Cómo reducir el estrés en el teletrabajo

Las condiciones de teletrabajo han demostrado una alta efectividad para contener la pandemia de COVID-19. Sin embargo, esta modalidad de trabajo también ha provocado un aumento en la tasa de profesionales con síndrome de burnout.

El distanciamiento físico, no separar las horas de trabajo de las de ocio, la incertidumbre y el miedo a perder el empleo son algunas de las causas que han disparado los casos de estrés en ámbito laboral.

El estrés en el trabajo es una realidad que afecta al 40% de la sociedad, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). En ese sentido, el síndrome de burnout, caracterizado por la cronificación del estrés laboral, es un problema que se ha acentuado aún más con la situación pandémica actual.

Por ello, numerosos expertos en Psicología del Trabajo han señalado este incremento a raíz de las condiciones sanitarias y labores que existen en la actualidad.

El síndrome de burnout: qué es y cómo reconocerlo

El síndrome de burnout, también conocido como “síndrome del trabajador quemado” es un proceso en el que el profesional desarrolla una reacción psicológica negativa hacia sus tareas y funciones, caracterizada por una pérdida de interés progresiva en sus tareas, y que se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental prolongado en el tiempo.

Así, el estrés laboral se cronifica, llegando a afectar a la autoestima del propio trabajador.

Es importante que el propio profesional reconozca los síntomas de esta situación. En general, esta condición se manifiesta a través de signos emocionales, como ansiedad, tristeza e irritabilidad, y físicos, entre los que se encuentran el dolor y la fatiga.

No obstante, el trabajador también puede llegar a experimentar alteraciones en el comportamiento (sueño deficiente, apatía y sentimiento de aislamiento, entre otras).

Si bien el teletrabajo cuenta con numerosas ventajas para los profesionales, la realidad es que existen ciertas particularidades negativas que afectan al estrés de la persona.

Entre las desventajas de esta modalidad laboral se encuentran el aislamiento, la desvinculación emocional del empleado con la compañía, dificultad para trabajar en equipo, descenso de productividad, el síndrome “siempre trabajando” y una mala ergonomía.

5 pasos para reducir el estrés en el teletrabajo

Trabajar de forma remota nos hace sentir agotados. No obstante, al contrario de lo que podríamos llegar a pensar, la causa del agotamiento no es solo la carga de trabajo o las horas extraordinarias, sino también un problema cultural que se ha acentuado con las restricciones para combatir la COVID-19.

Por ello, como profesionales debemos aprender a identificar los signos y síntomas del síndrome de burnout y acudir a un profesional. Asimismo, diversos expertos en psicología laboral han identificado ciertas pautas que nos pueden ayudar a gestionar el teletrabajo de una forma equilibrada.

1. Sé fiel a tu horario de trabajo

Es fundamental establecer límites claros en los horarios laborales. En general, las personas que se encuentran trabajando de forma remota tienen una tendencia a dedicar más tiempo del habitual a la jornada laboral.

Por ello, es importante que acotemos nuestras tareas al tiempo habitual que dedicaríamos de manera presencial. Esta franja de tiempo puede variar por algunos minutos o una hora, ya que existen ciertos factores en el hogar que pueden interrumpir esporádicamente el desempeño profesional, pero no es recomendable prolongar la jornada en exceso.

2. Tómate un tiempo para descansar

Generalmente, la comodidad del hogar nos invita a no ser estrictos en cuanto al tiempo de descanso. La cercanía al equipo y la necesidad constante de adelantar trabajo son factores que fomentan esta “necesidad” de continuar trabajando, aunque nos haya sobrado tiempo.

Es conveniente no dejarse llevar por este sentimiento y ser fieles a este momento de desconexión. Nos ayudará a relajarnos, evadirnos y a continuar la jornada de forma más productiva. De lo contrario, es probable que nuestra productividad se vea mermada a consecuencia de la fatiga y el agotamiento.

3. Construye un sistema de apoyo

Las relaciones sociales en el ámbito laboral son un factor clave en nuestro bienestar. Es habitual compartir nuestros problemas con los compañeros e incluso pedirles ayuda. Sin embargo, en condiciones de teletrabajo nos encontramos asilados y sin este apoyo que es fundamental.

Por ello, es importante mantener este proceso de socialización, aunque sea utilizando otras vías como las redes sociales, los grupos de WhatsApp o las llamadas telefónicas, así como construir un nuevo sistema de apoyo a través de nuestro entorno más cercano.

4. Conéctate para un café virtual

En línea con los puntos anteriores, es importante respetar nuestros tiempos de descanso y mantener las relaciones sociales con los demás compañeros.

Así, cada vez son más las empresas que apuestan por fomentar estos vínculos entre empleados. FreshBooks ha sido pionera en esta medida, asignando a personas de diferentes departamentos para reunirse y tomarse un café virtual, fortaleciendo los vínculos y la seguridad psicológica.

5. Realiza ejercicios de respiración profunda y meditación

Los ejercicios de meditación y relajación pueden ayudarnos de manera considerable para sobrellevar el trabajo de forma remota. Las investigaciones sugieren que el descanso y la relajación son el mejor antídoto para el agotamiento. Incluso podemos emplear el tiempo que antes dedicábamos para desplazarnos a nuestro lugar de trabajo para realizar estos ejercicios y sentirnos recargados.

Una investigación realizada por Microsoft muestra que el 30% de los trabajadores se sienten más agotados a raíz de las condiciones de trabajo en el contexto pandémico. De hecho, los mensajes de chat fuera del horario laboral se han incrementado en un 69%.

Por ello, es fundamental que sigas estas pautas para tratar de reducir el estrés. Es importante controlar el tiempo que pasamos frente a la pantalla, analizarnos y aprender a identificar nuestros excesos.

Además, las condiciones de teletrabajo se han normalizado y es probable que muchas empresas las mantengan aún en tiempos post COVID; una razón más para aprender a gestionar el trabajo a distancia de una manera saludable.

Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario