¿Qué es el Mobbing? Definición, Tipos y Consecuencias

Las nuevas formas de organización de las empresas, su jerarquía y la necesidad impuesta de conseguir un puesto mayor son algunas de las claves principales por las que se producen disputas entre los miembros de una empresa, teniendo en muchas ocasiones consecuencias severas en la vida de las personas, tanto laborales como personales y es aquí donde surge el Mobbing como concepto.

El psicólogo Alemán Heinz Lyeman descubrió este fenómeno en los años 80, y a partir de ahí se han ido realizando numerosos estudios donde se puede observar que la cifra de víctimas ha ido en aumento, siendo las mujeres el principal colectivo de acoso.

Con este artículo se pretende que el lector tenga un conocimiento mas profundo acerca de qué es el mobbing para que, si se produce dentro de su puesto de trabajo o en alguna persona de su entorno, sepa detectarlo. Se hará una clasificación de los tipos de mobbing que se conocen, haremos una descripción de los perfiles de los atacadores y de las víctimas y por último explicaremos las consecuencias que este tipo de maltrato acarrea.

¿Qué es el Mobbing?

El mobbing es un concepto inglés que hace referencia a los diversos comportamientos negativos o ataques tanto verbales como no verbales de un miembro de la empresa hacia otro, con el objetivo de atentar contra su integridad psicológica, moral y laboral, con el fin de anular a la víctima y que ésta abandone la empresa por su propia voluntad.

Para ello, los atacadores, usan estrategias como reducir las funciones de la víctima, cortándoles la comunicación con los compañeros, crear rumores, etc. En definitiva, un tipo de acoso, lo que podríamos denominar acoso laboral.

‘’En las sociedades altamente industrializadas el entorno laboral es el único campo de batalla en el que es posible matar a alguien sin ser juzgado. Y el mobbing no es mas que matar laboralmente a alguien en primer lugar, y socialmente después’’ (Heinz Leyman)

Los acosadores ponen en marcha una serie de actuaciones demoledoras por dos razones fundamentales; envidia, celos y prejuicios. Comienzan a estructurar sus estrategias de destrucción cuando sienten que su estatus laborar y personales se ve amenazado por la brillantez y eficacia de otra persona.

Las acciones de los acosadores son extremadamente sutiles y perversas: escogen a la víctima, planifican sus estrategias de destrucción premeditadamente y estudian dónde pueden atacar y actuar, siempre con el fin de anular a la víctima.

Formas de actuación del Mobbing

  • Reducir la comunicación de la víctima con sus compañeros
  • Retirarle poco a poco de sus funciones para fomentar un sentimiento de fracaso
  • Actos de desprecio y malas formas, en muchas ocasiones delante de los demás.
  • Aislar a la víctima dentro del espacio físico de la empresa
  • No comunicarle cambios que se van a realizar
  • Inventar rumores

Tipos de Mobbing

Existen distintos tipos de mobbing dependiendo de la posición jerárquica que ocupe tanto víctima como acosador.

Mobbing ascendente

Cuando una persona con una posición superior en la empresa se siente agredida por los subordinados. Aquí las causas pueden ser por que ese puesto es deseado por muchos, porque es una persona nueva no aceptada, o porque los trabajadores no comparten su metodología de trabajo. Puede ocurrir también cuando un trabajador es ascendido y tiene que dirigir a sus antiguos compañeros.

Mobbing horizontal

Aquí el ataque se produce en la misma posición jerárquica de la empresa, de un trabajador a otro. El ataque es motivado por que la víctima destaca frente al agresor, o porque la víctima presenta signos de debilidad física o psíquica.

Mobbing descendente

Cuando un superior a través de desprecios, malos comentarios en malas formas y falsas acusaciones en presencia de los demás pretende mitigar a un trabajador. Este ataque suele ocurrir porque el agresor intenta aumentar su autoridad desprestigiando el trabajo o la personalidad de un trabajador, o porque quiere fomentar el abandono voluntario de la víctima.

