¿Es bueno para la pareja dormir en habitaciones separadas?

Hace unos veinte años, cuando era un joven estudiante, tuve que pasar la noche por alguna razón que no recuerdo en la casa de una pareja mayor –mayor para mí en aquél entonces, ya que tendrían unos cuarenta años que es mi edad ahora-, y quedé bastante impresionado cuando, a la hora de dormir, cada uno de ellos me dio las buenas noches y se metió en su propia habitación.

Yo provengo de una familia bastante tradicional que respeta muchos de los códigos que se establecen tácitamente, entre ellos desde luego el que la pareja duerma en la misma cama. Por esa razón me resultó fascinante la idea de que una relación pudiera seguir funcionando aunque sus miembros fueran capaces de romper dicho código.

Con el paso del tiempo, tanto por la edad como por mi labor profesional comencé a comprender mejor dicho mecanismo. El aspecto que más noté con respecto a este tema fue que lo que más resentían los integrantes de un matrimonio o pareja conyugal era el desajuste que causa el paso de la vida de enamorados o novios a la convivencia mucho más sosegada de la vida juntos.

Dejando de lado lo que otros artículos acerca del tema abordan (que se debe a comodidad personal, para evitar peleas o no escuchar ronquidos de la pareja) yo considero que hay un aspecto mucho más profundo subyacente en la idea de dormir en habitaciones distintas y el meollo del asunto radica en la búsqueda de un crecimiento personal y, como consecuencia de ello, de la pareja misma.

El asunto subyacente al que me quiero referir es al mantenimiento del deseo y el erotismo por nuestra pareja una vez que ésta ha decidido vivir junta y crear una costumbre. estoy seguro que este es un tema de mucho interés para ti.

En otros artículos ya he hablado acerca de los tres estadios del amor: Eros (pasión y enamoramiento), Philia (amistad y amor) y Ágape (compasión y compañía). Cuando el enamoramiento se acaba -lo que ocurre entre los 6 meses y 3 años-, también la pasión desaparece y el deseo por el otro mengua de forma alarmante pero normal. Si los miembros de la pareja son maduros, emocionalmente hablando, entenderán que este paso es necesario y tiene sus reglas: prácticamente desaparece el erotismo pero aparece el auténtico amor. Y esto por lo regular ocurre cuando la pareja ya vive junta.

Pero, ¿entonces significa que cuando se vive juntos hemos de conformarnos con tener mucha menos pasión? No necesariamente. Pero es importante recalcar que aquí este deseo ya no se da per se como en el enamoramiento, sino que tenemos que ayudarle a que aparezca y se mantenga. Y una forma puede ser durmiendo en habitaciones separadas. ¿Por qué?

El espacio erótico

En su controvertido libro Inteligencia erótica, la psicoterapeuta Esther Perel aborda el tema del espacio fundamental que toda pareja que aspira a una sana relación tendría idealmente que mantener. Este espacio de “separación” provoca un caos al principio pero con el tiempo y la asunción de los integrantes de que puede ser una alternativa que ayude a mantener aceitada su relación, llega a convertirse en un aliado muy eficaz.

Con el tiempo -nos guste o no-, la convivencia diaria provoca que la pasión y el erotismo decline en las parejas conyugales. Estos aspectos son sepultados por la rutina que llena lo que antes ocupaba Eros con responsabilidades de otra índole (hijos, trabajo, obligaciones de casa). Las parejas que no encuentran un modo de mantener encendida esta chispa fundamental terminan teniendo más problemas con el tiempo. Se les olvida, por decirlo de algún modo, mantener una distancia misteriosa que permita mantener al otro como una pareja eróticamente atractiva.

En su libro, Perel se refiere a esta distancia como el espacio erótico, es decir el lugar en donde los miembros de la pareja se extrañan, se piensan, se anhelan y por tanto, es en donde crece el deseo. En palabras de la autora: “…el amor busca la cercanía, acortar el espacio, la distancia entre dos personas, disminuir las amenazas, quiere tener. Sin embargo, el deseo es querer y para querer se necesita alguna distancia psicológica, un espacio entre uno y otro, se necesita una alteridad. Este es el espacio erótico”.

