Alfred Adler: Biografía de este controversial psicoterapeuta

Alfred Adler fue un eminente psicoterapeuta austriaco que vivió entre 1870 y 1937. Adler formó parte de la primera generación de psicoanalistas siendo participe del surgimiento y difusión del psicoanálisis.

Pero Alfred Adler comenzó a encontrar diferencias entre su pensamiento y los postulados del psicoanálisis freudiano por lo que poco a poco comenzó a tomar distancia, hasta que al fin en 1911 decidió separarse definitivamente de la escuela psicoanalítica.

Adler fue médico de profesión llegando a ejercer como oftalmólogo y médico internista. Empezó a estudiar psicoterapia tras conocer a Freud y su teoría psicoanalítica, de la cual se volvió gran adepto. Adler escaló rápidamente en el escalafón del circulo psicoanalítico llegando a hacer parte del cuerpo editorial de la revista de psicoanálisis y a la “Sociedad psicológica de los miércoles” grupo de estudios que se reunía en la casa de Freud.

Un año antes de su ruptura con esta corriente es nombrado presidente de la sección en Viena de la sociedad psicoanalítica. Adler adelantaba sus estudios sobre la teoría individual y sorpresivamente, siendo uno de los principales avalistas, fue uno de los primeros y más fuertes críticos a los postulados del psicoanálisis.

Alfred Adler y la psicología individual

La psicología individual propuesta por Alfred Adler versa sobre la posibilidad de cada sujeto de mejorarse constantemente a fin de lograr una mejor integración entre el ser y el mundo. Para esto el sujeto se vale de 7 principios de la individuación en el ser humano según Adler.

Principios de la psicología individual

A continuación te mostraremos brevemente los siete principios propuestos por Alfred Adler a través de los cuales el ser humano logra trascender en el viaje hacia la individuación del ser. El Yo.

Inferioridad

Según el teórico, el ser humano llega a un punto en cuanto a ser consciente de su entorno, en el que se percata de las falencias a su alrededor o en su interior, y suele compensar estas desplazando la energía negativa hacia el propio ser culpándose de las circunstancias.

Según Adler este tipo de complejo suele derivar en enfermedades somáticas focalizadas relacionadas a la función o sentimiento de inferioridad que presente el sujeto. (Por ejemplo, un pianista con dolor en manos y dedos).

Superioridad en el cerebro

El complejo de superioridad propuesto por Alfred postula que ante las complicaciones propias de lo propuesto en el complejo de inferioridad, el sujeto compensa dichas falencias con un sentimiento de superioridad hacia aquellos significantes en los que se siente más fuerte o capaz.

Estilo de vida

El estilo de vida es definido por Adler como una de las variables de la individuación, pues es el resultado de la suma entre complejo de inferioridad y superioridad contrastada con el ambiente y el contexto. En otras palabras, el estilo de vida es una situación a medio camino entre lo que el sujeto quiere y lo que el ambiente le ofrece. A menos claro que logre modificar dicho balance para bien o para mal.

Yo creador

El ser humano tiene sin duda alguna una capacidad creativa superior y de este modo cada día genera un nuevo mundo adaptado a sus deseos y necesidades. Alfred Adler hace un paralelo con lo anterior, aplicando esta creatividad en función de la creación de nuevas personalidades que se adapten a nuevos entornos.

Yo consciente

Más allá de expectativas, inferioridad y superioridad, se encuentran nuestras propias intelecciones del mundo tanto interno como externo. el Yo consciente para Adler es el que nos conecta de manera divina con la realidad.

Metas fantasiosas

Sin duda, este es uno de los factores de mayor influencia en el desarrollo del individuo, aunque en primera instancia no lo parezca y es que las metas fantasiosas son lo que conocemos como sueños, pero no en el sentido onírico o del dormir, sino las metas y fantasías de logros futuros que tenemos.

Evidentemente, las metas fantasiosas pueden configurar el mundo de un sujeto y cambiar totalmente su forma de pensar y actuar frente al entorno que le rodea.

Interés social

La última de las variables propuestas por Alfred Adler es el interés social. Con este, el teórico postula que el sujeto tiende al mejoramiento de la sociedad en la medida que considera la posibilidad de que una mejor sociedad (Grupo familiar, laboral, de amigos etc…) lo va a ayudar a convertirse en un mejor sujeto.

Consideraciones adicionales sobre los postulados de Alfred Adler

Como podemos ver, la psicología individual de Alfred Adler pone de manifiesto la posibilidad de un sujeto que se guía hacia metas inconscientes, lo que difiere del psicoanálisis que se enfocaba en el momento en la teoría sexual con un individuo que se guía usando sus traumas para ello.

Adler después de arduos estudios postula que la mayoría de estados mentales alterados responden a un inconsciente revestido de ego que impide la cooperación social. Este tipo de teorías han recibido grandes críticas a través del tiempo.

Vale la pena resaltar que, los postulados de Alfred Adler dan como resultado formas de pedagogía y psicoterapia que difieren de lo que su nombre puede indicar y tiende no a la individualidad sino a la cooperación humana.

Según Adler, la cooperación e interacción social es la única capaz de pulir los rezagos del ego, compensando la autopercepción de inferioridad y regulando comportamientos derivados del sentimiento de superioridad.

Lo anterior, teniendo en cuenta el enfoque teleológico de la teoría, es decir, que el sujeto siempre tiene una meta consciente o inconsciente y va de un punto A a un punto B, aunque no sepa que lo está haciendo o lo que está haciendo.

En este sentido y para finalizar, es importante mencionar que la personalidad según Alfred Adler es el resultante entre la meta y los métodos que se usan para alcanzarla. Es decir, la personalidad en este sentido es la actitud con que el sujeto asume el mundo y los obstáculos que le impiden alcanzar su objetivo como individuo.

Las teorías de la psicología individual han servido de piso a corrientes humanistas modernas que procuran el fortalecimiento del Yo a fin de alcanzar el anhelado Yo Soy que lleva al sujeto a conseguir las metas que se proponga en su destino.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta. Apasionada por la literatura, el arte, la cultura y la psicología. Soy redactora y editora para blogs en habla hispana, editora crítica y una enamorada de las palabras.

Deja un comentario