Perfiles del acosador

Psicopático

Suelen ser personas que seducen con su capacidad de encanto llegando a manipular a los demás. Llevan un estilo de vida parasitario apropiándose de los logros que los demás consiguen. Se sienten por encima de los demás y no sientes ni culpa ni empatía hacia los sentimientos de los otros.

Maligno

Son personas que llevan a cabo estrategias demoledoras para aniquilar el crecimiento personal de los demás para preservar su estatus. Suelen reconocerse o etiquetarse como malos, y por eso no admiten las conductas éticas de los otros, prefieren sacrificarlos antes de que esas conductas bondadosas de los demás dañen su imagen.

Narcisista

Este tipo de perfil suele tener una autopercepción grandiosa de sus capacidades, sintiéndose por encima de los demás. No tienen en cuenta las actuaciones de los otros, carecen de empatía. Suelen cometer actos delictivos como corrupción o fraudes porque su grandiosidad les hace estar por encima de las normas y reglas.

Suelen creerse imprescindibles y exponen sus logros como si fueran auténticos trofeos de oro. Detrás de este tipo de perfil se esconde un miedo al fracaso y al riesgo.

Paranoide

Son personas que están alerta y sospechan constantemente de las acciones de los demás. No confían en nadie y ven amenazas donde no las hay, esto les lleva a atentar contra aquellas personas que piensan que están atacando su reputación.

Consecuencias del mobbing en las víctimas

Estos ataques tienen consecuencias graves en la vida de las personas, tanto laborales como personales. En muchas ocasiones las víctimas ven cómo sus relaciones familiares y sociales se deterioran, se quedan sin trabajo lo que les produce un malestar todavía mayor o generan estilos de afrontamiento inadecuados. Las áreas donde más afectación tiene este acoso son; psíquica, física, social y laboral.

Consecuencias psíquicas

  • Los continuos ataques generan en la victima un gran estrés, ya que la situación es tan grave que supera sus recursos de afrontamiento, esto les genera una gran ansiedad.
  • Tienen sentimientos de fracaso y frustración, sobre todo cuando les limitan las funciones que ellos saben desempeñar
  • Baja autoestima
  • Patologías diversas como; depresión, trastorno adaptativo o trastorno paranoide
  • En los casos más graves intentos suicidas.

Consecuencias físicas

  • Síntomas psicosomáticos del estrés como pesadillas, dolores de estómago, mareos, náuseas, etc.
  • Desajuste del sistema nervioso autónomo provocando sudoración, palpitación, mareos, etc.
  • Desgaste físico, agotamiento y cansancio
  • Trastornos del sueño

Consecuencias sociales y laborales

  • A nivel social se convierten en personas desconfiadas, y muy sensibles a las críticas. Suelen tener deseos de venganza contra el agresor y en muchas ocasiones comenten actos que no son coherentes con sus valores.
  • El malestar que sienten en el trabajo lo trasladan a su casa y familia y en muchas ocasiones deriva en problemas añadidos con su pareja o amigos.
  • Su desarrollo personal se ve mermado, al igual que la interacción con las otras personas
  • A nivel laboral se vuelven menos productivos debido al gran estrés al que están sometidos y la baja autoestima. Corren riesgo de sufrir accidentes. Normalmente esta situación se alarga hasta el límite.

En definitiva, el mobbing es una forma de acoso como otra cualquiera, que por desgracia en nuestro país no esta regulada. Tenemos que tener los ojos bien abiertos para saber detectar las acciones de estos acosadores, porque suelen ser muy sutiles en su manera de actuar.

Pero también debemos tener en cuenta que, en cualquier empresa, ya sea grande o pequeña es normal que haya disputas entre sus trabajadores, y no quiere decir que siempre sea mobbing. Hay tres factores que debemos valorar muy bien para clarificar los actos como moobing; frecuencia de las agresiones, duración y consecuencias en la víctima.

María Delgado Montero
María Delgado Montero
Graduada en Psicología por la universidad Pontificia de Salamanca Máster en Neurociencia.

Deja un comentario