Si bien Perel, en esta cita, se refiere a “distancia psicológica”, creo que es importante subrayar que es la distancia física la que ayuda en gran medida a elaborar la distancia psicológica. ¿Cuántas veces no hemos pasado un tiempo –tal vez por viaje, trabajo o enfermedad- lejos de nuestra pareja y sentimos que nuestro deseo por ella crece? Nuestra mente sigue el camino que traza la ausencia física. Esta alteridad puede llevarse a cabo en el ejercicio de dormir en habitaciones separadas bajo mutuo acuerdo.

Pero es importante que dicha decisión sea tomada por la pareja como un medio de crecimiento, no como una excusa. Quiero decir que cuando ambos integrantes han hablado y valorado los pros y contras de una decisión como ésta y la aceptan como una forma de provocar un nuevo reto en su relación, es más factible que haya un resultado positivo que si solamente -como ocurre la mayoría de las veces-, esta decisión se toma abruptamente ya sea por una pelea, simple comodidad o como forma de alejarse de la pareja.

psicoterapia gestalt

Como dije antes, el matrimonio o la vida bajo el mismo techo acarrea una enorme paradoja, muy vituperada, pocas veces entendida y ya no se diga aceptada: Si bien la decisión de la pareja de vivir juntos genera un compromiso profundo entre sus integrantes, deteriora el erotismo entre los mismos. Es este un proceso normal en el camino de la pareja y negarlo es como querer tapar el sol con un dedo (y si eres un romántico a ultranza seguramente esta idea será una patada al hígado).

¿Realmente funciona dormir en habitaciones separadas?

Entonces con más razón se hace necesaria la búsqueda de una dinámica que –como dice Esther Perel-, mantenga la fuerza del erotismo. E intentar dormir en habitaciones distintas pudiera darlo.

Porque -repito-, dormir en habitaciones separadas no significa que el matrimonio se esté viniendo abajo. De hecho actualmente la proporción de las parejas que lo hacen va en tal crecimiento que ya los arquitectos que diseñan las modernas viviendas conyugales toman en cuenta de manera primordial la ubicación de dos dormitorios principales en las mismas. Incluso son estos mismos arquitectos y diseñadores que en sus estudios al respecto hacen notar que la costumbre de dormir en una misma cama tuvo un motivo más económico que amoroso.

Durante la Revolución Industrial las ciudades comenzaron a tener más habitantes lo que provocó que los espacios de vivienda se redujeran dramáticamente, dando con ello la necesidad de que las casas solamente contaran con un cuarto grande para el matrimonio y uno pequeño para los hijos. Sin embargo, hay evidencias de que muchas culturas como la egipcia o la griega contaban con una habitación personal para cada miembro de la pareja.

En todo caso, probar con esto puede significar dar un giro a la relación y provocar un aumento en el deseo por nuestra pareja. Podemos verla más misteriosa si la percibimos distante y -hasta cierto punto-, lejos de nuestro alcance. Porque no hay que olvidar que la palabra deseo significa básicamente «querer tener lo que no se posee». Lo cierto es que si sirve o no esta costumbre eso depende de cada pareja. Probablemente una pareja más madura emocionalmente o más práctica en encontrar soluciones que mejoren su relación, tendrá más posibilidades de aplicar y mantener de forma eficiente esta solución.

Tampoco se trata de que te encierres en tu espacio y no dejes acercarse al otro. Una pareja que conozco tiene una regla implícita que me parece una buena idea: pese a tener habitaciones separadas, pase lo que pase por lo menos duermen juntos dos días a la semana. Lo que quiero decir es que esta puede ser una gran opción siempre y cuando no se vuelva un concepto rígido porque llevaría a lo que intentó evitar en un principio: la pérdida de encanto y sorpresa en la vida conyugal.

Para finalizar y a todo esto de si funcionará o no dormir en habitaciones separadas, lo que sé es que la pareja de la que te hablé al inicio de este artículo sigue junta, veinte años después, y cada quien en su amplia y confortable habitación. Hasta la próxima.

Avatar
Vicente Herrera-Gayosso
Psicólogo, video blogger, orador motivacional y autor mexicano. Es egresado de la Universidad Tecnológica de México (Licenciatura en Psicología).

22 comentarios en «¿Es bueno para la pareja dormir en habitaciones separadas?»

