Síndrome de Cotard: El trastorno de creer que estás muerto

El síndrome de Cotard es un cuadro mental en que el paciente cree estar muerto o muriendo, puede variar en creer que no existe o le es imposible morir, pues de hecho ya está muerto.

Este cuadro es bastante raro y su prevalencia es muy baja llegando a documentar muy pocos casos con registros rigurosos. En la mayoría de los casos se realizaron registros menores y tratamientos relacionados a la esquizofrenia.

¿Qué es el síndrome de Cotard

El síndrome de Cotard fue plenamente documentado a finales del siglo XIX por el neurologo francés Jules Cotard, quien trato a una paciente que afirmaba carecer de cualquier tipo de órgano interno, incluso aseguraba no tener huesos.

A raíz de dicha experiencia este neurólogo se dedica a investigar casos similares y logra catalogar algunos casos parecidos,  y gracias a estudios posteriores a los de Cotard se llega a una clasificación de tipo.

Tipos de síndrome de cotard

Dentro del marco de la sintomatología de síndrome de Cotard podemos identificar rasgos característicos que permiten de cierto modo clasificar los principales tipos de delirio con respecto a dicho síndrome.

Deconstrucción del cuerpo

Una de las formas clásicas* dentro del síndrome de Cotard es una percepción incompleta del cuerpo. En este sentido, muchos de los pacientes relatan que su corazón se detuvo o sus órganos internos dejaron de funcionar.

También puede pensar que se están pudriendo o malformando o que simplemente dejaron de ser útiles y fallaron. En la mayoría de los casos el paciente no sabe dar cuenta de cómo es que sigue vivo.

Muerte en vida

Puede estar ligado al tipo anterior o aparecer de manera totalmente independiente, lo cierto del caso es que el paciente refiere estar muerto, tanto figurativa como literalmente.

En este sentido puede tener cientos de teorías con respecto al porqué sigue «vivo» si según su entendimiento está muerto.

Inmortales

Uno de los casos más referenciados con respecto a la problemática del porqué se sigue vivo cuando el corazón u otros órganos faltan o dejan de funcionar, es una suerte de inmortalidad.

El sujeto relata como existe una imposibilidad para morir en su caso particular, debido a esto entran en estados de melancolía puesto que se ven obligados a seguir existiendo aún cuando su cuerpo está enfermo o desgastado.

Mundos alternos

Muchas veces, otra de las resoluciones para el estar muerto en vida, es que se está en un mundo alterno, puede tratarse del cielo, infierno, un sueño o su propia actividad mental.

En este sentido el paciente puede llegar a sentirse como un ente ajeno al devenir de este mundo, y sentir que nada de lo que pasa tiene realmente que ver con él.

Definiciones alternativas del Síndrome de Cotard

El síndrome de Cotard también ha sido llamado delirio nihilista o delirio de negación. Pero estas definiciones se ajustan a variables bien definidas del síndrome principal.

Delirio Nihilista

Un tipo de posible manifestación del síndrome de Cotard es el delirio nihilista, este se refiere específicamente a aquellos pacientes que sienten que no existen.

Algunos casos se forman en un delirio de estar atrapado en un mundo de sueños o en su propia mente, por lo que su existencia no es posible en el plano de lo real.

Delirio de negación

El delirio de negación se refiere a un rasgo característico en el síndrome de Cotard, la negación, Sin importar la cantidad de pruebas que se aporten al paciente o lo descabellado de su idea, no hay poder sobre la tierra que lo haga cambiar de parecer.

Por este motivo llego a ser llamado delirio de negación haciendo alución a la imposibilidad de demostrar la realidad al sujeto que padece el síndrome, quien al fin de cuentas terminará negando toda evidencia.

Causas del síndrome de Cotard

Como explicamos anteriormente, es poco lo que se sabe a ciencia cierta sobre este fenómeno y sus implicaciones, y mucho más aun es lo que se desconoce sobre sus causas.

El síndrome de Cotard se da debido al aislamiento y el negativismo progresivo y sistemático, aunque difícilmente se pueda atribuir a estos estados. La causa plena del problema son factores de riesgo que pueden servir como catalizadores o detonantes en este sentido.

Comúnmente el síndrome de Cotard se relaciona fuertemente con enfermedades como el parkinson, la esquizofrenía y además, se asocia con procesos infecciosos en estado avanzado.

En este sentido es posible que el síndrome como tal no sea más que un síntoma, pero también puede darse el caso de que el paciente presente este cuadro de manera aislada.

Es importante resaltar que este síndrome no se encuentra catalogado al pleno como una enfermedad, pero son varios los expertos que han mantenido una lucha en pro de la institucionalización de esta enfermedad en los manuales diagnósticos.

La persona que sufre de síndrome de Cotard tiene una pobre o nula autoimagen, baja autoestima, alto riesgo de depresión y sin duda alguna un alto riesgo de suicidio, por lo que es mejor no tomarse el tema a la ligera.

Tratamientos contra el síndrome de Cotard

Este síndrome puede ser tratado, pero debido a la falta de documentación al respecto es difícil establecer con toda certeza un plan de acción regular, y este dependerá principalmente del criterio del profesional a cargo.

Las terapias cognitivo conductuales acompañadas de dosis de medicamentos han logrado avances importantes con los pocos pacientes que se han podido tratar y documentar.

Es vital darle especial importancia al papel que juega la terapia racional en este caso, puesto que la mera presencia del síndrome de Cotard indica un grado de despersonalización y abstracción de la realidad.

En este sentido, la terapia racional puede lograr hacer que el paciente salga de su estado de negación, buscando aquellos puntos de quiebre que puedan reconectarlo, poniendo en duda su solida teoría sobre su estado de muerte.

Es bastante peligroso restarle importancia al tema si es un familiar o amigo cercano el que manifiesta este tipo de sentimientos. Esto puede llevar al aislamiento y depresión de una persona.

Lo anterior puede tener dos efectos, primero, que el paciente piense y sienta la presión de estar loco socialmente hablando. Lo que sin duda puede generar grandes cargas de estrés.

En segundo lugar, puede ser que la persona al sentirse cada vez más solo refuerce las teorías que lo han llevado a esta conclusión. Algunos pacientes manifiestan tener razón de vivir en un mundo ajeno pues cuando lo comentan las personas suelen alejarse.

Lo anterior si lo pensamos bien suena bastante decepcionante pues son personas que necesitan el mayor apoyo social y familiar posible.

Esto es todo al respecto del síndrome de Cotard, esperamos  que quede lo suficientemente claro el tema y se hayan despejado tus dudas al respecto.

De no ser así, puedes usar la caja de comentarios para exponer todas tus dudas o aportes con respecto al tema. Como siempre resaltamos el hecho de que estos artículos son meramente informativos y que en caso de que sospeches de que alguien cercano tiene este padecimiento, lo mejor es facilitar todo para que sea tratado por un profesional competente.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta. Apasionada por la literatura, el arte, la cultura y la psicología. Soy redactora y editora para blogs en habla hispana, editora crítica y una enamorada de las palabras.

4 comentarios en «Síndrome de Cotard: El trastorno de creer que estás muerto»

  1. Hola, he leído el artículo con interés pues creo tener alguna de las variantes de este síndrome, no sabría definirlo bien, todo comenzó hace aproximadamente 20 años, momento en el que sufrí un grave accidente en bicicleta en el cual me rompí la frente lo que me tuvo varios meses convaleciente. Siempre he asociado ese hecho con la posibilidad de haber sobrevivido o no haberlo hecho, viviendo desde ese momento en una realidad paralela, donde para todas las personas cercanas estoy fallecido, sin embargo mi mente ha seguido creando una realidad propia, en la que continúo vivo interactuando con las personas que ya conocía, e incluso conociendo a nuevas personas. MI cuerpo no se ha desfigurado ni ha perdido ningún órgano, siento mis signos vitales, sin embargo tengo cierta duda de si es una realidad o solo una creación de mi propia mente, quizás en un estado de coma, o como una simple conciencia capaz de crear todo universo a mi alrededor para continuar mi vida como si continuara vivo.
    La verdad es que este pensamiento me atormenta, en ocasiones lo olvido, pero a partir de ciertas situaciones que me ocurren, vuelvo a pensar en ello, sintiéndome a menudo deprimido o triste.
    Al principio pensé que sería producto de la situación traumática que viví, pero han pasado los años y sigo cayendo en dicho pensamiento. Es más, ha parecido que en variadas ocasiones la muerte me escapa, es decir, habiendo pasado por otras situaciones cercanas a la muerte, he salvado completamente ileso, como si físicamente nada me pudiera ocurrir, siento mi cuerpo envejecer, sin embargo en mi interior siento como si los años no pasaran por mi.
    Ojalá pudiera haber alguien allí que me esté leyendo, y que me pudiera ayudar, pero me temo que si aparece ese alguien solo sea otra creación de mi mente.

    Responder

Deja un comentario