Los beneficios de la actividad al aire libre para la salud mental

Con la pandemia ocasionada por el coronavirus, han sido muchas las personas que han aumentado sus niveles de estrés y ansiedad. Además, también han crecido en los últimos meses las cifras de depresión, lo que refleja una deterioración generalizada de la salud mental de la población.

Así, contra este estado de pesimismo y desolación, las actividades al aire libre pueden suponer, literalmente, un respiro a la carga mental que arrastramos desde hace meses. Por este motivo, lo más aconsejable es equiparse con ropa de deporte y salir de casa a disfrutar del medio natural.

Beneficios de la actividad al aire libre para la salud mental

Un estudio elaborado por la Universidad de Utah en Salt Lake City relaciona la realización de actividades al aire libre con la mejora sustancial de la salud mental. Además, actualmente, es numerosa la literatura científica que establece nexos entre una buena salud mental y la ejecución de actividades al aire libre en contacto con la naturaleza.

De este modo, el estudio señalado encontró un buen número de referencias bibliográficas en este sentido, pero no fue capaz de localizar ni un solo estudio o publicación que relacionase un empeoramiento de la salud mental y el ejercicio físico al aire libre.

Así, entre los principales beneficios de las actividades al aire libre para la salud mental se encuentran, entre otros, la reducción de los niveles de estrés y la ansiedad, así como un mayor afecto positivo o un estado de ánimo elevado.

En este sentido, en el estudio señalado se habla explícitamente de “curación psicológica”, “mayor sensación de bienestar” y “restauración”. De esta forma, ha sido demostrado que la realización de actividades en la naturaleza supone una mejora en cuanto al bienestar personal en general, mejorando también aspectos como la resiliencia y la cognición, entre otros.

Zonas Verdes y Campos

Otros dos estudios realizados por universidades estadounidenses arrojan resultados igualmente alentadores. En primer lugar, podemos encontrar una investigación realizada en la década de los 80 que demostró los efectos positivos de las zonas verdes en el bienestar psicológico de las personas.

De esta manera, este estudio consistía en el sometimiento de un grupo de voluntarios a un estresante viaje virtual en coche para, posteriormente, enviar a la mitad del grupo a dar un paseo por una zona verde y ordenar a la otra mitad esperar en el edificio donde se encontraban.

Así, se demostró que la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la tensión muscular de las personas que habían salido a dar un paseo se había reducido significativamente en comparación con las personas que habían permanecido en el interior del edificio.

Asimismo, una investigación realizada por la Universidad de Míchigan estableció vínculos entre equilibrio emocional y paseos por el campo. De este modo, se demostró que caminar por la naturaleza repercute en el bienestar personal de los individuos.

Así, a partir de este estudio, bautizado como Walking for Health, 2.000 voluntarios se dividieron en dos grupos, de los cuales uno debía pasear por el campo y el otro no hacerlo.

La prueba se realizó durante tres meses. Una vez finalizado el período de investigación, se comprobó que el primer grupo mostraba unos niveles más bajos de depresión y sensación de estrés, así como un mejor estado de ánimo.

Además, los resultados fueron especialmente positivos en los casos de personas que habían experimentado recientemente un suceso doloroso como, por ejemplo, un divorcio o la muerte de un ser querido.

Los espacios naturales son terapéuticos

En un momento de gran estrés psicológico como el actual, marcado por el coronavirus, no hay nada mejor que intentar dejar de lado las preocupaciones del día a día a través del contacto con la naturaleza y la realización de actividades al aire libre.

En cualquier caso, dada la situación de emergencia sanitaria, será conveniente seguir algunas indicaciones para reducir las posibilidades de contagio. En este sentido, es aconsejable evitar cualquier tipo de aglomeración, sea en un espacio abierto o cerrado, y respetar en todo momento la distancia de seguridad de dos metros.

Con todo, es importante destacar que la mayor parte de las actividades que se pueden realizar al aire libre son seguras si contamos con el equipamiento adecuado. Caminar, correr o hacer senderismo solo son algunas de ellas, ya que también podemos optar por patinar o andar en bicicleta, por ejemplo.

Igualmente, otras actividades oportunas para realizar al aire libre en tiempos de coronavirus son la pesca, el golf, la escalada o la navegación. En este sentido, las posibilidades son múltiples, ya que podemos navegar tanto en kayak como en canoa o barco. Además, siempre existe la posibilidad de animarse con el buceo.

Asimismo, también podemos patinar sobre hielo, esquiar, andar en trineo o practicar snowboard; aunque, sin duda, estos deportes solo son aptos para los amantes de las bajas temperaturas. Finalmente, otra buena alternativa se basa en la participación en clases grupales al aire libre o en la realización de ejercicio siguiendo algún aula virtual.  

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario