distraer su atención.

6. Análisis o juicio práctico

En este punto también se analiza el sentido común, con el fin de evaluar la capacidad de detectar incongruencias durante los procesos. En esta fase de apreciación, el objetivo es validar si la persona puede tomar una situación general y desglosar sus diferentes elementos para extraer la solución más efectiva a un problema. Acá se vincula realmente la capacidad de análisis.

7. Abstracción

En la fase de abstracción se busca medir la capacidad de abstracción y generalización. Aquí la idea es validar las habilidades de la persona, relacionadas al análisis de un objeto o situación desde diferentes perspectivas, con el fin de resolver problemas de un modo efectivo. De esta manera, el evaluador puede comprobar si la persona es apta a la hora de resolver situaciones de su cotidianidad.

8. Planeación

En este punto se evalúan las capacidades relacionadas a la imaginación, la previsión, la atención a los detalles y la organización. Todo esto con el fin de analizar si la persona puede prever situaciones a partir de postulados dados, siendo capaz de anticipar consecuencias y conclusiones.

9. Organización

En el subtest de organización se analiza la capacidad de organización y la capacidad de recibir órdenes para seguir las diferentes partes de un proceso mediante un orden lógico. Aquí también se tiene en cuenta la capacidad que tiene la persona para interpretar sugerencias y analizar fallos durante los procesos.

10. Anticipación, atención o seriación

En el último subtest se mide la capacidad de deducción, teniendo en cuenta la concentración y el nivel interpretativo. Además se analiza la capacidad de enfrentarse a cálculos numéricos, manejo de símbolos y análisis de datos en entornos bajo presión.

Después de realizar todas las pruebas, el evaluador puede interpretar el nivel de vocabulario, expresión, resolución de conflictos, análisis, interpretación y manejo del lenguaje.

De esta modo, por medio del Test de Terman Merril, se puede hacer un análisis del cociente intelectual de una persona, analizando un contexto más amplio que se vincule a su forma de enfrentarse a las diversas situaciones que pueden presentarse en su vida.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario