Encopresis en niños: ¿Qué es? Síntomas y tratamiento

La encopresis en niños o también conocida como incontinencia fecal, es una problemática más común de lo que puedes imaginar, solo que dada su naturaleza, no es el tema más cómodo de conversación cuando se trata de nuestros hijos o los menores de nuestra familia.

Lo anterior pasa principalmente porque en la mayoría de los casos suele confundirse esta problemática con simple desaseo o rebeldía por parte del niño.

Signos y síntomas de encopresis en niños

Antes de enunciar los signos y síntomas de la encopresis en niños, es importante establecer una distinción clara entre ambos conceptos. Un signo es una señal que podemos evidenciar a simple vista o mediante la observación detenida, mientras que un síntoma es aquello que el niño puede referirnos.

Entre los principales signos de alerta encontramos:

  • Manchas constantes de heces liquidas en la ropa interior y que en ocasiones pasa a la ropa exterior, esto puede confundirse con diarrea.
  • Estreñimiento grave con heces duras secas y de un olor más fétido de lo normal.
  • Expulsión de heces de gran tamaño.
  • Periodos de tiempo anormalmente espaciados entre una deposición y otra.
  • Enuresis (mojar la cama) o incontinencia leve de orina durante el transcurso del día.
  • Cistitis reiterada (El menor suele ir al baño constantemente, en una medida muy superior a lo normal) esto suele presentarse principalmente en niñas.

Los anteriores son los principales signos que dan cuenta de la posible presencia de un cuadro de encopresis. A continuación, te mostraremos algunos de los síntomas de los que el menor debe o podría dar cuenta.

  • El niño da cuenta de no querer entrar al baño para deponer, aunque no muestra ningún problema para entrar a orinar.
  • Falta de apetito durante la mayor parte del día durante varias semanas.
  • El niño constantemente dice tener dolores de estómago leves y de vez en cuando presenta fuertes dolores de estómago.

Como puedes ver y por fortuna, son más los signos observables de la enfermedad que los síntomas referidos necesarios para establecer si se trata o no de este tipo de afección. Decimos por fortuna porque este cuadro suele presentarse en niños de entre 4 y 6 años por lo que tener claridad en los síntomas referidos es un poco más complejo.

Causas de encopresis en niños

La encopresis en niños según estudios suele presentarse principalmente debido a dos posibilidades, o dicho de otro modo son dos los factores de riesgo para la enfermedad. Complicaciones digestivas relacionadas con estreñimiento y problemas emocionales.

Aunque en principio es difícil desligar ambos factores de riesgo, los expertos han determinado que la encopresis puede darse de forma fisiológica o mental.

Encopresis debido a estreñimiento

En los casos de estreñimiento crónico, es frecuente que se desarrolle un cuadro de encopresis en niños, debido a que su organismo no cuenta con la capacidad de retención de las heces.

En estos casos, la encopresis se da por que el sistema digestivo se encuentra lleno y empieza a provocar la filtración de heces líquidas. El estreñimiento puede darse por diversas razones, entre ellas pero no limitadas a éstas están:

  • Intolerancia a la lactosa.
  • Excesivo consumo de lácteos
  • Falta de fibra en la alimentación
  • Deficiencias alimenticias (por falta de recursos o planificación)

Es importante en los casos que se trabaje una encopresis en niños prestar especial atención a los factores fisiológicos antes de señalar hacia lo emocional, pues si bien puede tener una estrecha relación con el estado mental, lo principal para solucionar la encopresis es la homeostasis del sistema corporal del niño.

Causas emocionales de la encopresis

Los factores emocionales en los niños como en cualquier ser humano suelen ser bastante diversos y pueden variar enormemente de un caso a otro. A continuación te hablaremos de las principales causas emocionales que pueden llevar a una encopresis en niños, aunque esta de ningún modo se limite a estas meras causas.

  • Proceso de aprendizaje de ir al baño acelerado, prematuro o con alta presión lo que puede llevar a altos niveles de estrés.
  • Interrupción de los juegos. En ocasiones el niño evitará tener que ir al baño para no interrumpir su juego, si esto pasa constantemente puede inducir un cuadro de encopresis.
  • Miedo del niño a ir al baño por eventos desagradables o dolor al deponer.
  • Procesos emocionales relacionados con cambios radicales en la vida del niño, divorcios, mudanzas, muerte o pérdida de una mascota u objeto valioso etc.

Aunque los factores emocionales son diversos se relacionan directamente con la negación del niño a entregar al mundo de algún modo o miedo a los cambios y a aquellas cosas, personas que puede llegar a perder.

Posibles tratamientos para la encopresis en niños

Tal como se establece en este artículo se pueden definir dos diferentes vías de tratamiento para la encopresis. Por un lado, está todo lo referente al componente fisiológico y por otro los elementos propios del componente mental.

Tratamientos médicos para la encopresis infantil

Los tratamientos médicos para la encopresis infantil van principalmente en dos vías. Por un lado, la intervención en los hábitos alimenticios. Una buena dieta enfocada en el problema puede ser bastante efectiva para los casos más leves, en los casos más graves se puede requerir el uso de laxantes para solucionar el estreñimiento.

Encopresis infantil y tratamiento psicológico

En cuanto a los pacientes que no presentan cuadros fisiológicos (la minoría) es necesario iniciar tratamiento psicológico a fin de solucionar el problema de la encopresis.

En ocasiones puede ser difícil entablar un tratamiento psicológico con un niño menor de 6 años, por ello este tipo de tratamientos psicológicos en niños requieren sí o sí la participación del círculo familiar cercano y en los casos más extremos incluso de los educadores y cuidadores secundarios.

La encopresis infantil puede ser superada fácilmente con el diagnóstico y tratamiento adecuado, por ello es importante estar pendientes de las señales de alerta vistas en este artículo para poder identificar y solucionar el problema a tiempo.

Si sospechas que un niño cercano a ti tiene encopresis, lo mejor es apoyarlo mucho y buscar ayuda profesional, antes de afectar psicológica o emocionalmente al menor.

Avatar
Karla Arango
Filóloga hispánica, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario