Tabaquismo: un mal que aún permanece

El tabaquismo es un mal hábito que aqueja a un sinnúmero de personas, resulta ser muy adictivo, crónico y recurrente, por lo que resulta muy difícil de dejar.

Es el causante de muchos padecimientos que van en detrimento de la salud, causando un incremento negativo que cada día genera más daño hasta poder llegar a causar la muerte.

Por esta razón es necesario que toda persona que se vea en esta situación haga lo posible por sacar de su vida este mal hábito.

El tabaquismo: ¿enemigo disfrazado?

El tabaquismo arrastra consigo miles de años de historia, es un hábito que ha sido adoptado por diversas civilizaciones las cuales consumían el tabaco en forma de cigarrillo o pipa, siendo incluso consumido en esnifas (rapé), masticado e ingerido. Su efecto adictivo es tal, que es consumido a sabiendas de que genera daños a la salud, ese es realmente el gran problema que traen consigo todas las sustancias que generan adicción.

Cabe destacar que a pesar de que empezó a ser consumido hace 2.000 años, fue apenas en el siglo XX cuando se dio la alerta sobre los nocivos efectos que causaba el tabaco, ya que en un inicio se creía que poseía propiedades medicinales.

Lamentablemente fue demasiado tarde, porque en la actualidad el tabaquismo es considerado una epidemia global. España es el país de Europa con el mayor índice de fumadores. Según estudios realizados, el 34,40% los fumadores por lo general son mayores de 16 años y en todo el mundo entre 80.000 y 100.000 jóvenes se hacen adictos a diario.

Lo peor de todo es que este hábito fue fomentado por una industria que solo buscaba su beneficio económico sin importarle poner en riesgo la vida de millones de personas en todo el mundo.

Un mal antiguo con muchas consecuencias

A pesar de que su consumo a corto plazo no genera males mayores, a largo plazo puede ocasionar la muerte. Dentro de los efectos que genera pueden enumerarse los siguientes:

Efectos orgánicos:

  • Como resulta obvio, el tabaquismo incrementa el riesgo de padecer enfermedades pulmonares de tipo crónico, incrementando además la gravedad en las personas asmáticas.
  • Lo peor de todo es que incluso llega a afectar a las personas que se encuentran a su alrededor (fumadores pasivos) si llegan a inhalar el humo que el fumador activo expide.
  • La metabolización de la nicotina es diferente en hombres que en mujeres, siendo las mujeres las que corren el mayor riesgo de sufrir infartos debido a que el efecto protector de los estrógenos disminuye con la edad.
  • Cáncer. Además del cáncer pulmonar también está relacionado con el cáncer de útero, vejiga, laringe, esófago y estómago.
  • Otras enfermedades. Tales como úlcera duodenal, enfermedades periodontales, impotencia, eyaculación precoz, degeneración celular, etc.
  • Dificultad para concebir. El hecho de quedar embarazada se dificulta en el caso de las mujeres fumadoras, además de que afecta el desarrollo y crecimiento del bebé durante la gestación, pudiendo causar hasta su muerte.

Efectos psiquiátricos. La nicotina no causa efectos psiquiátricos, como esquizofrenia y ansiedad, pero sí se asocia con un elevado consumo y adicción hacia esta sustancia en quienes padecen este tipo de condición.

Efectos familiares y sociales. La exposición pasiva también genera daños, sobre todo en los niños.

Efectos económicos. Además de las bajas generadas por fallecimientos a causa de este mal, la cual oscila alrededor de 166 personas diarias solo en España, se estima también que un fumador tiene un gasto anual promedio de 2.000 euros.

El tabaquismo y la adolescencia

En los últimos años el consumo de tabaco por parte de los adolescentes ha aumentado, incluso estadísticas indican que más de la mitad de ellos eran menores de 18 años cuando fumaron su primer cigarrillo. Lo que genera que sean más propensos a sufrir de alguna enfermedad asociada al tabaquismo a temprana edad.

Los adolescentes son una parte sensible de la sociedad que se ven influenciados por presiones psicosociales que los hacen verse involucrados con este mal sin medir las consecuencias. Incluso investigaciones señalan que los motivos van mucho más allá, involucrando razones biológicas que los hacen más vulnerables al atravesar este periodo, haciéndolos más propensos a desarrollar la adicción al tabaco.

Otros factores que podrían influenciar son:

  • Falta de apoyo y supervisión por parte de sus padres.
  • Facilidad de acceso a este tipo de productos.
  • Baja autoestima.
  • Exposición excesiva a este tipo de vicio a través de videojuegos, películas y televisión.

Debido a esto existen muchas organizaciones que están dedicadas activamente a realizar investigaciones dirigidas a ampliar sus conocimientos para determinar por qué los adolescentes caen en esta adicción, cómo apoyarlos para que logren salir de ella, así como desarrollar estrategias de prevención específicas.

Consejos para que los adolescentes no empiecen a fumar

Además de tener en cuenta los factores antes mencionados es importante que los padres sigan estos consejos para evitar que los adolescentes consuman tabaco:

  • Se debe educar con el ejemplo, si alguno de los padres fuma debe intentar dejarlo.
  • Es esencial hablar a los adolescentes acerca de los efectos negativos a largo plazo que el tabaquismo puede tener en su salud.
  • Si ya el adolescente fuma, no debe dejarse de animarlo a que abandone ese mal hábito. Se debe tratar de ofrecer siempre todo el apoyo que requiera.
  • No es recomendable intercambiar los cigarrillos por otros medios de sustitución como los cigarrillos electrónicos.
  • Si requiere de ayuda nunca se debe dudar en consultar con los expertos acerca de la mejor manera de abordar el tema y la forma correcta de ayudar al adolescente a abandonar este vicio.

Una mano amiga a este problema

Afortunadamente existen servicios que pueden ofrecer ayuda como Rehably, el cual cuenta con un sistema de búsqueda que permite filtrar, entre todos los centros, clínicas y psicólogos especialistas en rehabilitación de adicciones, de la siguiente manera:

  • Por provincia: solo en España.
  • ¿Sobre qué buscas ayuda? Alcoholismo, tabaco, drogas, juegos, sexo, entre otras.
  • ¿Qué tipo de ayuda necesitas? Residencial, centro de día, ambulatorio, especializada.

También ofrece ayuda relacionada con diversos especialistas, variedad de terapias que incluye también grupos de apoyo, información sobre diversas adicciones, hasta incluso una comunidad y un blog.

Es importante reconocer que no importa el tipo de adicción, el primer paso es tener conciencia acerca del daño que genera en la salud y buscar la ayuda necesaria para superarla.

Psicocode
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 200 profesionales. Escribe a [email protected] si quieres formar parte de nuestro equipo.

Deja un comentario