8 términos «intraducibles» para expresar sentimientos

A menudo nos vemos limitados por nuestro vocabulario. La experiencia subjetiva es tan única que los intentos de expresarla a la perfección no siempre tienen éxito. Piensa en todos los sentimientos y sensaciones que has experimentado en los últimos meses, y en cómo el lenguaje no puede captar sus matices.

El problema es que cuando no podemos llamar a algo por su nombre, nos cuesta entenderlo y recordarlo. Con el tiempo, los detalles de nuestras experiencias se desvanecen, dejándonos con recuerdos borrosos de momentos que etiquetamos con simples palabras como «feliz» o «triste». 

La buena noticia es que otras lenguas vienen en nuestra ayuda: aunque todos los idiomas tienen esta limitación cuando se los considera de forma aislada, colectivamente pueden suplir algunas de nuestras limitaciones en materia de comunicación. Casi todas las lenguas tienen palabras que no se encuentran en otras lenguas. En lingüística, esto se denomina términos «intraducibles».

Todas las lenguas «toman prestados» los términos que les faltan y los asimilan a su léxico, enriqueciendo así su propio vocabulario. Así es precisamente cómo evolucionan las lenguas. 

Esta es una lista de términos «intraducibles»:

Arbejdsglæde – Danés 

Literalmente «alegría del trabajo».

El placer o la satisfacción derivados del propio trabajo y de los resultados relacionados con la vida profesional.

Capoter – Francés de Quebec 

Literalmente «derrocar o descarrilar».

Puede utilizarse de forma positiva para expresar alegría o éxtasis, y también de forma negativa para implicar que uno se siente abrumado y/o perdido. De nuevo, aunque es un verbo, se puede adoptar también como sustantivo, por ejemplo: «¡Este nuevo trabajo es un auténtico capoter!».

Desasosiego – Español

Literalmente «agitación, malestar, ansiedad».

Estado en el que uno no puede encontrar comodidad en el cuerpo o la mente; vacío, inquietud, malestar. Por ejemplo, «2020 fue realmente un año de mucho desasosiego».

Eudaimonia – Griego

Literalmente «buen espíritu» o «buena conciencia».

Desarrollo psicológico, del carácter y posterior realización. Por ejemplo: «La felicidad no es sólo placer y satisfacción, sino que también implica cultivar la eudaimonía».

Feierabend – Alemán 

Literalmente, «fiesta nocturna».

El estado de ánimo optimista o relajado que puede darse al final de una jornada laboral (aunque también puede significar simplemente el final del día en sí, sin ninguna connotación festiva en particular). Como en: «Qué día ha sido, pero finalmente es Feierabend».

Firgun – Hebreo 

Literalmente «alegría empática sin rencor».

Orgullo y felicidad manifiesta por los éxitos de los demás. Aprovecha para celebrar los éxitos de tus compañeros. Por ejemplo, «Estoy lleno de firgun por ti».

Ikigai – Japonés

Literalmente «logro, valor, uso o beneficio de la vida»; esencialmente tener un propósito en la vida, y una razón de ser.

En relación con el trabajo, puede denotar esa zona del diagrama de Venn en la que existe una valiosa alineación entre (a) lo que se te da bien, (b) lo que disfrutas, (c) lo que el mundo necesita y (d) lo que el mundo puede realmente pagarte por hacer. Por ejemplo, «Mi ikigai es diferente de lo que hago para ganarme la vida».

Ubuntu – Zulú 

Literalmente «humanidad» o «yo soy porque tú eres».

Conexión, compasión y amabilidad basadas en la humanidad común; comprensión, cuidado y respeto mutuos.  Por ejemplo, «En última instancia, lo que importa es el ubuntu, y debemos comportarnos bien con los demás».

La razón por la que aprender idiomas es tan interesante y desafiante es que los idiomas no funcionan como los Legos. No se puede quitar una palabra y sustituirla por otra. A veces no hay ninguna pieza que se ajuste o haga justicia al sentimiento que hay detrás de un concepto. Las palabras de esta lista son un ejemplo de ello.

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario