Cómo superar la ludopatía (adicción al juego)

El número de adictos al juego ha aumentado significativamente durante los últimos años. La única forma de  poder salir adelante es pedir ayuda a tiempo para superar la adicción.

¿En qué consiste la ludopatía?

La ludopatía es una enfermedad de carácter psicológico que consiste en una alteración progresiva del comportamiento por la que el individuo siente una incontrolable necesidad de jugar y apostar, menospreciando cualquier consecuencia negativa.

Está reconocida como enfermedad  por la Organización Mundial de la Salud y por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Aunque anteriormente había sido clasificada como un trastorno del control de los impulsos, posteriormente ha sido definida  y tratada como una adicción sin sustancia, e incluida finalmente dentro de la categoría de “Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos”.

Desde Centro Elphis, clínica de desintoxicación Madrid, afirman que la ludopatía es uno de los trastornos que más ha cambiado en los últimos años debido principalmente al avance de las nuevas tecnologías.

Esta adicción patológica afecta de una forma severamente negativa en la vida de la persona que la padece. El individuo siente un deseo irrefrenable de seguir apostando  a pesar de las consecuencias que ello conlleva.

En este sentido, apostar significa incluso  estar dispuesto a arriesgar algo que valoras con la esperanza de recibir algo de un supuesto valor mayor a cambio. Algunas personas pueden caer en el error de catalogar esta enfermedad como un vicio, pero la realidad es que debemos afrontarlo como algo muy serio ya que incluso podría llevar a ideas o patologías graves como el intento de suicidio y por ello es necesario insistir en la ayuda de un profesional de la salud.

Principales causas de la ludopatía

El enmascaramiento de las apuestas o juegos de azar, puede estimular los sistemas cerebrales de recompensa, al igual que las drogas o el alcohol. El ludópata apuesta una y otra vez. Los juegos de azar seducen desde el primer momento, creándose una “falsa promesa” de poder alcanzar una vida fácil, pero pasado un tiempo, todo aquello que tenías te lo arrebata, bienes y afectos, convirtiéndose el “enfermo” en un esclavo del juego.

En ocasiones es difícil comprender cuál es la principal causa que lleva a una persona a apostar de manera tan compulsiva, pero sí es cierto que la persona que sufre esta patología encuentra en el juego y las apuestas una salida a un problema que quizás esté atravesando; existe un plus de adrenalina, por lo que jugar se convierte en algo más que mera diversión.

Detrás de esta patología puede hallarse un trastorno que no ha sido superado, como puede ser la pérdida de un ser querido, la soledad, un desengaño amoroso, o puede ser una combinación de factores biológicos, genéticos y ambientales.

Todo ello, sumado a la gran oferta que existe actualmente en apuestas fáciles y al alcance de todos, puede producir, si no se controla a tiempo, una auténtica bomba psicológica, donde el ludópata piensa que aquello que le produce un “bienestar momentáneo”, va a ser la salvación a sus problemas.

Generalmente, la ludopatía es más frecuente en personas jóvenes e igualmente resulta más frecuente la ludopatía en hombres que en mujeres, las cuales por lo general empiezan a jugar más tarde en la vida pero sin embargo, pueden volverse adictas con mayor rapidez que los hombres.

Los amigos y familiares con problemas de adicción al juego, hacen más probable que la persona tenga más probabilidades de caer en la misma adicción, aunque ser una persona  inquieta, que se aburre fácilmente, impulsiva o adicta al trabajo, también puede inducir con mayor facilidad al juego compulsivo.

Síntomas de la ludopatía

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales describe los siguientes criterios para diagnosticar la conducta de un jugador patológico, considerando suficiente la coincidencia con cinco de ellos para determinar la existencia de un comportamiento compulsivo:

  1. Preocupación.El sujeto tiene pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego, ya sean presentes, pasadas o producto de la fantasía.
  2. Tolerancia.Requiere apuestas mayores o más frecuentes para experimentar la misma emoción.
  3. Abstinencia.Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir la actividad lúdica.
  4. 4. Evasión.Juega para mejorar su estado de ánimo o evadirse de los problemas.
  5. 5. Revancha.Intenta recuperar las pérdidas del juego con el mismo juego.
  6. 6. Mentiras.No dice la verdad sobre el dinero y tiempo que destina en bingos, casinos, casas de apuestas, etc.
  7. Pérdida del control.Aunque se propone dejarlo, no puede dejar de hacerlo.
  8. Actos ilegales.La persona ha violado la ley para obtener dinero para apostar.
  9. Arriesgar relaciones significativas.A pesar de que se aísla y tiene conflictos con seres queridos, no puede parar.
  10. Recurso a ajenos.La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego.

Consecuencias de la adicción al juego

La adicción al juego puede ocasionar profundas consecuencias en la vida, como pueden ser:

  • Problemas económicos (bancarrota).
  • Pérdida de empleo.
  • Problemas en las relaciones, tanto familiares, como conyugales o amistosas.
  • Deterioro o mal estado de salud general.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.

Sí se puede vencer la ludopatía

Lo fundamental para salir de la adicción es entender que es una enfermedad. Para dejar atrás esta enfermedad, es imprescindible aceptarlo y necesario querer salir de ello. Algunos consejos para vencer la adicción al juego pueden ser:

Evita pasar cerca de casas de apuestas, casinos, bingos o cualquier fuente de juego donde se apueste. Estar cerca de los mismos significa que, probablemente, termines ingresando de nuevo y volver hacia atrás. Puedes pedir a los lugares que sueles frecuentar que te nieguen la entrada.

Evita el juego online. El ordenador o las nuevas tecnologías pueden ser nuestro mayor enemigo para continuar enganchado a las apuestas online. Terminarás sumando deudas a tu tarjeta de crédito o a la de tus allegados. Puedes consultar a un especialista para que te bloquee el acceso a esta clase de páginas web.

Descarta conductas que te conducen a jugar. Puede ser que si bebes, esto te lleve inevitablemente al juego, por lo que evita todo aquello que sabes terminará haciéndote daño.

Evita las malas compañías. Comunica a aquellas personas con las que sueles acabar jugando que tienes un problema y hazles saber que no puedes verlos más.

Toma conciencia de cómo consigues dinero. Sé consciente del daño que te estás haciendo a ti mismo y a todos los que te rodean. Pedir dinero prestado o robar tan sólo aumentará más tu problema.

Planifica actividades diferentes de ocio saludables que no tengan que ver con el juego. Realiza otras actividades que no sueles hacer y comienza a pasar más tiempo con las personas que te quieren, hacer deporte o continuar con alguna actividad que dejaste de lado cuando comenzaste a apostar.

Deja de mentir y pide ayuda. Todo jugador se miente a sí mismo. Reconoce el problema que te lleva a mentir constantemente a los demás y acepta que es el momento para pedir ayuda a tus familiares y amigos; ellos te darán su apoyo para que puedas salir adelante del infierno donde te hallas metido.

Para salir de la ludopatía o de los juegos y apuestas, el primer paso es reconocer y aceptar que tienes un problema. Requiere de fuerza y de valor para hacerlo, sobre todo cuando has perdido una gran cantidad de dinero y relaciones por el camino, pero es el paso necesario para dejar atrás todo lo que te está haciendo daño.

Existen organizaciones especializadas en ayudar a personas que tienen problemas con el juego. Pedir ayuda profesional no quiere decir que seas débil o que no puedes controlar tus problemas, sino que eres lo suficientemente inteligente y responsable como para darte cuenta que necesitas ayuda. Y recuerda repetirte a ti mismo: “Yo soy capaz de salir de esto”. Sin duda, si quieres y con ayuda, lo conseguirás.

Natalia Céspedes Arjona
Terapeuta en Psicología Integrativa y conductora en procesos emocionales.

Deja un comentario