  1. Matrimonio habitaciones separadas es el primer paso a la separación total , el tema que como ya se separaron de habitacion pueden vivir de esta manera muchos años. Cuando duermes en habitación separada tienes una vida diferenciada con tu pareja no tienes que decir hola ni adiós porque en ciertos momentos casi no se ven en la casa. El matrimonio es conjunto en todo , el dormir separado es el inicio de individualizar tu vida de la pareja, luego almuerzas solo también y tienen intereses separados. El problema no es dormir separado el problema es el matrimonio una institución creada para organizar la sociedad con esquemas no validos hoy. El matrimonio es una union para lograr generar un bien comun entre los esposos y sus hijos , este bien comun es economico , seguridad , afecto pero sobre todo somos generadores de consumo, esto hace que el matrimonio como nace de un supuesto ENAMORAMIENTO se torna una maquina de intereses para sus participantes al final es una mierda .

    Responder
  2. Hace poco me mudé con mi novio y cada uno tiene su propia habitación, dormimos juntos los fines de semana o cuando nos extrañamos.
    Tenemos horarios y hábitos diferentes, además de que ambos somos muy independientes y nos gusta tener tiempo a solas, es por eso que tomamos esta decision que pienso y es muy acertada.

    Pensar en pareja para la pareja.

    Responder
  3. Hace años que mi esposa decidió que no durmamos juntos, al principio no me gustó para nada. Sentía que luego de un arduo día de trabajo me faltaba el afecto de ella. Con el tiempo me acostumbré, de hecho al tener que viajar por motivos de trabajo eso no supuso ningún inconveniente. Eso si, cada vez que me voy de viaje me llevo a mi secretaria, con quien tengo la hermosa oportunidad de disfrutar de la calidez femenina al despertarme.

    Responder
  4. Hace algunos meses atrás mi relación de pareja estaba terrible. Muchas discusiones y yo sentía que ya no quería a mi esposo, realmente no soportaba ni verlo. Acordamos demuy buena manera separarnos, esa noche me fui a dormir a la habitación de mi hijo. Al dia siguiente todo estaba un poco mas relajado. Seguimos varios dias asi cada quien por si lado hasta que llego el momento que vivimos ahablar y ambos nos dijimos que nos amábamos que no queríamos que lo nuestro acabara. Nos reconciliamos. Ese dia hicimos el amor y dormimos juntos. Al dia siguiente me fui a mi habitación (la de mi niño) y mi esposo trato de dormir conmigo y fue muy incómodo. Hasta Que Mi esposo me dijo mejor vamos a quedarnos casa quien en su habitacion me gusto Que durmieramos separados y Yo le dije te soy sincera a Mi tambien. Desde entonces cada quien tiene su propio espacio y nuestra relacion De pareja esta mejor que antes. Hacemos El amor cuando nos provoca, raramente dormimos juntos y es super especial.

    Responder
  5. Hola, mi pareja y yo llevamos juntos casi 8 años, yo tengo problemas de salud…fibromialgia y muchas mas cosas por desgracia, el trabaja y se acuesta antes mucho antes que yo y madruga, de noche me da siempre patadas, golpes, he llegado a tener golpes en la cara..para mi irme a dormir es entrar en un estado de nervios…cuando me meto en la cama no tengo sitio en ella, tengo que entrar a empujones…y claro no se molesta pero si..el dice que no pero si…un dia se lo comente y nada, le dije que al tener yo moelstias corporales no era bueno esos golpes, yo duermo mal duermo menos de lo que deberia, me acuesto ansiosa por no despertarlo, acabo muy agobiada, demasiado y hasta ha habiado momentos en tener terror a irme a dormir y no puedo mas, por suerte por unas pruebas médicas ahora me han dicho que debo curar mi sueño…sin ruidos…(el encima ronca que se oye el bloque entero..) sin luz, osea por médicos que debo dormir lo mejor posible y con el me es imposible asi que lo hablamos y por fin (seguro que mcha gracia no le hace) por fin yo ire a otra hab a dormir, en estos dias o este mes proximo imagino que ya tendré mi nueva cama cosa que hasta yo me pago…cuando no duermo bien no tengo humor, me siento peor y tengo sueño todo el dia, a ver si asi mejora mi salud del sueño…si bien gracia de dormir sola no me hace pero el no quiere coger una cama mas pequeña para el ya que le dije de dormir en la misma hab pero camas separadas aunque luego decidi que mejor yo en otra ya que me despierta encima hasta para preguntarme la hora cuando se ve en un reloj grande analogico..esa es otra, me despierta por cualquier tonteria y eso me agobia mucho y lo peor, cuando el no puede dormir me despierta y me molesta y yo eso nunca lo hago, me aguanto, espero que asi podamos estar mejor, sobre todo por la salud de los dos.

