Cómo tratar la ansiedad naturalmente y sin medicamentos

La evidencia de los efectos secundarios indeseados que pueden tener los medicamentos contra la ansiedad ha generado un elevado interés por encontrar formas fáciles y naturales de disminuir este problema.

Incluso si no se tiene un trastorno de ansiedad, tener rutinas saludables que nos ayuden a vencer los pensamientos negativos y preocupantes nos garantiza una tranquilidad y equilibrio deseables en nuestra vida.

Lograrlo sin depender a largo plazo de medicamentos ha hecho que alternativas naturales ganen popularidad. Justbob es una tienda online de CBD, que recibe las visitas de usuarios interesados en la posibilidad de aliviar situaciones de ansiedad con sustancias de origen vegetal como el aceite de cbd. Un aliado natural que se suma a los clásicos ya conocidos que vamos a revisar en este artículo. 

Tratar la ansiedad con la respiración

Cuando nos sentimos estresados y ansiosos, podemos notar algunos síntomas familiares pero incómodos: los músculos se tensan, la respiración se vuelve superficial y rápida y el corazón late más rápido.

Las glándulas suprarrenales han liberado adrenalina en nuestro sistema. Este es nuestro cuerpo preparándose para responder a un peligro, real o imaginario, a través de la respuesta de «lucha o huida». Esta respuesta es bastante útil si tienes que luchar o huir de un peligro.

Desafortunadamente, el cuerpo también puede reaccionar de forma exagerada a los factores estresantes cotidianos como los plazos de pago y los problemas familiares, produciendo la respuesta de «lucha o huida» para situaciones en las que esta condición no ayuda, sino que entorpece nuestra toma de decisiones.

Los ejercicios de respiración profunda y con un propósito son una manera fácil de informar a nuestro cuerpo que no existe un peligro real. La respiración profunda y lenta del vientre, con el diafragma, activa el sistema nervioso parasimpático (responsable del modo de «descanso y digestión»), que nos relaja.

Son técnicas inspiradas en el Yoga, sencillas de aprender, en las que no se necesita ser un experto en respiración para decirle a su cuerpo que se relaje.

Reducir la ansiedad con ejercicio

Quizás esto no suponga una novedad, ya que es muy conocido que el ejercicio es un excelente calmante. Los estudios han encontrado que se ha demostrado que la participación regular en el ejercicio aeróbico disminuye los niveles generales de tensión, eleva y estabiliza el estado de ánimo, mejora el sueño y la autoestima.

La actividad física ayuda a liberar esos neurotransmisores para sentirse bien, llamados endorfinas, lo que nos hace sentir más equilibrados y menos ansiosos.

Tampoco es necesario correr una maratón para obtener los beneficios del ejercicio. Es suficiente con ir de excursión, una sesión de yoga o jugar un partido de tenis con un amigo, cualquier tipo de actividad física que realmente nos guste.

Cualquier forma de ejercicio ayudará a controlar el estrés y reducir la ansiedad y, junto con él, obtendremos todos los demás beneficios de salud adicionales.

Aceite de CBD

El cannabidiol (CBD) es un componente natural que ese encuentra en la planta de cannabis, que no tiene efectos psicotrópicos como los del THC y que sí posee propiedades terapéuticas capaces de ayudar en el tratamiento de la ansiedad y el control del estrés.

Análisis publicados en los últimos años han corroborado estos beneficios relacionados con el control de ansiedad. A diferencia de los medicamentos farmacológicos, el CBD es bien tolerado y los resultados obtenidos por los usuarios de CDB han sido eficaces, pero menos invasivos que los registrados por los ansiolíticos farmacológicos.

El origen de este potencial terapéutico lo encontramos en la composición natural de la molécula orgánica del CBD, que le otorga la capacidad para interactuar con los receptores propios de cannabinoides que todos tenemos en nuestro sistema nervioso.

Se ha comprobado que este componente de origen vegetal ayuda a la labor que varios receptores de nuestro sistema nervioso central y periférico realizan en el control del miedo y la ansiedad.

La función del CDB refuerza de modo natural lo que harían los endocannabinoides que se producen en nuestro cuerpo para esta misión. Este mecanismo es el que aporta efectos ansiolíticos al CBD y le capacita para que con dosis bajas e intermedias sea eficaz y no produzca efectos secundarios apreciables, ya que refuerza una interacción que ya sucede naturalmente en nuestro sistema bioquímico.

Meditación y atención plena para controlar la ansiedad

La meditación se está convirtiendo en un enfoque cada vez más popular para controlar el estrés, y cada vez más estudios científicos respaldan su eficacia. Las imágenes cerebrales han permitido a los neurocientíficos determinar que la meditación en realidad puede desarrollar áreas de nuestro cerebro asociadas con empatía, compasión, aprendizaje, memoria y regulación emocional y encogimiento de la parte del cerebro asociada con la ansiedad, el miedo y el estrés.

Afortunadamente, no tenemos que practicar la meditación durante las mismas horas que un monje budista para prevenir la ansiedad. En las pruebas realizadas descubrieron que después de solo unas semanas de práctica de 20 minutos de meditación consciente los voluntarios informaron una reducción de sus síntomas.

Alimentos y suplementos naturales contra la ansiedad

Con todos los alimentos, tés, suplementos y nutracéuticos disponibles para «tratar» la ansiedad, es difícil determinar qué funciona y qué es puramente literatura tradicional. Las investigaciones realizadas sugieren que hay algunos consumibles que pueden ayudar con la ansiedad; esto es lo que encontramos:

Tener una dieta generalmente saludable con todos los alimentos y vitaminas adecuados es un buen lugar para comenzar a prevenir la ansiedad. Algunos estudios sugieren que comer alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 puede reducir la ansiedad.

Ciertamente vale la pena intentarlo, ya que estos alimentos son deliciosos y ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas. Los alimentos más ricos en ácidos grasos omega-3 incluyen semillas de cáñamo, pescados como el salmón y la caballa, nueces, edamame y tofu, semillas de chía y ostras.

Se cree que el aminoácido triptófano juega un papel importante en la química de nuestro cerebro, incluidas la ansiedad y la depresión, porque es un precursor de los neurotransmisores serotonina y melatonina.

Hay tantos alimentos que ya tienen un alto contenido de triptófano (como huevos, bacalao, soja y avena) que, con una dieta sana y variada, es probable que ya estemos obteniendo suficiente triptófano.

Como vemos hay bastantes formas de paliar la ansiedad sin usar medicamentos. Si bien algunos han descubierto que estos métodos son efectivos, no todo puede serlo para cada uno, o al menos no de inmediato. Es importante ser paciente con los nuevos hábitos saludables que adquiramos, nos ayudarán a enfrentar más fácilmente el estrés y aliviar la ansiedad, naturalmente.

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario