Ensayo argumentativo: Características y estructura

En muchas ocasiones puede ser imprescindible desarrollar un ensayo argumentativo, pues, este se centra en una tesis.

Si pretende sostener un argumento, de cualquier índole, será necesario darle un soporte, y esto se hace a través del ensayo argumentativo.

¿Qué es un ensayo argumentativo?

El ensayo argumentativo es un escrito en el que se toma posición respecto a algún tema o asunto y, una vez desarrollado, se presentan ciertas conclusiones.

Es por ello que, el ensayo argumentativo debe contar con unas características y una estructura apropiada.

Asimismo, es necesario que, al presentar el argumento, este se encuentre bien delimitado en cuanto a su alcance, pertinencias y límites, pues, es importante que dicho ensayo pueda ser discutible. 

A continuación, señalaremos algunas características del ensayo argumentativo, a fin de poder diferenciarlo de otros tipos de ensayos.

Características de un ensayo argumentativo

Entre las características del ensayo argumentativo, se encuentran las siguientes:

  1. Debe ser pertinente; es decir, el punto sobre el cual se expone ha de poderse discutir;
  2. Debe mostrar un punto de vista, pues, se trata de la posición que quien escribe asume ante un determinado asunto;
  3. Se deben presentar argumentos; de allí su nombre, dado que, se necesitan planteamientos, afirmaciones, opiniones, definiciones, o razones para dar sustento a lo esbozado;
  4. Darle consistencia; muchas veces esto se hace mediante los contraargumentos, es decir, las posiciones contrarias a lo que se expone, así, el ensayo puede poseer puntos que son fuertes, al menos al momento de debatir;
  5. Debe contar con una estructura.

La estructura del ensayo argumentativo también es muy importante, puesto que permitirá que se diferencie de otros escritos.

Estructura de un ensayo argumentativo

En cuanto a su estructura, esta puede ser de la siguiente manera:

Título

En el que se haga una insinuación a la lectura. El título debe ser claro y preciso, pero también sugestivo para que el lector se sienta atraído. Además, debe contener la tesis o idea central presentada de forma resumida.

Párrafos introductorios

Generalmente, en estos párrafos se coloca al lector en un determinado contexto. Además, se aprovecha para introducir la importancia y pertinencia que tiene el tema que se abordará. También, se presenta, de forma concisa, los puntos que se van a desglosar en el ensayo.

Planteamiento o tesis

Presenta el punto de vista de una forma clara, en la cual se puede percibir el juicio del autor. Es decir, esta parte presenta la postura central que el escritor defenderá en sus páginas.

Cuerpo argumentativo

En este apartado se exponen los razonamientos que sostienen la tesis; se puede recurrir a comparaciones o a ejemplos. También, suelen aparecer citas, presunciones, probabilidades, analogías, entre otros recursos que den fuerza a la tesis o idea central. Es en este punto en el que se busca el apoyo de autores que sean representativos o autoridad en el tema. También, se ofrecen las posibles argumentaciones en contra, pero, al mismo tiempo, se presentan sus soluciones.

Párrafos de conclusiones

Debe ser coherente y presentar los puntos clave del ensayo.

Una posible estructura de un ensayo podría ser la siguiente: delimitación del tema, toma de posición, argumentos, ejemplos y conclusión. También, podría ser: argumento, apoyo en las fuentes teóricas, argumentos, ejemplos, toma de posición, conclusiones.

En todo caso, siempre debe estar una posición, pues, de eso trata el ensayo argumentativo, de una posición que se defiende con argumentos o con respaldo teórico.

Otros detalles a considerar

Otros detalles a considerar en el ensayo argumentativo es que este debe ser consistente, es decir, no se pueden presentar teorías o un punto de vista que sea ambiguo o confuso.

El ensayo argumentativo, aunque presente una antítesis, o posición contraria, es precisamente para rebatirla y darle más fuerza, teóricamente hablando, a la posición asumida, pero, en este tipo de ensayo no se pueden presentar ideas que sean contradictorias.

Otro punto a destacar es la utilidad de las citas. Las citas son muy importantes porque le conceden más credibilidad y apoyo a los argumentos que se presentan.  

Un aspecto muy relevante es que se debe considerar el lector, el público, es decir, a quién va dirigido el ensayo, pues, de esto dependerá el lenguaje que se utilice y lo recursos lingüísticos que se desplieguen. En realidad, siempre escribimos para alguien, y esto también se debe contemplar cuando elaboramos un ensayo argumentativo.

El hecho de escribir un ensayo argumentativo tampoco quiere decir que se va a defender una verdad universal; no, al contrario, se va a tomar posición respecto a una de las tantas aristas que puede presentar una realidad.

Es por ello que los argumentos, citas, fuentes, y demás elementos, deben estar entretejidos de manera coherente. Siempre debe prevalecer el hilo discursivo en este tipo de ensayos.

El ensayo argumentativo también se destaca porque hay una secuencia o un plan argumental que se sigue, de modo consistente. Entonces, esto nos coloca ante la verosimilitud de una situación que puede ser rebatida, pero no ante una verdad universal, tal como se ha mencionado.

Los ejemplos son importantes, pero tampoco se puede abusar mucho de este recurso, pues, podemos encontrar ensayos argumentativos en los que sobran los ejemplos, pero estos no cumplen ninguna función porque no se encuentran vinculados con la temática central o posición del autor.

Por último, debemos tener presente que contamos con una riqueza de conectores que nos ayudarán a hilar nuestro discurso y a irle dando la forma que le queremos dar o que necesita.

Isbelia Farias
Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia).

Deja un comentario