¿Para qué sirve la historia? 11 razones para estudiarla

¿Para qué sirve la historia? Esta pregunta viene a nuestra cabeza desde nuestras primeras clases en la escuela y tal vez siga dando vueltas en nosotros hasta que comprendemos que el presente es el resultado del pasado

La historia permea cada una de las facetas de la vida de una persona a nivel individual y colectivo, es un fenómeno que atraviesa las líneas temporales para explicar, comprobar o preservar aquellas situaciones o personajes que influyen de modo directo en la construcción de las identidades sociales. 

Si te preguntas para qué sirve la historia, lo que sigue te ayudará a comprender la importancia de esta área para la vida de las personas. Y por qué no, tal vez te animes a estudiar un pregrado que cambiará tu forma de ver la realidad. 

Para qué sirve la historia: 11 motivos para estudiarla y aprender de ella 

A continuación compartiremos contigo algunos argumentos que sirven como base para comprender la importancia de la historia en el desarrollo de las civilizaciones. Si eres un apasionado del tema, tal vez quieras complementar tus razones en los comentarios. 

1. Función memorialista 

Uno de los fines de la historia es conservar la memoria de los pueblos. El historiador investiga, analiza e interpreta los hechos del pasado, con el fin de registrar los sucesos más importantes para la preservación de las narrativas sociales que se erigen como elementos fundamentales para la construcción de los pueblos. 

2. Conservación de la tradición 

Por medio del estudio cuidadoso de los hechos del pasado, el historiador logra fijar en el papel no solo los sucesos históricos, sino también las tradiciones, cuadros de costumbres y rasgos culturales de una población, con el fin de que las comunidades conserven sus valores por medio de la preservación de la tradición. 

3. Comprensión del presente

Si algo tiene la historia es una gran capacidad de hacernos reflexionar sobre nuestro propio presente. Así como a nivel individual, un ser humano es el resultado de todas las experiencias vividas a lo largo de su vida, los pueblos también son la recopilación de todos los hechos y situaciones que los han llevado a constituirse como los vemos hoy. 

Es por lo anterior, que la historia nos da la oportunidad de reconocer cuál es el proceso que han vivido las comunidades para comprender el porqué de diversas problemáticas que se presentan en su momento actual. 

4. Comprensión del mundo  

En términos de comprensión, la historia no solo nos permite comprender el presente, sino que expande nuestra mirada a límites más globales y nos brinda la posibilidad de conocer a profundidad, los hechos y situaciones que configuran los imaginarios de la civilización.

El hecho de aprender sobre historia nos permite ver todo el espectro de eventos que han permitido que el mundo se haya desarrollado de un modo determinado. 

5. Visión plural 

El estudio de la historia nos da la posibilidad de tener una visión más plural de la existencia. Esto quiere decir que, cuando comprendemos los móviles de la historia comprendemos que cada pueblo se ha desarrollado de modos distintos, y sin embargo, el desarrollo de unos casi siempre ha influenciado de una u otra manera los procesos históricos de otras civilizaciones. 

En términos generales, se podría decir que estudiar historia nos pone frente a frente con la diversidad como hecho universal, haciendo que seamos mucho más sensibles y desarrollemos una visión del mundo como un lugar diverso y lleno de matices, y con el porqué de estas realidades tan diferentes que coexisten. 

6. Consciencia del cambio 

Estudiar el pasado nos permite ver la historia como una sucesión de cambios. Lo anterior nos pone frente a una realidad, y es el hecho de que la existencia no es un hecho estático. El estudio de la historia, nos permite reconocer que el cambio es lo único constante y su importancia es vital, puesto que esto permite la evolución de las civilizaciones. 

Por ejemplo, conocer las culturas ancestrales de Mesoamérica y los procesos colonizadores posteriores, nos permite entender muchas de las costumbres y del porqué de los valores culturales de esta región. 

7. Aprender sobre cultura general 

Tener conocimientos sobre cultura general es una excelente alternativa que te permitirá destacar en diversos ámbitos. Cuando aprendemos sobre este tema, podemos tener todo tipo de conversaciones en diferentes círculos, demostrar que estamos enterados de lo que pasa en el mundo y reflejar nuestro nivel de educación. 

8. Construcción de identidad 

El estudio de los hechos históricos, nos permite comprender la construcción de las identidades de los pueblos. De hecho, la literatura en la antigüedad funcionaba como una herramienta que transmitía los valores culturales dentro de una civilización.

Es tanto, que en épocas de oscurantismo intelectual, se censuraban todas aquellas obras literarias que no fueran acordes a los valores de la época, con el fin de conservar y construir una identidad colectiva. Todo esto, por medio de la manipulación que tenían ciertas élites políticas o religiosas sobre el conocimiento. 

9. Evitar repetir errores 

Aunque la historia parece una puerta giratoria en donde se repiten ciertas situaciones, el estudio de los hechos que han construido las sociedades permite evitar caer en los mismos errores que han traído eventos desastrosos para el desarrollo de los pueblos. 

Lo anterior puede sonar como una utopía, pero el contraste entre el pasado y el presente puede ser un espejo interesante para las transformaciones sociales, o por lo menos para comprender lo que pueden desencadenar ciertas prácticas. 

10. Conocer otras culturas 

Además de los viajes, es por medio de la historia que podemos familiarizarnos con otras culturas y descubrir de qué están hechas. Por medio del estudio de la historia universal, podemos acceder a todo el inventario de variedades culturales y aprender de modos y formas de ver el mundo diferentes a las nuestras. 

11. Fuente de inspiración 

El estudio de la historia puede servir de gran fuente de inspiración si eres artista y te gusta la escritura creativa o cualquier otro tipo de disciplina artística. Todo esto, porque la memoria histórica no solo se retrata en los libros de historia, sino que el arte es uno de los más potentes memorialistas de la humanidad.

Como ves, la pregunta ¿Para qué sirve la historia? responde a algo sumamente importante: el desarrollo social y humano. 

Si te gusta la historia, te encantará leer: Textos históricos: Características, tipos y ejemplos

Referencias bibliográficas  

González, L. (1980). De la múltiple utilización de la historia. Historia ¿para qué, 53-74.

Gruzinski, S. (2018). ¿Para qué sirve la historia?. Alianza Editorial.

Niethammer, L. (1989). ¿Para qué sirve la historia oral?. Historia y fuente oral, 3-25.

Pereyra, C. (1980). ¿Historia, para qué?. Siglo XXI.

Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario