Resiliencia y Escritura: Ejercicios para la ansiedad y el sufrimiento

¿ Qué significa ser resiliente?

Cuántas veces me mataron

cuántas veces me morí

sin embargo estoy aquí

resucitando

gracias doy a la desgracia

y a la mano con puñal

porque me mató tan mal

que seguí cantando.

                María Elena Walls, como la cigarra.

Este precioso poema resume muy bien lo que significa ser resiliente y cómo nos ayuda el poder de la palabra a sanar nuestras heridas. La resiliencia es esa capacidad que tienen los seres humanos por resurgir a pesar de traumáticas circunstancias. Aquí juega un papel elemental la creatividad.

Tengo que poner en marcha todos los mecanismos posibles para salir adelante y quererme. Esta capacidad llega a ser más fuerte que la educación recibida o una infancia dura. Tim Guérnad en su libro autobiográfico Más fuerte que el odio así lo demuestra.

“ El hombre es libre de alterar por completo su destino para lo mejor o para lo peor. Yo, hijo de alcohólico, niño abandonado, he hecho errar el golpe a la fatalidad. He hecho mentir a la genética. Ese es mi orgullo”.

Hay circunstancias que se nos imponen inevitablemente, pero nosotros podemos elegir de qué forma vamos a jugar nuestras cartas. Cuesta, duele y es un proceso difícil, pero cuando resurgimos ya no somos los mismos. Se brilla de una forma especial.

Muchas de las personas con resiliencia están relacionadas con el mundo de las artes. Muchas de ellas escriben…

Mi madre dice que ella escribe porque escribir le alivia la existencia. La literatura es una herramienta de autoayuda. Nos ayuda a reflexionar sobre aquellas cosas que pertenecen a nosotros mismos.

Ponemos fuera cuestiones que nos atormentan, inquietan , angustian… Le damos voz.

Este proceso de creación literaria nos permite atar, unir con la palabra lo vivido. La persona pasa de ser objeto de su dolencia a ser sujeto de una producción nacida de ella misma.

Es una de las funciones del arte, transformar el dolor en belleza.

Escribir nos obligará a pararnos, a organizar nuestras ideas, a ordenarlas y a fijarlas, ayudándonos a conquistar y gestionar nuestro mundo interior. En una sociedad de no escuchas, de prisas, de desconexión con nosotros mismos, con la esencia… Poder escucharnos en la respiración de nuestros textos y sabernos se convierte en un regalo.

A continuación comparto con vosotros algunos ejercicios de escritura que os pueden resultar de gran ayuda si estáis atravesando por algunos de estos momentos.

Escritura y ansiedad

He hecho algo contra el miedo. He permanecido sentado toda la noche y he escrito” RILKE.

Saca papel y bolígrafo y anota los pensamientos que te estén provocando ansiedad en ese momento. Si no puedes hacerlo en el instante, intenta guardar unos minutos al día para ello.

Es importante que lo hagas con continuidad.

Observa los pensamientos que se repiten y anota qué cosas puedes hacer para resolverlos. Observarás qué cosas están bajo tu control y cuáles escapan al mismo.

Es fundamental que no te juzgues y te sientan con libertad de hacer. Este ejercicio solo te sirve a ti.

Escritura y duelo

Dedica unos minutos al día a escribir una carta a esa persona. Cuéntale lo que desees, todo lo que quieras compartirle. Una vez escrita, léela para ti si así lo deseas.

Anhelar compartir con nuestro ser querido es un proceso natural y normal por el que se atraviesa cuando perdemos a un ser querido.

Hay que darle espacio al dolor y llorarlo. Intentar ocultarlo nos lleva a vivirlo como algo negativo y oscuro y puede agravar el proceso. Las heridas cicatrizan con el tiempo…

Escritura y sufrimiento

Se trata de componer un poema con el dolor sufrido, soltarlo en el papel para que no nos desborde.

No se buscará la rima ni el adorno innecesario, solo se hablará de lo que se siente. Se puede comenzar con algún verso que sea muy íntimo e impactante… Por ejemplo.

¿De qué forma te has convertido en silencio?

Silencio que araña

silencio sordo

mi corazón está negro

llueve hacia dentro

y me veo

y me siento

y me toco…

Es recomendable terminar con un final que nos ayude a tener esperanzas en este proceso por el que estamos atravesando. Nada en esta vida es permanente.

Estos son algunos ejercicios que os pueden ayudar. Si os gusta la escritura y os interesa el tema os recomiendo el libro de Reyes Adorna. Practicando la escritura terapéutica.

Dicen que cuando estamos sobreviviendo a situaciones límites, la creatividad pasa de ser algo opcional a convertirse en una excelente y necesaria aliada. Recuerda que la expresión alivia, pero la creación, y aún más la creación continuada transforma.

Te invito a crear tu vida, ¿ Te apuntas?

Cristina Moreno
Cristina Moreno
Soy psicóloga, enamorada de mi profesión. Máster sanitario de práctica clínica en salud mental por la Aepccc. He trabajado durante años con colectivos que se encuentran en situación de exclusión social ( Personas sin hogar, enfermedad mental y problemas de adicciones). Ahora ando en el apasionante mundo de la terapia. Y aquí estoy, con los pies descalzos por si puedo ayudarte

15 comentarios en «Resiliencia y Escritura: Ejercicios para la ansiedad y el sufrimiento»

  1. Buenas tardes, cuando me siento triste, tengo un cuaderno personal donde allí describo lo que me está sucediendo porque muchas veces no lo puedo poner en palabras porque la otra persona lo toma mal lo que uno opine o bien con los hijos que quisiera que nos veamos más seguido y que por motivos de distancia emocional no es posible.
    Noto que me hace bien escribir

    Responder
  2. Gracias Cristina excelente articulo! me encanta escribir, desde mi adolescencia escribo, aunque solo para mi. Me gustaria seguir escribiendo y sobre todo en forma terapeutica. Escribir poemas, lo que me pasó en un día determinado me alivia y desestresa mucho.

    Responder
  3. Hola el articulo genial me lo ha pasado un jefe de donde yo trabajo.. Me gusto estoy pasando por una pérdida dolorosa no puedo escribir mis sentimientos.. Solo trabajo y punto.. Voy como robotizada como maldurermo.. Me ducho etc etc mucha muchas amistades no tengo y familia poca.. Ya lkevo 22 meses así.. De uvas a peras voy al cine leo.. Pero el dolor esta ahí es como si fuese una mancha el recuerdo también . No se que hacer he ido a un psicólogo săl haz vida social si no me apetece… Bueno ya no lo se que puedo hacer… Como me educó como sigo…

    Responder
      • Gracias Cristina Moreno. Me encanto tu comentario. Deseo preguntarte si puedo compatir contigo mi caso, estoy viviendo una situacion que tiene casi 8 años y no he podido superar. De antemano, gracias por la atencion al presente.

        Responder
  4. Excelente tema, soy ama de casa realizo algunas actividades manuales; me gusta la lectura, feliz yo también pienso igual, más aún porque tengo un hijo especial y estas enseñanza me ayudan muchísimo en lo personal y familiar.

    Responder

Deja un comentario