    Responder
  6. Actualmente mi esposo ha decidido irse a otra recamara de la casa, yo no estoy de acuerdo, e primer lugar porque no me consulto su decision, ha llevado toda su ropa a esa recamara y sus utenciios de aseo tambien, el alega que lo hace porque necesita un espacion en soledad….pero y yo??? no cuenta lo que yo necesito…no estoy de acuerdo que los esposos duerman separados, a mi me ha causado muchos mas problemas de insomnio que ya tenia y ademas me siento lliteralmente relegada. Creo que esas decisiones son de pareja no deben ser individuales.

    Responder
  7. A mí no me ha funcionado, se fue a dormir a otra habitación sin consultar y quede muy resentido, cuando me despierto y me voy a trabajar ella sigue dormida, cuando regreso ella no está.

    Cuando llega no me saluda. Anteriormente nos veíamos 3 o 4 horas, ahora solo me ve 3 minutos y eso solo para relevarme en el cuidado del bebé.

    Responder
  8. Despues de 25 anos casados ..el tiene casi 65 anos y yo 52 anos la vida ya no es igual de enamorados un dia discutimos y el se enojo y me voy a dormir al otro dormitorio yo no le dije nada ahora pasado mas 8 meses y estamos super bien funciona de maravilla me abraza necesitavamos distancia sentirlos libres tenemos una casa super grande nuestros hijos son mayores 4 …quedamos solos y mas uni dos como amigos brillantes y amantes y el me busca es super romantico pero esto lo aconsejo cuando Uno lleva muchos de matrimonio anos casados …cuando eramos jovencitos dormiamos abrazados

    Responder
  9. Verdaderamente creo que cada pareja, como se dice de cada hogar, es un mundo completamente distinto uno de otro.
    Humildemente y sin tener ningún estudio sobre el tema, solo apoyándome en la experiencia personal, pienso que esta metodología de conservación del erotismo y el deseo mediante la separación en habitaciones distintas para pernoctar, solo podría ser positivo en el caso aquel, única y exclusivamente, que se propusiera como un juego erótico consensuado, luego de haberlo hablado mucho y hasta acordado lo que deberían de sentir por esa ausencia de manera individual pero casi al mismo tiempo.
    Digo esto porque la sensación de que tu pareja se retire a dormir a otra habitación, por cualquier otro motivo del universo de motivos existentes, provoca una gran frustración acompañado también de una gran decepción a punto tal de producir algún tipo de repulsión por abandono.

    Coincido con Ekian que dice que después de un día de arduo trabajo, esfuerzo físico o intelectual, recargado de stress de la vorágine cotidiana, el momento de máximo relax es el momento que esas pieles se unen y entran en contacto.

    En mi caso personal, yo siento no descansar bien si no lo hago en contacto pleno con el ser que activa todos mis sentidos y tengo 26 años de matrimonio.

    Responder
    • Hay que ver las razones, en mi caso hace meses que dormimos separados y recién hace unos días mudé mi ropa a otra pieza, porque se me complicaba cambiarme con ella dormida.
      No lo decidí yo, pero entiendo que si uno no desea algo, el otro no debe forzar las cosas.

      El resultado mío, dormir se duerme mejor y es indiscutible, ya que te levantas para lo que sea y no se te enojan. Pero a nivel pareja noto que hubo un declive increíble, y difícil de remontar. No tengo planeado separarme a corto plazo, pero lo pienso cada vez mas seguido

      Responder
  10. Estimado autor: leo siempre con disgusto generalizaciones generalizantes como esta. No sabe lo que agradezco que alguien escriba en primera persona de la vida sexual en lugar de elaborar estériles extrapolaciones.

    Responder
  11. Bueno a mi parece fabuloso dormir en habitaciones separada tengo un hijo de 9 años y desde que el nació no duermo en la habitación principal eso no quiere decir que no llevo una vida activa con mi esposo pero a mi me ha resultado solamente dormimos juntos cuando vamos de viaje y parecemos como novios

    Responder
  12. Hola: con respecto al tema quizá esto no es bien visto en la sociedad actual o bien en nuestro país, pero de modo personal lo he experimentado porque los dos trabajamos y hay veces que lo noto tan cansado que prefiero dejarlo descansar al igual él a mí, hemos notado que nos levantamos con más energía, pienso que la comunicación ante todo y el respeto son base para tomar algo así sin remordimientos y sin menospreciar el amor que se tiene.

    saludos,

    Responder
  13. No estoy de acuerdo, ya que en esta vida tan estrenada q llevamos la mayoría, el punto de encuentro es la cama. Si además tienes hijos q ocupan todo tu día, la cama se convierte en el único sitio es q estas con tu pareja a solas, y justamente es ahí cuando puede surgir la pasión, si esta cada uno en su cama malamente puede pasar nada. en muchas ocasiones el estar en camas separadas lo q acarrea es una falta de íntimidad en la pareja, acabando con la relación y convirtiéndose en compañeros de piso

    Responder
  14. Tras más de 30 años de casados seguimos durmiendo juntos y abrazados. En verano, menos. Y aunque a veces el duerme en el sofá (elección própia pues hay más camas) acabamos echándonos de menos. No entiendo mucho eso del Ágape y la rutina. La pareja tiene que dedicarse un momento cada día. Miradas, abrazos, carícias, ternura, palabras o sexo pero cada día tiene que tener ese momento personal privado y relajante, Menos tele y más besos. A la cama a las 22h! Si no hay amor y sólo obligaciones. ¿Dónde está la pareja?

    Responder
  15. Muy buen articulo. Es muy interesante lo que propones y creo que hay parejas a quienes les puede funcionar muy bien, pero definitivamente no es para todos.

    Felicidades por tu blog.

    Responder
  16. Hola muy buenas,
    Yo no estoy de acuerdo con esto que dices; considero que después de un largo día de trabajo, estudio, deporte, estrés..etc
    Para mí el momento mas feliz del día es cuando mi pareja y yo nos metemos juntitos en la cama, y es ahí donde un poquito antes de dormirnos, nos contamos que tal nos ha ido el día, o lo que nos apetezca (es nuestro momento más íntimo, donde por fin estamos él y yo a solas) Ya sea para charlar un ratín, achucharnos o lo que queramos.
    En mi caso particular si me quitas mi momento más feliz entonces si que seguramente se me quite la pasión, el erotismo y muchas más cosas.

    La perdida del encanto y la sorpresa no la hemos perdido en ningún momento por el hecho de convivir y dormir juntos, es más eso nos ha reforzado como pareja y siempre encontramos la manera de sorprendernos de muchísimas de las maneras, solo hace falta un poco de ingenio. No creo que sea necesario dormir separados para sentir “soledad” y ver así cuanto necesitas a la otra persona, me parece una táctica de ultimo recurso, como cuando ya no te quedan ideas y dices: ¿probamos esto? -venga vale durmamos separados para mantener la chispa.

    Esta es mi opinión pero cada pareja es un mundo, habrá a quién le guste y a quien no.
    Un saludo.

    Responder
  17. Yo no estoy de acuerdo con esto que dices; considero que después de un largo día de trabajo, estudio, deporte, estrés..etc
    Para mí el momento mas feliz del día es cuando mi pareja y yo nos metemos juntitos en la cama, y es ahí donde un poquito antes de dormirnos, nos contamos que tal nos ha ido el día, o lo que nos apetezca (es nuestro momento más íntimo, donde por fin estamos él y yo a solas) Ya sea para charlar un ratín, achucharnos o lo que queramos.
    En mi caso particular si me quitas mi momento más feliz entonces si que seguramente se me quite la pasión, el erotismo y muchas más cosas.

    La perdida del encanto y la sorpresa no la hemos perdido en ningún momento por el hecho de convivir y dormir juntos, es más eso nos ha reforzado como pareja y siempre encontramos la manera de sorprendernos de muchísimas de las maneras, solo hace falta un poco de ingenio. No creo que sea necesario dormir separados para sentir «soledad» y ver así cuanto necesitas a la otra persona, me parece una táctica de ultimo recurso, como cuando ya no te quedan ideas y dices: ¿probamos esto? -venga vale durmamos separados para mantener la chispa.

    Esta es mi opinión pero cada pareja es un mundo, habrá a quién le guste y a quien no.
    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario