¿Es la obesidad un motivo de depresión? La cirugía estética podría evitarlo

La obesidad es un problema de salud que afecta a un número importante de personas a nivel mundial, cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS), revela cifras alarmantes, siendo Estados Unidos el primero de la lista.

Aparte de acarrear consecuencias graves en el cuerpo, el impacto psicológico tiene un potencial alarmante para llevar a la depresión, que de no ser tratada a tiempo podría traer al paciente consecuencias gravísimas. Sin embargo, existen diversas alternativas para reducir la masa corporal y aumentar la autoestima.

La cirugía estética: enemiga de la depresión y el sobrepeso

En la actualidad uno de los métodos más utilizados para la reducción de masa corporal localizada  es la lipólisis. Esta cirugía consiste en quemar el exceso de lípidos del la zona que el especialista indique, con el fin de transformarlo en glicerol y ácidos grasos, de esta manera será más sencillo eliminarlos del cuerpo mientras se está caminando o moviendo el paciente.

A diferencia de otras cirugías estéticas, la lipolisis no es un tratamiento muy invasivo, por el contrario, posee la intervención necesaria para generar una transformación, por lo que las cicatrices, dolores y demás efectos secundarios tan solo duran un par de días. En páginas como lipolisis.org se puede encontrar información detallada al respecto.

Al ser este tratamiento una metodología nueva para la reducción rápida y eficaz de grasa localizada, el proceso de recuperación de la autoestima y la confianza en sí mismo podría llegar paulatinamente, tomando en consideración la intervención necesaria de psicólogos para mejorar el propio concepto de autoimagen y así evitar una depresión.

¿Cómo se realiza la lipolisis?

Por tratarse de un tratamiento poco invasivo, suele durar aproximadamente dos horas, siendo el primer paso la aplicación de la anestesia local y seguidamente la utilización del láser para concluir con la aspiración del área y la retracción de la piel.

El paciente se recuperará en cuestión de días y el único requisito indispensable será utilizar una faja que moldee el cuerpo por un periodo de tiempo de dos semanas o como indique el especialista, todo depende del caso clínico. Durante el período de la recuperación de la intervención, los dolores que se presentarán no suelen ser tan fuertes en comparación a otras cirugías, por lo que el proceso de sanación no será complicado de sobrellevar.

Las áreas más comunes donde se suele realizar este tipo de procedimiento ses en  el abdomen, muslos y brazos. Sin embargo, también se puede aplicar para la reducción de grasa en el cuello, espalda e incluso los tobillos.

Por ser una técnica moderna y de alto alcance se puede implementar en casi cualquier área que se desee. Aparte, es un tratamiento ideal para personas que solo desean modificar partes específicas o no muy grandes de su cuerpo con el fin de mejorar su apariencia.

No caer en la depresión por esos kilos de más

En ocasiones, el solo perder peso a través de una cirugía estética permite que el paciente mejore su autoestima. Por lo general, las personas que no sienten amor propio necesitan más que una intervención quirúrgica para mejor su autoconcepto, por lo que es necesario acudir con un profesional de la salud mental, donde se pueda evaluar lo que realmente afecta la distorsión de la imagen corporal o el rechazo que se tiene a sí mismo.

Hay un sinfín de centros clínicos donde ayudan a las pacientes a recuperar el amor propio. Sin embargo, el Instituto Europeo de la Psicología Positiva es uno de los más recomendados, ya que ofrece diversas aristas para la atención de sus pacientes.

El instituto utiliza un método terapéutico llamado Forte IEPP, que consiste en una terapia positiva de menor duración que las tradiciones. De igual manera, se enfoca en hacer uso de los recursos que posee la persona con el fin de desarrollarlos y disminuir el malestar.

Es a través de la aceptación, que se pueden vencer los mayores temores, el descubrir el origen del por qué un aumento desmedido de peso o por qué el rechazo de la propia imagen, ayudaría a reducir el problema en sí, junto con la ayuda de profesionales de la salud mental y, ¿por qué no? con la ayuda que ofrecen los avances de la medicina estética con la lipolisis.

Psicocode
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 200 profesionales. Escribe a [email protected] si quieres formar parte de nuestro equipo.

Deja un comentario