Y la llamaron anorexia: Historia de un trastorno alimentario

anorexia

Cuenta la leyenda que Catalina de Siena pudo ser el primer caso documentado de anorexia nerviosa. Rondaba el siglo XIV, cuando a esta enfermedad se la denominaba ‘Anorexia Santa’.

La joven fallecía a los 28 años, dos años después de dejar de comer voluntariamente. Catalina logró así evitar que su padre la casara y consiguió ingresar en la orden de las dominicas, aunque con la mitad de peso.

En aquella época y durante la Edad Media, las religiosas eran un gran ejemplo para muchas otras mujeres. Gracias al ayuno conseguían que se les retirara el período y con ello demostrar que el espíritu estaba por encima de la carne.

Pero no fue hasta 300 años más tarde cuando se descubrió la anorexia, tal como la conocemos. Una enfermedad que diagnosticó el médico inglés Richard Morton a dos pacientes que se negaban a comer. ‘Consumición nerviosa’, la llamó.

Otros trescientos años fueron necesarios para que el término anorexia se acuñara definitivamente. Fue el Doctor Gordon, hace sólo 26 años,  el primero que usó esta palabra prestada de la terminología griega  (an-: negación y –orexis: apetito, hambre o deseo).

La anorexia del siglo XXI en cifras

Desde entonces, miles de casos se han diagnosticado y tratado en las consultas médicas de todo el mundo. De hecho, se calcula que la anorexia afectaría entre el 0.5 y el 3% de la población adolescente mundial y al 1,5% de las mujeres entre 16 y 40 años.

A pesar de que actualmente en torno al 55% de enfermos logran curarse, el tiempo no ha jugado a favor de la enfermedad. Hoy en día, la anorexia está considerada uno de los trastornos mentales con mayor mortalidad (3-5%) y la tercera enfermedad crónica en la población de 15 a 29 años, con una tasa de cronificación del 25%.

¿Por qué hablo de anorexia?

No soy historiadora, ni médico, ni psicóloga. Tampoco los datos que cuento los he descubierto yo. Nada desvelo entonces que no se encuentre entre manuales o en la red.

Y ¿entonces? Mejor, me presento:

Me llamo M. Ángeles Pastor, tengo 43 años y soy periodista. No entiendo de estadísticas, ni de psiquiatría. Pero sí puedo hablar de esta enfermedad en primera persona (por suerte).

Durante más de 20 años he sufrido un trastorno alimentario. Anorexia, para ser más precisa. Empecé a los 15 y creo que logré terminar con ella a los 39 años (hace 4).

He vivido junto a una enfermedad mental que me ha quitado todo y me ha causado dolor, mucho. A la vez, me ha hecho crecer y madurar, hasta decir basta.

¿Por qué contarlo? ¿Mejor callar?

Como en la mayoría de los casos, he pasado años silenciando mi problema. Básicamente por vergüenza. Hasta que una decide contar al mundo, en contra de algunas opiniones,  que esta enfermedad no se escoge.

Compartir experiencias torna la enfermedad en algo más compresible, más accesible y con menos tabús. Silenciar es dar pábulo a un trastorno que muere cuanto más se airea y más se expone a la luz.

No ser cómplice, no vivirlo como una lacra, demostrar que es posible salir y aprender, es mi objetivo. Y en lo más alto de mis deseos: la ilusión que mis palabras puedan ayudar a quien pase por esto. De cerca o lejos, no importa.

Todo aquello que inquieta a una persona enferma, en tratamiento o ya recuperada es lo que plasmo negro sobre blanco, en cada uno de mis artículos.

No perder de vista una enfermedad que lo puede arrancar todo y ponerle límites a diario es lo que impulsa a contar y no callar.

Quizás lo mismo que hubieran deseado muchas de aquellas personas que en plena Edad Media tropezaron con un trastorno que no entendieron y sufrieron en silencio, hasta morir.

Photo Credit: Manzana anorexia via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Mariangels Pastor
Madre. Periodista. Recuperada de anorexia tras 20 años de trastorno y autora del blog www.superaranorexia.com

Comentarios

  1. maría dice

    Hola María Ángeles. Soy María Casas, periodista y escritora. También yo padecí el infierno de los trastornos de alimentación, logrando recuperarme como tú, muchos, muchísimos años después. Hoy día, me he especializado en este campo e imparto conferencias en México y España, mi país natal a fin de orientar, informar y abogar por la detección precoz de estas terribles enfermedades. Me encantaría contactar contigo mi Twitter es Maria_autora y mi Facebook es “Niños Perdidos”.
    Gracias por sumarte a esta lucha. Ojalá algún día no muy lejano se conozcan estas enfermedades fuera del morbo y de los mitos, porque desgraciadamente y creo que coincidirás conmigo, aún llama más la atención el morbo que la enfermedad en sí. Un fuerte abrazo y gracias por compartir tu vivencia para ayudar a otr@s.

    • Mariangels Pastor dice

      Hola María, gracias por leerme y por lo enormes ánimos! Agradezco profundamente tus palabras y te felicito por lo valiente que eres dando charlas sobre este tema. A partir de ahora, si quieres, me puedes seguir por aquí, o bien el blog en el que también cuento mi experiencia: http://www.superaranorexia.com
      Gracias por estar y beso enorme!

  2. ailen dice

    Hola me llamo Ailen actualmente tengo 17 años. A los 6 años me han diagnosticaron principios de anorexia. Y hace 4 años que caí en un anorexia seguida de una gran depresión de la cual no se salir, ya que pasan los días y yo estoy más negada a comer o mejor dicho no puedo volver a comer. Mi famila ignora mi problema ñ, yo estoy sola.
    Estoy en tratamientos psicológicos y con un nutricionista, mi peso no es el indicado y estoy al borde de una internación.
    No quiero lastima… Simplemente quiero que me escuchen, ya que para mi no es fácil vivir así hace 4 años

    • ailen dice

      Sinceramente me gusto mucho pero mucho lo que has escrito !!!!.
      Hacen falta mas personas como vos… Para dar un poco de esperanzas a personas como yo

    • Mariangels Pastor dice

      Hola Ailen, gracias por contarme que te gustó el artículo y también por compartir tu historia conmigo.
      Si te sirve, no me das lastima… me coloco en tu lugar y siento dolor e impotencia porque años ha viví ese mismo dolor y la misma impotencia.
      Es un camino duro, largo y difícil para el que necesitas donde agarrarte.
      Aquí estaré con mis artículos y mi experiencia personal. Espero servirte de ayuda.

      Animo, valiente!

  3. Noemí dice

    21 años TCAs: Con 40, sigo sin recuperarme y por descontado mucho peo tanto física como psíquicamente que es donde me explayo.

    Me ha gustado lo que has escrito pero ,más tu fuerza y valentía para hablar de el vicio que consideran éste tipo de enfermedades.

    Si es posible agradecería ponerme en contacto contigo, y si lo consideras oportuno, tienes mi email, donde estaré encantada de saber de ti. Feliz domingo y ENHORABUENA por superarte. Saludos

    • Mariangels Pastor dice

      Noemí, gracias por tu lectura y dedicación. Es tan valiente decir que esto es una enfermedad, como que no se trata de un capricho. Y es así como se tiene que reconocer: como una enfermedad no escogida por uno.
      También es valiente reconocer que uno sigue ahí…es lo que te permitirá salir adelante algún día. Cuando sea tan insostenible que ya no puedas más.
      Te deseo toda la fuerza y la suerte del mundo.

      Mariangels Pastor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *