Psicología cognitiva: Definición, autores y ejemplos

¿Qué entendemos por psicología cognitiva?

La psicología cognitiva forma parte de las llamadas «ciencias cognitivas”, un término que engloba el estudio de la cognición desde diversas áreas tales como la propia psicología, la filosofía, la lingüística, la antropología, la neurociencia o la ciencia computerizada.

Como ciencia interdisciplinar, los hallazgos en investigación de un área pueden contribuir de forma notoria en el resto de disciplinas.

Se asume que la base orgánica de los procesos mentales se encuentra en el cerebro, por lo que los avances en el conocimiento de este órgano serán de suma importancia para la psicología cognitiva.

En esta dirección, los avances en otros campos de conocimiento, como el campo tecnológico también nutren la investigación cognitiva, como es el caso de los avances en las técnicas de neuroimagen.

De la misma forma, la psicología cognitiva también nutre al conocimiento en otras áreas tales como la psicopatología (proporciona información sobre el funcionamiento normal de los procesos, de forma que sabemos qué funcionamiento entra dentro de la normalidad y cuál dentro del patológico) a la terapia cognitiva o a la cognición social.

Ulrich Neisser en su obra “Cognitive Psychology” define la psicología cognitiva como aquella que trata de entender la naturaleza de los procesos y las representaciones mentales a través de las que las personas almacenan, procesan y recuperan información que guían la conducta.

¿De qué areas se ocupa la psicología cognitiva?

Las representaciones mentales corresponden a la forma en la que se cifra el conocimiento y los procesos mentales de los que se ocupa serían los siguientes:

La percepción

Es un proceso complejo a través del que otorgamos un significado a la información sensorial en base a la experiencia previa y a las características físicas del estímulo.

La atención

La atención es, según indica Julia García-Sevilla en su manual de “Psicología de la Atención” (1997),  el mecanismo implicado directamente en la activación y el funcionamiento de los procesos y/u operaciones de selección, distribución y mantenimiento de la actividad psicológica.

La memoria

La memoria, descrita por José María Ruiz-Vargas en su “Manual de Psicología de la Memoria” (2010), es la capacidad de los animales para adquirir, almacenar y recuperar diferentes tipos de conocimiento.

Las funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas engloban una serie de procesos complejos que guían y regulan la conducta. Aunque existen varias clasificaciones, entre ellas encontraríamos funciones tales como la planificación, inhibición de la conducta, flexibilidad, supervisión y autorregulación, anticipación.

El lenguaje

El lenguaje también es estudiado por la psicología cognitiva y trata de determinar los procesos involucrados tanto en la comprensión como en la producción del lenguaje.

La psicología cognitiva en sus inicios

Históricamente, la psicología cognitiva no cobró importancia en el contexto de la psicología experimental norteamericana hasta finales de la década de los años cincuenta y sobre todo en la década de los sesenta con la llamada “revolución cognitiva”.

Hasta entonces el conductismo había sido la corriente predominante. Esta corriente conductista sigue un esquema “estímulo-respuesta-consecuencia”, de forma que el contexto (los antecedentes y las consecuencias de la conducta) sería determinante a la hora de explicar la conducta.

La psicología cognitiva, por otro lado, pone el énfasis en los procesos mentales a la hora de explicar la conducta, así, esta no estaría tan influenciada por el contexto, sino que sería producto del funcionamiento mental.

De forma muy simplificada y a modo de ejemplo, pensemos en la siguiente situación: una persona se encuentra con una habitación poco iluminada, pulsa el interruptor y la luz se enciende.

En términos conductistas sería la consecuencia en el contexto (es decir, que la luz se encienda), lo que determinaría la conducta. Si asumimos el marco cognitivo, explicaremos que la persona tiene almacenado el conocimiento acerca de qué es y para qué sirve un interruptor y es lo que le lleva a pulsarlo.

Método de estudio de la psicología cognitiva

La psicología cognitiva utiliza el método científico para la obtención de su propio conocimiento y es que cada uno de los procesos mentales cuenta con sus propias líneas de investigación que arrojan luz acerca de su funcionamiento.

Para su investigación, la psicología cognitiva somete a los participantes a tareas experimentales de laboratorio, se miden los resultados, se aplican los análisis estadísticos pertinentes y se extraen unas conclusiones.

Las mediciones más comunes son la precisión de la respuesta (si es correcta o no), el tiempo de reacción o la velocidad de procesamiento.

Ejemplo

Podemos plantearnos, a modo de ejemplo y de forma simplificada, que queremos estudiar si la relación entre dos palabras facilita su recuerdo posterior.

Para ello utilizaremos una tarea de pares asociados que consiste en presentar a los participantes listas de pares de palabras para, posteriormente, presentarle una palabra de cada par y comprobar cuántas parejas es capaz de recordar.

A lo largo de nuestro estudio manipularemos nuestra variable independiente de forma que presentaremos a los participantes listas de pares de palabras relacionadas semánticamente (como perro y gato), léxicamente (como salón y balón) o no relacionadas (como tienda y esperanza).

En una fase posterior les presentaremos las mismas listas mostrando una sola palabra de cada par y mediremos la precisión de la respuesta, lo que será nuestra variable dependiente.

Por último, veremos en qué listas ha habido más respuestas correctas y podremos extraer conclusiones sobre si la relación entre dos palabras facilita su recuerdo posterior y, en este caso, qué tipo de relación favorece más dicho recuerdo (relación léxica o semántica).

Como podemos observar, en la investigación cognitiva encontramos dificultades, y es que los procesos mentales no pueden ser observados directamente, sino que han de ser inferidos a través de la conducta de los participantes.

En nuestro ejemplo, hemos tenido que inferir cómo funciona la memoria de los participantes a través de su ejecución en la tarea.

Otra dificultad a la que se enfrenta el estudio de los procesos mentales es la de medir y/o estudiar lo que realmente estamos buscando. Para ello tendremos que “aislar” los procesos unos de otros porque, aunque a nivel teórico hablamos de los procesos por separado, la realidad es que estos interactúan y se interrelacionan entre sí.

Por ejemplo, podemos pensar que una persona tiene fallos de memoria porque no recuerda el recado que le dimos cuando, simplemente, quizá no nos prestó la suficiente atención.

Así, si queremos asegurarnos de estudiar correctamente la memoria debemos asegurarnos que la información accede al sistema, es decir, que la atención funcione correctamente.

Salvaguardando todas estas dificultades, la psicología cognitiva cuenta con un extenso cuerpo teórico y con una sólida evidencia científica que la respalda.

Conclusión

Para concluir, a modo de resumen, la psicología cognitiva se encarga del estudio de los procesos y las representaciones mentales.

Se trata de una corriente experimental de la psicología que utiliza el método científico para obtener su conocimiento. Por último, como ciencia cognitiva, se enmarca en un contexto al que aporta su conocimiento y se beneficia de los avances en el resto de disciplinas.

Iván Piquero
Iván Piquero
Psicólogo general sanitario y psicogerontólogo.

Deja un comentario