Consejos para tener un sueño más reparador

Dormir bien es esencial para afrontar los retos de cada día y mantener una buena salud. Pasar una mala noche hace que nos sintamos cansados, con el apetito alterado e incluso en muchas ocasiones de mal humor.

Muchas personas tienen insomnio, es el trastorno del sueño más frecuente, y es que alrededor de un tercio de los adultos en todo el mundo lo padecen.

Aunque normalmente se entiende el insomnio como la dificultad para iniciar el sueño, lo cierto es que, puede verse de diferentes maneras como, por ejemplo, la dificultad para conciliar el sueño al acostarse, despertarse de manera frecuente durante la noche con dificultad para volver a dormirse o despertarse muy temprano por la mañana.

Uno de los consejos clave es tener un colchón que nos ayude a descansar correctamente. Hay que mirar muy bien las características del colchón y no comprar uno con mala calidad/precio. Por poner un ejemplo, son muchos los usuarios que han optado por comprar el colchón Marmota y finalmente han obtenido una mala experiencia tanto a nivel de salud como de atención al cliente. Por ello, en este punto te recomendamos que leas muy atentamente las opiniones de la gente antes de adquirir un nuevo colchón.

Como sabemos que el no descansar tiene efectos perjudiciales en nuestra salud mental y corporal, tanto a corto como a largo plazo, queremos explicarte algunos consejos para evitar despertarte a mitad de noche o que puedas conciliar el sueño nuevamente sin problemas.

¿Cómo tener un sueño reparador?

A todos nos gustaría caer rendidos encima del colchón y dormir toda la noche, levantarnos descansados y afrontar el día con una energía imparable. Pero no siempre es así, por eso aprovechamos a continuación para explicarte qué hacer para descansar toda la noche.

Baños con lavanda

Somos conscientes de que hay que cuidar el medioambiente y no desperdiciar el agua. Pero de vez en cuando y más cuando se trata de nuestra salud es bueno hacerse un baño caliente con aceite esencial de lavanda antes de acostarse. La lavanda siempre ha sido muy reconocida por tener un efecto relajante y ayudar a conciliar mejor el sueño.

Para que se diluya mejor, es conveniente echar entre 8 y 10 gotas de aceite esencial de lavanda en el agua de la bañera. Te ayudará a relajarte y poder descansar mejor.

Tomar infusiones antes de dormir

Si sientes que tienes tensión nerviosa o inquietud una opción es tomarse una infusión de mezclas de plantas medicinales: hojas de melisa, tila, flores de espino blanco, flor de azahar y flor de lavanda.

Puedes comprar las infusiones ya mezcladas o comprar cada planta y mezclarlas tú en agua hirviendo. Se tapa se deja reposar 5 minutos y puedes aprovechar para tomarte una infusión antes de cenar y antes de acostarte.

Valeriana

La valeriana es probablemente el remedio más conocido para conciliar el sueño, ya que posee un excelente efecto sedante y un rango de seguridad muy amplio. Muchas son las personas que recurren a ella antes de acostarse.

Es ideal para combatir el insomnio causado por la ansiedad y se puede tomar en forma de gotas, comprimidos o infusiones.

No duermas con el móvil encendido

Si afirmamos que la mayoría de personas deja sus móviles encendidos en sus habitaciones, seguro que no vamos tan desencaminados. El tener el móvil cerca aumenta el riesgo de que puedan sonar o proyectar una luz y despertarnos.

Varios estudios recomiendan no usar el teléfono o la Tablet antes de dormir, ya que son activadores del cerebro y dificultan la conciliación del sueño.

Evita toda luz que pueda entrar de la calle

Nuestros ojos reaccionan a la luz y a la oscuridad, incluso cuando están cerrados. La luz del día ayuda a que nuestros cerebros reduzcan la producción de la hormona del sueño, la melatonina, la cual nos permite estar alertas.

Cualquier rayo de luz nos mantendrá despiertos o nos despertará una vez dormidos, y si ya dormimos poco durante la noche porque nos acostamos tarde o nos despertamos muy temprano, no vamos a dormir la cantidad del sueño profundo que realmente necesitamos.

Utiliza ropa cómoda para dormir

Tanto el colchón, como la ropa de cama, y tu ropa debe ser de nuestro agrado. Cuando dormimos nuestra temperatura corporal cae medio grado.

Por eso, es importante no pasar calor, pero tampoco frío, ya que cuando estamos muy fríos nos sentimos inquietos y eso nos dificulta conciliar el sueño. Pero cuando estamos calurosos también nos hace sentir incómodos.

Evita comidas y bebidas estimulantes

Este punto es muy importante, ya que los alimentos y bebidas que son muy estimulantes y pesadas pueden convertirse en una pesadilla, nunca mejor dicho, a la hora de irnos a dormir. Tanto bebidas con dosis altas de cafeína como el alcohol, dificultan conciliar el sueño y nos hace despertarnos cansados al día siguiente.

Alimentos que contengan una sustancia química llamada tiramina, como el queso, las nueces y el vino rojo, nos pueden mantener despiertos.

Desconecta del mundo

Por último, pero no por ello menos importante es desconectar de las preocupaciones que podamos tener durante el día. El estrés y la ansiedad son los peores enemigos del sueño. Cuando nos acostamos e intentamos mantener la mente en blanco solemos hacer un recopilatorio de todo lo que hemos vivido durante el día. Y eso es un error.

En la cama, nuestra mente debe quedar libre y la ansiedad que produce que no podamos dormir complica aún más esta situación.

En el caso de estar muy estresados o preocupados es bueno practicar actividades como el yoga o la meditación antes de dormir. 

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario