Todo lo que debes saber para incluir las técnicas de Mindfulness en tu vida

El Mindfulness es un recurso que cada vez se encuentra más presente en la vida de las personas. Un método y una disciplina basadas en la capacidad de conseguir la llamada atención plena que cuenta con  muchísimos años de historia y que se relaciona muy a menudo con la salud y la educación emocional. 

El Mindfulness es, sin duda, una de las técnicas del momento, utilizada desde en las escuelas infantiles hasta en entornos laborales pasado, lógicamente, también por el entorno particular.  Esta herramienta se aplica, a día de hoy, en muchísimos ámbitos distintos y cuenta con un futuro prometedor que garantiza su utilización en nuevos campos todavía por descubrir. 

Sea como sea, el Mindfulness es una técnica heredada de la milenaria tradición budista que llega a Occidente para ofrecer una alternativa que permita llevar un estilo de vida más consciente, donde se alivie el estrés y se desarrolle la unión entre el cuerpo y la mente. 

Por todo esto, en el día de hoy queremos hacer un repaso sobre todo lo que rodea al Mindfulness, apoyándonos en el conocimiento de los expertos de Centro Mindfulness Madrid para poder definir este recurso, conocer sus aplicaciones y darle a nuestros lectores algunas sencillas técnicas para que puedan iniciarse en esta práctica. 

¿Qué es el Mindfulness?

El Mindfulness, como ya vimos, se define básicamente como una manera de conseguir una atención plena en nuestro día a día, a través de la toma de consciencia sobre el tiempo presente, el aquí y el ahora. A través de una serie de técnicas y prácticas el Mindfulness se centra en ofrecer a quienes lo practican un método para observar sus propias experiencias, emociones y decisiones sin juzgarlas ni intentar cambiarlas.

Esto se convierte en un estupendo aliado para complementar otras terapias y mejorar ciertos problemas de salud mental o estados de ánimo. A través del autoconocimiento el Mindfulness nos enseña cómo funciona cada día nuestra mente y nuestro cuerpo y nos ayuda a crear un vínculo entre ellos para encontrar motivación y aceptación. 

El origen del Mindfulness

La historia del Mindfulness se remonta a la tradición budista que lleva practicándose en muchas partes de Asia desde hace miles de años. Es un concepto muy versátil y completo, que, desde esta perspectiva budista, puede referirse tanto a un método de meditación como a una forma de vivir la vida  y percibir el mundo y las emociones. 

En Occidente conocemos el Mindfulness desde hace relativamente poco, aproximadamente a partir de finales del siglo XIX, cuando los aristócratas europeos y americanos se empiezan a interesar por los conocimientos y las prácticas orientales de autoconocimiento.

Una vez que el Mindfulness llega a los países de América y Europa comienza una nueva era, donde se dedican este tipo de técnicas a aliviar males más propios de occidente, como el estrés o la ansiedad. 

¿Cómo se practica?

Hoy por hoy, nuestra concepción del Mindfulness nos permite practicar una de las muchas técnicas de meditación que existen para manejar el estrés y las emociones enfocadas en las necesidades de cada persona. Se puede practicar fácilmente, no necesita de ningún material y se puede llevar a cabo en un período corto de tiempo prácticamente en cualquier lugar. 

Para practicar el Mindfulness es necesario contar con una predisposición a ahondar en nuestros sentimientos, emociones  y decisiones, centrándonos en el momento presente y abriéndonos a aceptar todas las experiencias que hemos vivido. El punto más básico para la práctica del Mindfulness es, sin duda, la capacidad para dejarnos llevar por nuestras sensaciones, sin juzgarlas ni intentar cambiarlas, de la manera más natural posible. 

Por otra parte, también es muy importante tener claro que, una vez se haya comenzado a practicar el Mindfulness tendremos a nuestra disposición todo un mundo de experiencias y decisiones que podremos valorar, tanto si son positivas como si son negativas. 

En definitiva, la práctica del Mindfulness nos ayuda a tomar conciencia sobre nuestra propia vida, escogiendo todo tipo de acciones e intentando aprender de ellas lo máximo posible. 

Dos técnicas sencillas para iniciarse en el Mindfulness

Para practicar el Mindfulness podríamos decir que no hace falta nada más que tener predisposición. Es cierto que, desde aquí, os recomendamos siempre que acudáis a un centro certificado donde os puedan orientar y guiar, sin embargo, sí existen ciertas prácticas y técnicas que podemos aplicar sencillamente en nuestro día a día. 

Escucha activa

La escucha activa, en este caso, consiste en que dediquemos unos minutos de nuestro día a escuchar qué tipos de sonidos hay a nuestro alrededor. Para practicar esta técnica, basta con que nos sentemos en nuestro sofá, en la silla de la oficina o en un parque, para cerrar los ojos e ir escuchando e identificando cada uno de los sonidos que nos acompañan. 

Escaneo corporal

Para practicar el escaneo corporal, debemos colocarnos en una posición cómoda, tumbados o sentados, cerramos los ojos y comenzamos a tomar consciencia de cada parte de nuestro cuerpo. Comenzamos con una respiración profunda y vamos prestando atención a cada uno de los músculos y partes de nuestro cuerpo, desde la cabeza a los pies. 

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario