Problemas de pareja en vacaciones ¿Por qué aumentan las crisis?

Los problemas de pareja en vacaciones son más comunes de lo que puedes sospechar. Pero ¿por qué sucede esto? Cuando pronuncian la palabra “vacaciones” todos nos imaginamos una temporada llena de amor, compartir y aventuras, sin embargo a veces las cosas no son lo que imaginamos.

Todos hemos llegado a pensar que unas vacaciones en pareja pueden ser lo más romántico del mundo, e incluso muchos las usan como recurso para tratar de solucionar sus diferencias.

No obstante, a veces la realidad se burla de la fantasía y llegan los problemas de pareja en vacaciones a poner de manifiesto que eso que considerábamos un salvavidas puede ser el detonante del naufragio. 

Teniendo claro que las vacaciones no son las causantes de los problemas, es necesario que la pareja tome la decisión de encarar sus dificultades y para esto la importancia de la terapia en la pareja es vital.  

¿Por qué aumentan los problemas de pareja en vacaciones?

Seguramente conocerás el caso de alguna pareja que parecía llevarse de maravilla y después de unas vacaciones deciden cortar la relación. Esto suena sorprendente, pero es más común de lo que te puedes imaginar, y la razón es sencilla, la temporada de vacaciones trastocan las rutinas cotidianas y pone en evidencia los problemas no resueltos

Hay un error bastante generalizado y es creer que las vacaciones serán un idilio en donde el romance fluirá y la intimidad será una cosa genial, cuando en todo el año las cosas no han funcionado de esa manera. Esta es una de las ilusiones que hacen que se desaten los problemas de pareja en vacaciones y que las personas no sepan cómo reaccionar. 

¿Las vacaciones son las causantes de las crisis?

Lo primero que tienes que saber es que las vacaciones no son en sí mismas las causantes de las crisis de pareja, puesto que lo único que hacen es poner en evidencia lo que de antemano funcionaba mal. 

Normalmente las parejas tienen rutinas establecidas en las que muchas veces, aunque vivan juntos, ya no comparten tiempo de calidad y su conexión se pierde sin que ellos mismos se den cuenta.

El trabajo, el estudio, los hijos, las constantes ocupaciones de la vida cotidiana hacen que las relaciones de pareja se fracturen paulatinamente y cuando la pareja vuelve a estar frente a frente, estalla el conflicto. 

Hay parejas que durante todo el año se refugian en el trabajo, los amigos o la familia, dejando de lado su relación de pareja.

Cuando llega la temporada de vacaciones con el tiempo libre y la oportunidad de pasar más tiempo juntos,  todos esos problemas que estaban latentes se vuelven evidentes, y lo que pintaba como un idilio se manifiesta como el momento para encarar todas las problemáticas que llevaban tanto tiempo ignorando. 

En esos momentos son comunes los reclamos por cosas reprimidas, las discusiones y las diferencias, porque el contexto hace que fijemos nuestra atención en el otro y de este modo todas aquellas actitudes o comportamientos que no nos gustan parecen ser cosas insoportables. 

¿Cómo solucionar los problemas de pareja? 

La terapia de pareja es una herramienta fundamental para afrontar las crisis en las relaciones. Estos son espacios seguros en donde las parejas pueden expresarse libremente, con el acompañamiento de un terapeuta que funciona como intermediario para ayudar a encontrar la solución a todas esas problemáticas que debilitan la relación. 

Aquí cada uno se da cuenta del juego de roles que tienen dentro de la pareja y se hacen conscientes de los aspectos que deben sanar para fortalecer su vínculo y hacer florecer su relación. 


Así que, la idea no es esperar a que se hagan evidentes los problemas de pareja en vacaciones, sino mantener una relación cercana, una comunicación efectiva y buscar ayuda profesional en terapia de pareja en el momento adecuado, para gozar de relaciones sanas y plenas.

Karla Arango
Editora, correctora de estilo, investigadora literaria y poeta.

Deja un comentario