Amorfinos: definición, características y ejemplos

 ¿Has escuchado alguna vez la palabra amorfinos? Suena bastante peculiar, y debes saber que se trata de un término literario asociado al tema de los versos.

 A continuación profundizaremos un poco en qué son los amorfinos, cuáles son sus características y te daremos algunos ejemplos para que comprendas mejor de qué estamos hablando.

¿Qué es un amorfino?

Los amorfinos son composiciones en versos de origen popular que se originaron en Manabí Ecuador, la costa de Manta. Se cantan o se recitan y, en ocasiones, se bailan.  

Son una variante de las coplas traídas de España, pero estos se enfocan en especial en el amor y sus efectos que vienen mezclados con el humor. También se usaron para dar consejos, advertencias, cantar a la tierra natal y a las costumbres del pueblo. 

Luego de su nacimiento en Ecuador, los amorfinos se popularizaron por otros países de Latinoamérica, aunque ahora se conocen poco porque han caído en desuso.  

Se utilizaron y se usan todavía en las fiestas tradicionales, las bodas, las fiestas familiares y patronales, siendo especialmente populares en las antiguas Fiestas de los Montuvios. 

Características de los amorfinos

  • Los amorfinos son estrofas de cuatro versos de arte menor (ocho sílabas o menos). La rima interna se lleva en los versos pares, los versos impares permanecen libres. 
  • La característica principal y diferencial con las coplas es el tema del amor y sus efectos, por lo que frecuentemente se usaban para el cortejo en forma de piropos, y razón por la que también eran muy comunes sus cantos en las bodas.
  • El tono jocoso, el doble sentido y el picante es otra de las características importantes, aunque también se usaron los amorfinos para cantarle a la naturaleza, a los cultivos y las costumbres campesinas y a los personajes emblemáticos. 
  • Utilizan un lenguaje cotidiano y fácil de comprender. 
  • Se transmiten por tradición oral y la improvisación hace parte de su encanto, aunque no siempre se improvisan. 
  • Está enmarcado en las costumbres del pueblo, de allí su origen y difusión popular, al igual que el reflejo de las tradiciones, del mestizaje y de la ideología. 
  • Con el correr del tiempo los amorfinos pasaron a integrarse con otras expresiones artísticas populares como las danzas en las que también se representa el cortejo. 

Ejemplos de amorfinos

Aunque los amorfinos hacen parte de la tradición oral de los pueblos, en especial de los Mantuvios, en donde nacieron, se han recopilado algunos amorfinos escritos como registro de estas formas poéticas. 

Quienes los cantan suelen improvisar, aunque pueden tomar algunos de estos amorfinos tradicionales y popularizados por escrito como plantilla a la que le hacen variantes de acuerdo a la ocasión. 

1. Si canto el amorfino,
no lo hago por afición:
lo hago porque soy montuvio
y lo llevo en mi corazón.

Como ves, es una forma de enaltecer la tradición popular de una cultura. 

2. Ahora estás muy orgulloso
Con tu hermoso celular
Asómate más abajo
Para darte de tomar.

Tienen similitud con las coplas y las trovas desde el tono provocador. 

3. Las muchachas de por aquí,
no se dejan dar un beso;
en cambio las de por allá
hasta estiran el pescuezo.

El uso de palabras comunes es muy usual, pues como mencionamos anteriormente, son formas poéticas usadas en entornos populares. 

4. No soy de por aquí
Yo soy de Cabito de Hacha
yo no vengo por las viejas
sino por las muchachas.

El mencionar lugares, paisajes, puntos comunes es un recurso estilístico con el que logran cercanía con los oyentes. 

5. Cuando paso por tu casa,
compro pan y voy comiendo,
para que no diga tu mama.
Que de hambre me estoy muriendo.

El tono jocoso es una forma de conectar con las formas de vida que hay dentro de la cultura, y para hacer burla de las situaciones cotidianas. 

6. En el patio de mi casa,
tengo una mata de cereza:
cada rama es un abrazo
y cada cereza besa.

El tono coqueto también es ideal, teniendo en cuenta que son usados para seducir o para usar como piropos. 

7. Cuando yo era chiquitito
Todas me querían besar
Ahora que soy grandecito
Ni pidiendo quieren dar.

Los amorfinos también se usan para relatar las situaciones de la vida en un tono burlesco, con el fin de que muchas personas se sientan identificadas. Por eso es usual que quienes los hacen se burlen de sí mismos. 

8. Ayer pasé por tu casa,
me tiraste un limón;
el limón cayó en el suelo,
y el zumo en mi corazón.

Este tipo de versos trascienden las fronteras de los lugares en los que se usan comúnmente, y es normal encontrar a las personas en su vida cotidiana usando algunos de ellos.

9. Que bonita casa nueva,
en ajena posesión,
la niña que está adentro,
es la dueña de mi corazón.

Normalmente en los espectáculos donde se usan los amorfinos, este tipo de versos son recitados señalando a alguno de los presentes o a algún lugar para hacer más divertido el asunto.

10. Cuando pasé por tu casa,
te he de pegar un silbito;
si tu mama te pregunta,
dile que es un pajarito.

En algunas culturas latinoamericanas está muy arraigado el hecho de que los padres y madres se opongan a los romances de sus hijas.

11. Quisiera, pero no puedo,
hacer una casa en el aire,
para vivir en el mundo
y no pensionar a nadie.

El tipo de estructura rítmica de los amorfinos hacen que sean fácil de recordar y guardar en la memoria.

12. El verso del amorfino,
se acomoda como quiera:
para mí la cola es pecho
y el espinazo cadera.

Este amorfino revela por ejemplo, el uso de palabras que hacen parte de los regionalismos de la zona. Este uso es muy popular en ese tipo de composición.

13. Yo no soy de por aquí
Yo soy de Santa Lucía;
la cara que me ven hoy,
no me la ven todos los días.

El uso diferenciador de zonas también es muy usual, teniendo en cuenta que en las poblaciones tienen un gran sentido de pertenencia por el territorio.

14. Allá arriba, en ese cerro,
hay una puerca preñada
cada vez que subo y bajo,
se parece a mi cuñada.

La burla directa a otras personas es un estilo muy común, y por eso tal vez sean formas que caen en desuso, debido al irrespeto que esto puede representar para otros.

15. Allá arriba, en ese cerro,
tengo una cajita de oro
donde guardo mis suspiros
y las lágrimas que lloro.

Como se puede observar en contraste con la estrofa anterior, hay versos que funcionan como fórmulas y son usados frecuentemente.

16. Las mujeres de este tiempo,
son como el limón podrido:
apenas tienen quince años,
ya piensan en el marido.

Esta estrofa es una muestra, de que el verso más allá de tener un uso estilístico del lenguaje, o un sentido entre los versos, privilegia la rima.

17. Las muchachas de este tiempo,
son corno la naranjilla:
No se conforman con uno,
sino con toda la pandilla.

Este tipo de estrofas también buscan narrar las características sociales de la cultura donde nacen.

18. Los jovencitos de hoy en día,
tan buenos y tan sencillos,
por ahí donde los ven
no tienen ni calzoncillos.

El tono picante hace parte del humor popular de muchas culturas hispanas y esto es algo que se aprovecha en los amorfinos. 

19. Los jóvenes de mi pueblo
ya quieren ser casados,
sólo pera comer
ricos cuyes asados.

Por medio del estudio de los amorfinos, se pueden rastrear cuadros de costumbres de las regiones.

20. El sacristán de la parroquia,
toca a juicio la campana
para que se acabe la pelea
de mi mujer y mi hermana.

Este tipo de estrofa tuvo su mayor tiempo de esplendor en el siglo XX.

21. San Pedro tenía una novia,
San Pablo se la quitó:
si así fueron los santos
¿Por qué no he de serlo yo?

Aún siendo Ecuador una región que se destaca por su arraigo a lo religioso, ni las tradiciones religiosas se salvan de entrar en los amorfinos.

22. Por ahí viene Jesucristo
brincando por las paredes;
Jesucristo por los hombres
y el diablo por las mujeres.

Si eres conocedor de los versos clásicos y la rima, te habrás dado cuenta que muchos de estos versos no respetan la estructura de 8 o menos versos.

23. A Adán le hizo Dios,
a su gusto y semejanza
como Adán andaba triste
le dio a Eva sin tardanza.

Contar la historia universal también es un modo de nutrir este tipo de estrofas, porque la idea principal es que las personas tengan conocimientos previos de los temas que se están planteando.

24. Esta calle, para arriba,
voy a mandar a empedrar,
para que pase tu suegra
vestida de militar.

Este es un ejemplo de una estrofa con versos de ocho sílabas, conservando las reglas estructurales.

25. Ayer pasé por tu casa,
estabas comiendo gallo;
los dientes te resonaban,
como frenos de caballo. 

El nacimiento de los amorfinos hacen parte de las zonas rurales y por eso retratan elementos que aluden a la vida en el campo.

25.Ayer pasé por tu casa
con esta mi mala traza:
y yo seguiré pasando
hasta que te caiga en gracia.

Este tipo de comportamientos eran típicos de los cortejos en las zonas rurales en el siglo XIX y XX.

26. Las ventanas a la calle,
son cosa peligrosa:
al menos por los padres
que tienen hijas hermosas.

Cuando se leen estas coplas, se pueden identificar muchas de las historias que contaban los abuelos y bisabuelos en latinoamérica.

27. Al subir tus escaleras
se me quebró un escalón,
lástima que ya me muero,
carita de tentación.

El hecho de ser transmitidos mediante tradicional oral, hace que haya muy poca documentación sobre los amorfinos.

28. iMaldita la casa vieja!
que no tiene cucarachas
para engañar a la vieja,
y llevarme a las muchachas.

Sin embargo, es preciso resaltar que al viajar entre poblaciones, muchos de los versos que se cantaban hace más de 100 años perviven hoy.

29. Anoche me fui por verte,
por encima del tejado,
salió tu mama y me dijo
por la puerta ¡desgraciado!

Este tipo de versos en muchos casos eran repudiados por la clase alta por considerarse popular y vulgares.

30. Allá arriba, en ese cerro,
hay una mata de lentejas
donde pasan las serranas
sacudiéndose las orejas.

El uso de estos juegos del lenguaje o escritura creativa son ideales para mejorar las competencia orales y creativas.

31. Los jóvenes de este tiempo,
son de pura fantasía,
meten la mano al bolsillo
y la sacan siempre vacía.

En amorfinos como este se ven también las brechas generacionales, y los prejuicios en torno a que las nuevas generaciones no tienen competencias para nada.

32. Los jóvenes de este tiempo
son como la paja saca,
apenas dan para el arroz
y no dan para la manteca.

Esperamos que con estos ejemplos de amorfinos, comprendieras mejor de qué se tratan y cómo se destacan dentro de las culturas populares. 

Si te gustan los temas literarios, tal vez quieras leer sobre: Poemas del modernismo

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario