Pensamiento abstracto: Qué es y cómo puedes potenciarlo

¿En algún te ha pasado que te quedas sumergido en tus pensamientos por algunos minutos, incluso, al punto de perder la noción del tiempo? Precisamente el resultado final de ese pequeño receso al espacio circundante, es lo que se puede considerar como pensamiento abstracto.

Importancia del pensamiento abstracto en el proceso de aprendizaje

Es crucial identificar la etapa en donde una persona empieza a utilizar el pensamiento formal (descrita por Jean Piaget), la cual ocurre luego de cumplir los 15 años de edad. Es en esta etapa donde el individuo ya debe tener la capacidad de contrastar acontecimientos del pasado con el presente para elaborar posibles panoramas de un futuro próximo.

Durante el proceso educativo, el pensamiento abstracto, a diferencia del pensamiento concreto, se caracteriza porque aprendemos de forma hipotética. Esto decir que no necesariamente necesitamos una representación o esquema físico para comprender acerca de un tema en específico.

En otras palabras, la abstracción del pensamiento ocurre gracias a la desconexión temporal del espacio tiempo, segmento de duración que desvía la atención total del flujo de ideas hacia la obtención de fragmentos de información o recuerdos que posteriormente pueden ser utilizados para generar un argumento.

Tomando un ejemplo, podemos imaginarnos a una persona que va cruzando una calle sin cuidado. Pueden ocurrir dos acontecimientos, o ocurre un accidente automovilístico por su descuido o pasa la calle ileso y sin ningún rasguño. Es justamente en este tipo de circunstancias donde nuestra imaginación toma un impulso a crear todas los escenarios futuros posibles.

Ejemplos

Otro modelo de ejemplificación puede ser el flujo de información psíquica que nos puede ocurrir cuando observamos un constante “en línea” durante horas de la madrugada, por parte de nuestra pareja o persona que nos atrae, pese a que brevemente nos diera a entender que ya iría a descansar. Claro, esto es entendible solo cuando no se llega a comportamientos y conductas de orden desproporcionado.

En ambos ejemplos completamente hipotéticos, el análisis situacional se encontraba reforzado a través de experiencias propiciadas en ambientes de aprendizaje previos que había experimentado el observador, lo cual es una muestra del significado del pensamiento abstracto.

Recordemos que necesitamos no solamente del pensamiento lógico, sino también de la creatividad para poder llegar a una conclusión con sentido coherente y por lo tanto, digna de considerarse una construcción del pensamiento abstracto.

Ventajas del desarrollo del pensamiento abstracto

Al igual que ocurre con el pensamiento mágico, durante una efusión de pensamiento abstracto se crea cierta desconexión parcial con la realidad, dejando entrever la vida desde una mirada en perspectiva. Esto trae algunas ventajas como las que se muestran a continuación:

Fortalece la interdependencia emocional:

Al tratarse de un proceso introspectivo, es decir que va dirigido a adentrarnos en nosotros mismos, el pensamiento abstracto crea mayor confianza personal, propiciando la autonomía, respeto y consideración hacia nuestro criterio como individuo.

Impulsa el proceso creativo:

Se ha comprobado de forma científica, que mientras mayores recursos tengamos a disposición, menos creativos  e innovadores nos volvemos. Sin embargo, cuando nos introducimos en nuestro interior en busca de inspiración, creamos conexiones neuronales que potencian el ingenio y la creatividad.

Incrementa la capacidad de elaborar escenarios alternos de una situación:

Al tratarse de una desconexión parcial con la realidad, el pensamiento abstracto es correspondiente a crear escenas mentales alternas a una realidad parcial. Por ejemplo, los investigadores privados o los detectives dependen al 100% de esta capacidad para llegar a conclusiones asertivas en sus investigaciones, es por eso que toman en cuenta hasta los detalles más minuciosos relacionados con un caso.

Los altos directivos también dependen en totalidad del desarrollo y mantenimiento de esta habilidad, considerando que es la única forma de poder enfocarse en cada aspecto relacionado con el crecimiento y gestión de la compañía, además de establecer prioridades de abordaje (estar consciente de que primero se toman las decisiones urgentes para ceder paso a los detalles, es decir a las decisiones importantes).

Formas de potenciar el pensamiento abstracto

La neurociencia cognitiva, la PNL y psicopedagogía desde hace más de una década han buscado la forma de ejercitar esta habilidad, debido a que como cualquier otro músculo del cuerpo, las zonas del cerebro que proyectan esta gran herramienta, también pueden ser estimuladas.

Ver o escuchar comedia

El pensamiento de un artista, independientemente del arte que ejecute, es netamente abstracto. La diferencia de éste a otro tipo de expresión artística, es la capacidad de hacernos pensar sin saber que estamos pensando, por tal motivo escuchar o ver monólogos o stands de comedia nos facilita el ejercicio de otorgar mil significados a lo “obvio”.

Dibujar, pintar, escribir, esculpir o practicar cualquier actividad artística

Como ya se mencionó, el arte le da riendas sueltas a nuestro pensamiento, por lo tanto la aplicación en cualquier tipo de labor relacionada al arte nos provee de un amoldamiento neuronal que nos capacita para convertir cualquier cosa ordinaria en algo extraordinario.

Bien se ha observado en personas provenientes de barrios con escasos recursos que utilizan hasta latas vacías de gaseosa para crear flores metálicas. En ese caso no solo ayudan a proliferar la belleza de una flor con otra presentación, sino también el reciclaje.

Observa más allá de lo que ves

Una buena forma de producir este mecanismo mental, es buscar los mensajes subliminales inmiscuidos en campañas publicitarias, películas o demás producciones audiovisuales que de alguna forma nos puedan transmitir más de un significado.

Reflexionar antes de dormir

Se ha comprobado de forma científica que justo antes de dormir, es donde nuestro cerebro empieza a tener mayor actividad, es por eso que pensar en aquellos acontecimientos que tuvieron lugar durante el día ayuda a orientar nuestro pensamiento a uno más consciente, más despierto, más perspicaz.

Esta sencilla práctica ayuda reforzar aquellas habilidades que hayamos ejercido durante el día e identifiquemos nuestros puntos débiles, de forma que creemos escenarios alternos en donde de manera consciente elaboremos el mejor de los escenarios posibles. Aunque nosotros sabemos que no fue así, nuestro cerebro utiliza esta maniobra para descartar aquellos comportamiento menos productivos y “reescriba” la historia.

De esta manera, cuando se presenten circunstancias parecidas nuestro pensamiento ya tiene una ruta o un mapa marcado para saber de qué forma reaccionar ante la situación.

Psicocode
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 200 profesionales. Escribe a [email protected] si quieres formar parte de nuestro equipo.

Deja un comentario