Infusiones: un placer con muchas propiedades

Llevar una vida sana y equilibrada a veces resulta más complicado de lo que se puede pensar a priori. Los ritmos del trabajo, las tareas de la casa o los compromisos que no se pueden eludir hacen que, en muchas ocasiones, entremos en una vorágine que nos absorba.

Una alimentación sana en la que también se incluyan infusiones, con ejercicio físico cada día, con lectura…puede ayudarnos a tener mejores hábitos y centrarnos en lo que es importante.

¿Y qué es lo importante? La respuesta es muy sencilla. Lo importante es estar bien y sentirse bien, con uno mismo, con nuestro entorno más cercano, con el trabajo… ¿Cómo conseguirlo?

La explosión de la pandemia y la llegada del confinamiento por un momento arrojaron luz y pusieron su foco en LO IMPORTANTE. Ahora, ese darse cuenta quedó algo desterrado y conviene recuperarlo y cultivarlo.

Vivir más lentamente y mejor

Incluir buenos hábitos en el día a día no es fácil porque requiere un cierto compromiso y una cierta responsabilidad. Por ello se aconseja ir introduciendo microrutinas que no cuesten tanto, pero que a la larga puedan ir sumando y contribuyendo a llevar una vida más saludable.

Al final se trata de vivir de manera más lenta. En esa slow life suelen tener cabida las infusiones. Entre ellas se puede incluir el café, pero en este artículo no lo tendremos tanto en consideración ya que su poder estimulante a veces no es bueno, precisamente, para bajar el ritmo de la vida.

Las infusiones ayudan a saborear la vida

Existen en el mundo muchas infusiones y hoy por hoy cada vez están más presentes en el mercado español. Si hasta hace poco se conocía el té, la manzanilla y la tila, ahora cada vez más se están popularizando otras con hierbas o plantas menos conocidas, pero que cuentan con grandes beneficios.

Además conviene destacar la diferencia que existe entre infusiones y té, que muchas veces se utilizan como sinónimos. Gula Sana lo explica bien. El té es un tipo de infusión que procede de la camellia sinensis y tiene teína que es estimulante. Pero además del té existen muchas otras menos conocidas con distintas propiedades.

Aunque muchas marcas ya están empezando a comercializar infusiones más especiales, siempre se aconseja ir a una tienda especializada en infusiones o en productos a granel y comprar el propio producto para prepararlo todo de la manera más natural posible.

A continuación expondremos algunos grupos de infusiones que sirven para mejorar distintos aspectos:

1. Infusiones relajantes.

Relajarse suele ser el objetivo más común a la hora de decidir tomar una infusión, sea antes de dormir o porque se está en un periodo más estresante. Así, algunas de las hierbas que se suelen aconsejar son: azahar, valeriana, jengibre, regaliz, canela, hinojo, cardamomo, tila o la hierbaluisa. Esta última está catalogada como planta medicinal también para ayudar a hacer la digestión y cada vez está alcanzando mayor popularidad. Hay muchos expertos que indican que esta infusión debería estar presente en todas las casas, como se tiene ya la manzanilla o como se puede tener una aspirina o un ibuprofeno.

2. Infusiones energizantes

En la lucha de qué es mejor si café o té, el té suele ganar porque tiene menos concentración de teína con lo que puede ser un buen estimulante. El té verde con gingseng es la opción adecuada para quienes están bajos de defensas o cansados. Cuenta con altos niveles de vitamina B y C y tiene un poder antioxidante que ayuda a rejuvenecer las células. Beneficios parecidos aporta también la combinación de cúrcuma y cacao, aunque a priori parezca una combinación un tanto extraña.

3. Infusiones digestivas

Las archiconocidas son la manzanilla y el poleo menta, pero cada vez se está consumiendo más las de regaliz y jengibre, sobre todo esta última. El jengibre, que tiene un gran recorrido en países asiáticos como China y Japón, se caracteriza por altos niveles de vitamina B y C, es rica en fósforo y calcio y otros minerales. Entre sus beneficios, además de los digestivos, también están el de calmar los dolores menstruales, las migrañas y, para las mujeres, se dice que su consumo disminuye el riesgo de poder tener cáncer de ovarios.

4. Infusiones adelgazantes

Aunque lo pudiese parecer, no es un milagro. Simplemente este tipo de infusiones tienen una propiedad diurética. La hierba más común es la cola de caballo y suele estar indicada en muchos tratamientos de adelgazar. Además, suele venir muy bien también para personas que tienen cálculos renales o problemas de próstata.

5. Infusión para el resfriado

Todas aquellas infusiones que estén combinadas con vitamina C, como el limón o la naranja, pueden venir bien para hacer llevadero un catarro y mantener a raya futuros resfriados.

6. Infusiones afrodisíacas

Hay una infusión para cada momento y también para este. No es una leyenda urbana. Además de la canela, ya muy manida, la planta por excelencia es la damiana, que ya se utilizaba antiguamente en América Latina donde fue descubierta. De hecho, esta planta se conoce como la planta del sexo.

Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario