5 ejercicios diferentes para mejorar tu relación de pareja

relación de pareja

Las relaciones de pareja: no hay nada que nos haga más felices pero que a la vez nos haga sufrir tanto si las cosas no funcionan como debieran.

Como en muchos otros aspectos de la vida aquí también conviene “prevenir” antes que curar, pero la verdad es que no nacemos con un manual de instrucciones en lo que a relaciones afectivas se refiere y en el colegio no hay una asignatura que nos enseñe “Cómo construir una relación de pareja feliz”.

Así que casi siempre acabamos guiándonos por aquellos patrones que hemos visto en nuestros padres, en nuestros amigos y personas cercanas, y también en las series y películas que nos “enseñan” sobre cómo deben ser o no ser las relaciones.

La mala noticia es que muchas de esas cosas son estereotipos, creencias limitantes o cualquier otro tipo de proyecciones ideales que muchas veces no tienen nada que ver con la realidad, con el día a día de una relación.

Pero la parte buena es que podemos identificarlas y corregirlas, sin importar el momento en el que estemos.

Como psiquiatra y terapeuta de pareja llevo muchos años atendiendo a personas con dificultades en su relación y puedo decir que aun me sorprendo: hace apenas unos días me consultaba Juan un hombre de 80 años que quería arreglar algunas cosas con su segunda esposa.

“Doctor: algunos problemas con mis hijos están interfiriendo en nuestra relación. Necesitamos que nos eche una mano”

Me hice fan de este hombre en ese mismo momento.

Así que si Juan, a sus 80 años viene a pedir ayuda y se esfuerza en mejorar las cosas con su pareja, ninguno de nosotros tenemos excusa para no hacerlo, en cualquier momento y por difíciles que estén las cosas.

He escrito y escribo muchas cosas sobre este tema pero lo que te traigo hoy son 5 ejercicios “diferentes” a los habituales (y fáciles de hacer), que te van a ayudar a mejorar tu relación y a prevenir problemas para el futuro.

Recuerda que a veces pequeños cambios, pueden tener efectos sorprendentes…

Aquí las tienes:

1- Ordena tu “nido”

El estado en que está tu hogar, refleja el estado de tu pareja. Mira a tu alrededor. ¿Tu entorno está ordenado, limpio, equilibrado? ¿Es agradable, está bien repartido? ¿O por el contrario es caótico, desordenado, sucio?

Dedica un tiempo a ordenar y cuidar tu casa. De la misma manera que tú influyes en ella, si la vuelves hermosa, ella te devolverá el esfuerzo y se reflejará en tu relación…

2- Abrázate a diario

Los abrazos aportan muchísimas cosas positivas para nuestro bienestar y entre otras cosas liberan oxitocina, la hormona del apego. Si hace tiempo que no te abrazas con tu pareja, esfuérzate en recuperar este fantástico hábito.

Cada vez que te despidas o te reencuentres después de la jornada de trabajo, nada mejor que un abrazo cálido y sentido. ¿Que no te sale muy natural? No importa, es solo al principio. Practica a diario y verás que en poco tiempo ¡no lo podrás dejar!

3- Escribe una carta

Sí. Escribe una carta a tu pareja. Pero no un email, sino con papel y bolígrafo, como antes. La escritura a mano se conecta más directamente con el corazón.

¿Que sobre qué tienes que escribir? Sobre lo que tú quieras. Puedes hablar de algo importante, de cosas pequeñas, de algo que te molestó y querías decir, de eso que te gusta mucho, o de todo ello a la vez.

Deja que tu mano y tu corazón te guíen. Toma uno minutos de tranquilidad, empieza por cualquier sitio y tan solo déjate llevar… Después un bonito sobre con el nombre de tu pareja, hará el resto.

4- Haz el amor sin prisa

Sin expectativas… y sin penetración: Según pasa el tiempo las relaciones sexuales van perdiendo inevitablemente la fogosidad y la pasión inicial (esto es algo normal), pero también pueden verse afectadas por la rutina y cierta simplificación.

Te planteo recuperar la riqueza en tus relaciones sexuales y la capacidad de todo tu cuerpo (y no solo los genitales) para dar y recibir placer.

Para ello nada mejor que planificar en tu agenda un tiempo tranquilo junto tu pareja. Será momento de hacer el amor sin ninguna prisa, sin tener que buscar el orgasmo como única finalidad. Tan solo disfrutando el uno del otro y con una sola condición: por una vez no estará permitida la penetración.

¿Qué se puede hacer? Muy fácil. Deja que tu imaginación y tu cuerpo te vayan guiando.

5- Haz planes separados

Quizá en tu relación esto es algo habitual, pero muchas parejas se ven de alguna manera “obligadas” a hacer todo juntos. Si no es así y parece que nos queremos menos, o que estamos enfadados…

Nada más lejos de la realidad. De vez en cuando es muy positivo que hagas un plan distinto al de tu pareja.

Es el momento ideal para quedar a cenar con esas amigas o amigos a los que ves menos, acudir a un concierto de ese grupo que tu pareja no aguanta o pasar la tarde jugando al tenis y luego tomar unas cañas, sin estar pensando donde estará mi pareja, si se va a molestar, o que esto que estoy haciendo está mal.

Prográmalo para que tu pareja también pueda aprovechar para hacer lo mismo.

Un ejemplo: mi novia está con su hermana y sus sobrinos en la piscina en este primer y calurosísimo día de verano en Madrid, y yo me quedo en casa fresquito escribiéndote este post y dándome un atracón con la quinta temporada de Juego de Tronos… 🙂

5+1 Y un extra que yo llamo “Las 10 cosas que me encantan de ti”

Se trata de escribir una lista con las 10 cosas que más te gustan de tu pareja.

Si quieres saber más de cómo hacer esta tarea y porqué es tan potente, tienes toda la descripción en este post que escribí hace un tiempo

Y nada más por hoy. Deseo que haya gustado el post. Si es así no dudes en compartirlo.

Te mando un fuerte abrazo y nos vemos en el próximo post.

¡Feliz semana!

Photo Credit: Relación de pareja via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Psiquiatra y psicoterapeuta. Dirijo www.menteenpositivo.com donde comparto ideas prácticas sobre psicología y desarrollo personal y ofrezco consulta y terapia online por todo el mundo.

Comentarios

  1. suly funez dice

    agradezco que tome el tiempo de orientarnos estoy buscando ayuda para salvar mi matrimonio y comenzare con los ejercicios.esperando poder hayar un terapeuta aqui en mi localidad.

  2. Rosa Ester dice

    Recoger el nido me trajo a la memoria lo bien que mi esposo y yo lo.pasábamos cuando haciemos limpieza a fondo los dos juntos. A él.le encantaba padar la aspiradora y yo iba detrás suyo ordenando el nido. Hace tres años que murió y hoy “sufro” cuando tengo que pasar la aspiradora, porque él ya no está en el nido.

  3. ALFREDO KURI CANO dice

    Me gustaron la propuesta de los cinco ejercicios, coincido en las sugerencias que yo les he planteado a mis pacientes que acuden a psicoterapia individual o de pareja. FELICIDADES IÑAKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *