Cómo superar un amor no correspondido

Cuando una persona se enamora no lo elige conscientemente. Siente. No piensa. A veces puede haber argumentos y razones lógicas para ese sentimiento y otras simplemente parece algo totalmente irracional. Por eso cuando una persona se enamora, de una u otra forma espera ser correspondida.

Nadie elige conscientemente un amor en el que sienta que vaya a sufrir. Y no nos engañemos, un amor no correspondido, conlleva sufrimiento.

Pero la trampa aquí, está en el “conscientemente”; y voy a explicarte por qué:

¿Has conocido a alguien que repite el mismo tipo de parejas? Ya sabes, parejas tóxicas, o parejas infieles, o parejas poco comprometidas, o absorbentes o nada cuidadoras o etc.

¿Tal vez lo hayas conocido inclusive… íntimamente? De hecho, sentir un amor no correspondido puede ser en ciertos casos un patrón o un perfil también.

Conscientemente nos sentimos atraídos por personas con ciertos atributos, psicológicos y físicos. Sin embargo hay algunos aspectos que tienen más fuerza, y se trata de los aspectos del subconsciente, de aquella parte de nosotros que no somos ni conscientes de que está ahí.

Por ejemplo, recuerdo a un cliente que siempre atraía mujeres necesitadas de ayuda psicológica en cierta forma, y varias de ellas le eran infieles. Él siguió repitiendo patrones hasta que se dio cuenta que su rol era el de proteger (no era una casualidad que estaba haciendo las pruebas para ser bombero).

Y como ese era un rol que él mismo necesitaba, sin darse cuenta atraía mujeres las cuales necesitaban dicha protección, mujeres débiles emocionalmente, con dificultades psicoemocionales importantes, alguna con intentos de suicidios inclusive.

Darse cuenta de esto fue crucial porque le permitió hacer un proceso de transformación interno dónde él también pudiera sentirse cuidado, dónde él también pudiera recibir y no solo dar. Actualmente sé que está felizmente casado con una mujer que le ama profundamente.

También he tenido clientes que se enamoran de personas casadas. Sabemos que actualmente el voto del matrimonio no es exento de relaciones extramaritales (tampoco lo era antes), pero enamorarte justamente en varias ocasiones de personas casadas no deja de ser sincrónico o causal (que no casual). Da igual que tengas una relación con esa persona o no la tengas y sea una relación idílica. A estos les llamo Amores Imposibles.

¿Por qué una persona se enamora repetidamente de personas “imposibles”?

El amor no correspondido es algo parecido.

Tipos de amor no correspondido

Para mí hay dos tipos de amor no correspondido.

  1. Te enamoras de alguien que no te corresponde en absoluto. Que no te ve o que sí te conoce pero no siente atracción sexual hacia ti.
  2. Te enamoras de alguien que corresponde en atracción, incluso en cierto sentimiento, pero que no te prioriza, ni tiene intención de hacerlo ni a corto ni a largo plazo.

El segundo tipo de amor llega a confundir más, porque la persona enamorada tiene en cierta forma una retroalimentación positiva. A veces la otra persona es sincera y le manifiesta que jamás habrá nada más allá.

Pero la mayoría de veces no le manifiesta claramente sus intenciones (a veces por su propio interés, otras veces ni tan siquiera lo sabe). Esto hace que el enganche de la persona enamorada sea mucho mayor. Mayor enganche, mayor apego emocional, mayor tiempo de espera.

El amor no es práctico. El amor en sí es romántico. Por tanto, deshacerte de un sentimiento no es algo banal e intrascendente. Es costoso. Aunque también es verdad que el amor está idealizado en muchos aspectos y a veces puede suponer ciertos obstáculos el querer desprenderse de ese sentimiento

Obstáculos a la hora de desenamorarse

Esperar el cambio

Las personas esperan que la otra cambie. Que cambie su sentimiento, que se dé cuenta de quién es él/ella realmente, que cambie su forma de verlo/a. En fin, que algo cambie. Y en esa dulce y eterna espera, la verdad es que no tiene que afrontar la realidad. No tienen que enfrentarse al mundo. No tienen que enfrentarse a sí mismas, a entender su necesidad de reconocimiento ajeno.

La idealización mental

Las personas se sienten bien en su idealización mental de la situación, pero se sienten inseguras a la hora de avanzar en la realidad. Ya sea realmente expresar lo que sienten (a veces permanecen en silencio en un lánguido y romántico sentimiento), o aceptar que eso que tanto desean jamás tendrá lugar.

La negación

La negación es un estado que vincula los dos puntos anteriores. La negación impide que uno acepte. Y uno de mis dichos preferidos por su contundencia y realismo es “Lo que resistes persiste, lo que aceptas te transforma”. Cuando uno empieza a aceptar la situación, algo empieza a transformarse en su interior.

La mente recurrente

Tener una mente recurrente, que recuerda, incide, y reitera ciertos aspectos de fantasía o realidad de la supuesta relación, es algo que claramente dificulta superar un amor no correspondido. Si gran parte de tu día estás pensando en algo es normal que cada vez te cueste más dejar de pensar en ello.

Además, por cada pensamiento que tenemos respecto a algo, o en este caso alguien, se crean conexiones neuronales, y así se generan los condicionamientos.

Por ejemplo: ¿cada vez que escuchas una canción te recuerda a alguien? Tu mente ha hecho un condicionamiento. ¿Cada vez que tomas chocolate te sientes más feliz? Tu mente ha hecho un condicionamiento. Se trata de una asociación entre dos elementos, no siempre tienen que ser sanos ni óptimos para ti. Simplemente tu mente ha conectado algo.

¿Por qué pasa esto?

Tu mente, y en especial tu sistema reptiliano, tiene un objetivo: tu supervivencia. Esto lo hace de dos maneras:

  • Acercándote al placer
  • Alejándote del dolor

Simple. Fácil. O al menos debería serlo.  Lo que pasa es que a veces la información que recibe tu mente es algo confusa. Si le estás diciendo a tu mente que esa persona es el amor de tu vida (y no puedes vivir sin el amor de tu vida porque esto te haría infeliz) tu mente se agarrará a esa persona, dándote razonamientos, argumentos, justificaciones hacia las actuaciones del otro.

Ejemplo: “esa mirada quiere decir que le importo”, “me dice que no habrá nada pero en el fondo seguro que siente lo mismo que yo”…

Luego está el concepto de correspondencia. Cuando uno vive un enamoramiento y éste es correspondido se siente invencible. Se siente lleno de valor, de alta autoestima, se siente importante, como la historia de Narciso, uno se enamora de sí mismo en los ojos del otro.

Cuando este amor no es correspondido, esto está claramente ligado con una falta de valor personal, de autoestima  y de confianza. Me explico mejor: ya hemos visto que uno se enamora subconscientemente en función de sus propias necesidades.

Por tanto, ¿qué valor te estás dando a ti si realmente te enamoras de alguien que no te hace caso? Puedes decirme “¡Oye! ¡Que yo no sabía que pasaría de mí!” y es verdad pero… tu subconsciente sí. Aunque esto daría para otro artículo.

5 claves para superar definitivamente un amor no correspondido

1. Haz una lista de todos tus amores y/o relaciones sean reales o no correspondidos. Mira si hay algún denominador común. ¿Tal vez te enamoras de “amores imposibles”?

2. El amor que no obtienes de la otra persona, es un amor que necesitas dártelo a ti en primer lugar. Vienen a mi consulta muchas personas deseosas de encontrar su “alma gemela”. El trabajo que hacemos siempre es de dentro hacia fuera.

Amándote, valorándote, aceptándote, tú empiezas a cambiar (no la otra persona), y dejas de enviar una señal de necesidad o de carencia emocional. Al sentirte en plenitud, la señal que mandas a tu entorno (como una señal de radio) también cambia. Esto atrae personas más comprometidas en ti, al igual que tú lo has hecho contigo en primer lugar.

A veces las personas adoptan roles en función de su ideal. Recuerdo una mujer que se dio cuenta que lloraba con cierto tipo de películas siempre.

Todas hablaban de una protagonista fuerte e independiente que da y da pero que al final acaba sola (Quédate a mi lado, Thelma y Louise, La decisión de Sophie, No es tan fácil…). ¡Estaba viviendo su vida igual que la protagonista de sus películas favoritas! Así que decidió dejar de ver dramas con estas protagonistas para empezar a escribir su propio guión de vida.

3. Toma nota de qué películas eliges ver y de qué arquetipo encarna el héroe o la heroína, y luego pregúntate: ¿Qué tipo de película protagonizo en este momento? ¿Es un drama o una película de aventuras? ¿Un musical o una comedia? ¿Una saga o un film inspirador y con mensaje positivo? ¿Qué tipo de película quiero protagonizar? ¿Qué cualidades ha de tener el personaje principal de esa película?

4. Dedícate a hacer actividades nuevas, sobretodo en el aspecto social. Conocer otras personas. Tal vez no tienes intención de ir más allá… no pasa nada, no es el objetivo. Tu cerebro cuando realiza actividades nuevas crea distintas conexiones neuronales, esto hace disminuir las asociaciones del pasado. Es como si las nuevas imágenes de tu vida se pusieran en color mientras las del pasado poco a poco pasan al blanco y negro, tomando distancia.

5. Comprométete contigo. Puedes escribirte una carta en la que haces este compromiso contigo y con lo que mereces. El merecimiento es un aspecto muy importante en la vida y en las relaciones en especial.

Mereces una vida feliz. Una vida con un amor correspondido. Mereces que “ese alguien” vea brillar tu luz. Eso no pasará si no eres la primera persona que se aprecia, se respeta y se ama.

De hecho, toma nota: “Jamás encontrarás una pareja que te ame más de lo que te amas a ti misma/o” Las relaciones son espejos que nos muestran aspectos a trabajar, queramos verlos o no. Cuando amas y no es correspondido, ¿qué está diciendo esto de ti?

Ábrete a dar y a recibir amor. No esperes que te lo den solamente. Entrégate a ti misma/o. Eres el ser más valioso que tienes en tu propia vida.

Psicocode
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 200 profesionales. Escribe a [email protected] si quieres formar parte de nuestro equipo.

6 comentarios en «Cómo superar un amor no correspondido»

  1. interesante…decirlo es muy fàcil…leer lo q hay q hacer tambièn es fàcil…pero hacerlo es muy dificil…cuando sufrimos por amor…no hay consuelo q sirva ni consejo q valga…uno sabe muy bien lo que tiene q hacer y què es lo mejor para uno para no seguir estando tan mal…sin embargo ni siendo consciente de la situaciòn se logra sobreponer uno ràpido…creo solo el tiempo es el que cura y muy de a poquito hasta que finalmente uno se siente en paz con uno mismo aun sin tener ya al amor de su vida a su lado….espero con ansias me llegue ese dìa..que hoy me siento mejor q hace un tiempo pero sigo muy angustiado por perder el amor de mi vida…mucha suerte p todos los q estamos asi…abrazo y paciencia

    Responder
  2. Hola, muy buen articulo e interesante, ya que hoy día las personas se equivocan tanto con respecto al enamoramiento Y con ser correspondidos, y de ahí las falsas ilusiones y las obsesiones por el otro\a.

    Responder
  3. Yo estoy en un proceso de sanacion. Estuve 5 meses en una relación que simplemente fue tóxica. El hombre yo lo conozco desde mis 5 años de edad y fue mi admirador secreto en el colegio. Luego de 30 años me busco y nos juntamos. Todo fue un sueño hecho pesadilla ya que el solo se dedicó a vivir de mi. Me robó la identidad y me robó mucho dinero. Ahora estoy entendiendo que una debe ser mas juiciosa y no confiarse tanto.
    Me interesa recibir palabras de aliento para poder empezar a valorarme y amarme antes de entregar mi tiempo, dinero, alma y corazón.
    Gracias

    Responder
  4. Hola. Muchas gracias por este artículo. Me ha servido mucho, puesto que estoy pasando por algo exactamente igual. Una ruptura porque me engañaron, todo el tiempo, y no quise darme cuenta a tiempo de que mi amor no era correspondido. Estuve esperando a que se diera cuenta y cambiará. Y pues nunca pasó, sólo me engañé solito hasta que por fin le caí en todas sus mentiras. Lo peor es que siempre me manipuló. Como nunca me sentí seguro de que ella haría las cosas bien por mí, yo desconfiaba. Y cuando le hacía ver eso, se enojaba y decía que estaba cansada de mi desconfianza. Y al final yo me disculpaba para no pelear y no alejarla. Al final resultó que siempre tuve razón para desconfiar. En fin, todos me dicen que mejor agradezca que me di cuenta a tiempo y no cuando lleváramos mucho rato juntos, porque apenas duramos tres meses. Y pues lo peor ya pasó. La vida quiso que me diera cuenta y con eso me quedo. Lo más curioso de todo es que ella apenas tiene 21 años y yo 28. No debí permitir que una niña me manipulara así.

    Gracias de nuevo por tantas palabras bonitas. Sé que debo dedicarme a mí y darme más valor para no repetir esto.

    Responder

Deja un comentario