Ergofobia: Causas y características del miedo al trabajo

Todos en alguna ocasión hemos sentido la tentación de no acudir al trabajo, de no querer ir, de quedarnos en casa… y en la mayoría de las personas esta situación no ha pasado de ahí.

Como mucho alguno que otro ha llamado a su medico para pedir la baja, o se ha pedido algún tipo de permiso retribuido o uno de los llamados “días de asuntos propios”.

Sin embargo, existen personas que quieren quedarse en casa todos los días, y no es por pereza sino por fobia. Estas personas padecen “Ergofobia” o miedo a su lugar de trabajo. ¿pero por qué lo padecen? Vamos a verlo a continuación

¿Qué es la ergofobia?

La Ergofobia, es un tipo de fobia que como su propio nombre indica (ergon es trabajo en griego y phobos miedo) consiste en un miedo irracional y descontrolado a su lugar de trabajo.

Este miedo, como puedes imaginar, es muy incapacitante ya que no te permite trabajar, ni ganarte la vida.

Síntomas de la Ergofobia

Los síntomas mas comunes que experimentan las personas que padecen Ergofobia son:

  1. Aumento de la frecuencia cardiaca al pensar en el lugar de trabajo.
  2. Sensación de ahogo
  3. Exceso de sudoración
  4. Sequedad en la boca
  5. Ataques de pánico
  6. Malestar estomacal
  7. Dolor de cabeza
  8. Tensión muscular
  9. Sensación de irrealidad
  10. Angustia
  11. Dificultades de concentración
  12. Manifestación de conductas evitativas con el trabajo

Como podemos ver, estos síntomas no difieren en exceso del resto de trastornos fóbicos.

Aparte, las personas que padecen Ergofobia sufren de incomprensión por quienes les rodean, ya que pueden pensar que son unos “vagos” que no quieren trabajar y que solo quieren vivir de una “paguita”, cuando realmente están enfermos y necesitan atención medico-psicológica para superar su problema.

¿Cuales son las causas del desarrollo de la ergofobia?

Aunque las causas de inicio de esta fobia pueden ser muy variadas, mayoritariamente se inicia después de haber sufrido una experiencia traumática en el trabajo, que hace que mediante condicionamiento clásico la persona convierta su lugar de trabajo en un lugar hostil al que no quiere acudir por miedo a que le ocurra algo malo.

Como experiencias traumáticas podemos definir posibles atentados, incendios, catástrofes… pero también el haber sufrido mobbing o que la persona en cuestión tenga rasgos ansiógenos de la personalidad.

El condicionamiento clásico que puede ocasionar la ergofobia es un mecanismo de asociación muy simple que fue descubierto por el nobel de fisiología Ivan Pavlov.

El mecanismo, que es uno de los principios básicos del aprendizaje consiste en asociar un estímulo (inicialmente neutro como podría ser un lugar de trabajo) con un hecho (en este caso traumático) en base a la ocurrencia de estos seguidos durante algunas ocasiones.  Esto hace que el estimulo que inicialmente era neutro se vuelva traumático.

Tratamiento para la fobia al trabajo

En cuanto al tratamiento de la Ergofobia, no difiere mucho del tratamiento que se aplica frente a otras patologías. Es necesario que la persona que la padece admita que la tiene, que es un problema para ella y que quiere superarlo.

Pero esto no siempre es así, y muchos sujetos con Ergofobia no reconocen que ésta es un problema para ellos y no buscan ayuda, además si estas personas la reciben no la aprovechan correctamente. Por ello, es indispensable como primer paso reconocer el problema.

Estos trastornos, suelen tratarse y responder bastante bien a las técnicas cognitivo-conductuales como exposición gradual con técnicas de prevención de respuesta en entornos laborales

Esta exposición se puede combinar con simulaciones virtuales de entornos de trabajo.  Adicionalmente, la práctica de mindfulness puede ayudar bastante a relajar a la persona y mantener un estado de relajación en el cuerpo a la hora de enfrentarse a estos estímulos fóbicos. Además, en algunos casos extremos se acompaña de fármacos prescritos por el médico.

Por lo que, como hemos visto, la Ergofobia es una patología psicológica que puede ser bastante incapacitante para la persona por la incapacidad para trabajar que le ocasiona.

Por esta razón, favorecer en la medida de lo posible que pueda seguir trabajando mediante teletrabajo sin acudir presencialmente a su puesto, puede ser muy reconfortante para ella mientras se recupera de este trastorno. Así mismo, la comprensión por parte de su círculo más cercano también es muy importante para que la persona comience a recuperarse.

Ricardo Villar
Ricardo Villar
Psicólogo colegiado y Técnico superior en prevención de riesgos laborales. Especialista en terapia breve centrada en soluciones, mobbing y prevención de riesgos psicosociales.

Deja un comentario