Desarrollo Personal: el secreto para ser tu mejor versión

desarrollo personal

Lo recuerdo como si fuese ayer, me encontraba en uno de mis procesos de cambio, buscando información sobre las formas más efectivas para modificar mis comportamientos, actitudes y hábitos para que me condujesen a una versión más mejorada de mí mismo, más optimizada y de la que me sintiese más orgulloso.

Para aquel entonces di con un concepto que algunos autores sugerían para crear cambios espectaculares en tu persona. Parecía muy simple y además iba muy en consonancia con mi personalidad.

La recomendación era:

“Lee un libro a la semana y al año habrás leído 52 libros. Si lees 52 libros sobre desarrollo personal, al final del año serás otra persona totalmente diferente. Transformada.”

La verdad que para mí tenía una lógica aplastante. Me sedujo tanto la idea de bombardear a mi mente para afectar a mi comportamiento, que lo apliqué a raja tabla, impregnándome del conocimiento de científicos, coaches, psicólogos y autores que trataban temas diferentes sobre el desarrollo personal del ser humano.

Me monte una escuela de desarrollo personal a la carta, en base a las cosas que quería mejorar con los mejores autores.

Si deseaba implementar nuevos hábitos y entender cómo funcionaba, me hacía con los libros pioneros en la materia.

Sí quería entender mi mundo emocional y saber gestionar mis emociones. Hacía exactamente lo mismo.

Me había vuelto un lector voraz.

Pero no fue hasta dos años después que caí en la cuenta de que algo no estaba funcionando como esperaba.

¿Saber o ser? He aquí la cuestión

Tras más de 100 libros leídos a mis espaldas durante ese tiempo, desarrollé una especie de seguridad ilusoria, que me hizo creer que dominaba todas aquellas áreas que había querido mejorar.

¿Emociones?

Eso era pan comido, había leído a los mejores y entendía ese mundo a la perfección, incluso me permitía el lujo de ir aconsejando a otros.

¿Autoestima?

Por favor, era algo que me sabía al dedillo. Si alguien tenía una autoestima de acero ese era yo.

Pero la vida es increíblemente sabía y pone a cada uno en su sitio. Hay momentos en que surgen situaciones en donde todas nuestras habilidades y capacidades salen a flote.

Y como era de esperar, eso es lo que ocurrió en una de las épocas más difíciles de mi vida.

Pero es en esos momentos, cuando el ser humano se pone a prueba, cuando salen los comportamientos automáticos y subconscientes, los que verdaderamente están arraigados.

¿Y sabes qué?

Que tras 100 libros leídos y un puñado de conferencias no había cambiado tanto.

SABÍA mucho, pero ERA poco.

Lo que quiere decir que saber, no significa ser.

Tú puedes entender mucho sobre cómo hablar en público y qué deberías hacer para estar tranquilo, pero si no dejas reposar esas enseñanzas en ti y llevarlas calmadamente a la acción, nunca SERÁS.

Tú puedes entender qué emoción estás experimentando y cómo gestionarla, pero si no es algo que traes conscientemente en tu día a día y trabajas por modificarlo, no notarás absolutamente nada.

Seguirás siendo como ese caballo desbocado fuera de control.

crecimiento personal

No leas un libro a la semana

Lo que quiero dar a entender aquí es que no necesitas leerte un libro a la semana para generar cambios en quien eres, porque básicamente cuando entra un concepto, idea o conocimiento en tu cabeza no lo dejas reposar, asentarse y expandirse en ti de manera que pase tiempo contigo, ya que a la semana que viene otra nueva lectura con una nueva idea estará asomándose por tu cabeza y así sucesivamente.

También por otra parte, no por leer más vas a crear un cambio en tu persona, porque sé honesto por un instante…

De los libros de desarrollo personal que has leído últimamente, ¿de cuantos te acuerdas del 100% de las ideas?

Y del 80%?

Y del 50%?

Mi experiencia me dice que únicamente nos quedamos con un 10% del libro normalmente y en casos excepcionales un 20%, siempre y cuando la materia capte tu atención y estés preparado para percibir claramente el conocimiento que te quiere compartir.

Porque como bien dice un dicho oriental:

“Cuando el alumno está preparado, el maestro aparece”

Es decir, cuando estás preparado para absorber determinada información entonces ese libro que parecía que no tenía nada que decirte y que ni si quiera resonaba contigo, de repente se vuelve muy revelador (el maestro aparece).

Me gustaría ponerte un ejemplo con una historia personal:

Hace nueve años leí un libro que se llamaba “El poder del ahora” de Eckhart Tolle, ya que quería aprender a vivir más en el presente y entender también un poco más la idea del Mindfulness.

Recuerdo que lo leí de una pasada, yo creía en ese momento que lo había entendido e incluso había interiorizado sus conceptos.

Cuando intenté aplicarlo durante unos pocos días en seguida perdí el interés, para mí en ese momento no funcionaba, es más, recuerdo que sufrí mucho intentando llevar esas enseñanzas al mundo actual.

Así que lo tiré en un cajón y empezó una relación de odio hacia lo que ese libro decía.

Nueve años después yo había cambiado muchísimo y decidí darle otra oportunidad.

Lo leí nuevamente y esta vez me quedé estupefacto, parecía que estaba leyendo otro libro, totalmente diferente. Lleno de enseñanzas reveladoras que resonaban conmigo y me tenían totalmente atrapado.

En ese momento el alumno estaba preparado, entonces el maestro apareció.

¿Entiendes ahora lo que quiero decir?

La primera vez que lo leí no debí ni retener un 10% de su sabiduría, la segunda vez te aseguro que retuve muchísimo más, aunque si hubiese decidido leerme otro libro a la semana siguiente, entonces hubiese perdido parte de su fuerza. Por no dejar reposar e interiorizar…

Quiero que simplemente te quedes con 2 cosas de todo lo que te he dicho:

  • Las personas nos solemos quedar con un 10% de todo lo que leemos, si no le damos tiempo a que las enseñanzas reposen en nosotros y las llevemos a la práctica entonces sabrás mucho pero seguirás siendo el mismo.
  • Leer un montón de libros porque piensas que eso te va a cambiar… desde mi punto de vista a día de hoy es absurdo, porque si no estás preparado para entender, ver e interiorizar una enseñanza que resuene contigo en el momento vital en el que te encuentras entonces… caerá en saco roto.

Si te quedas con estas dos cosas yo estaré más que satisfecho.

Mi recomendación

No leas un libro a la semana, pero mantén el hábito calmado de leer 😉

Aplica la técnica del 10% o del concepto único y te encaminará hacia tu mejor versión.

Esto significa que a partir de ahora ante cualquier libro deberás preguntarte:

  • ¿Cuál es el 10% del conocimiento de este libro que me interesa a día de hoy y produciría cambios positivos en mi vida? El resto olvídate de él.
  • ¿Cuál es el concepto único en el que gira entorno este libro constantemente? Anótalo y trabaja sobre él, todo lo demás, olvídate.

Actualmente esto es lo que hago y a mí me funciona. Tuvieron que pasar varios años para darme cuenta de esto.

¿Pasará lo mismo contigo o vas a aplicar mi recomendación para desarrollar tu potencial verdaderamente? 🙂

Dime que te ha parecido el artículo en los comentarios y qué opinas al respecto, me encantaría conocer tu punto de vista.

Photo Credit: Mujer con éxito via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Alberto Blazquez
Coach personal y profesional. Ayudo a otros a optimizarse personalmente para que se sientan a gusto en su propia piel y acompaño a todo aquel que quiera descubrir su pasión para convertirlo en el estilo de vida de sus sueños.
Alberto Blazquez

Últimos posts de Alberto Blazquez (Ver todos)

Comentarios

  1. Alberto Lopez dice

    Impresionante el mensaje de Eckhart Tolle,
    si no has publicado un artículo de este tema, espero algún día consideres publicarlo con un lenguaje sencillo, claro y motivante para llevarlo a la práctica.
    Tu lector
    Alberto Lopez
    Reynosa, México.

  2. Alberto Lopez dice

    Prácticamente no leo libros, sólo escucho de vez en cuando audio libros,
    pero si estoy interesado en hacer el excelente Hábito de la lectura parte de mi vida diaria. Referente a tu experiencia con la lectura te felicito por tu disciplina de haber leído un libro a la semana, por dos años. Creo que un buen libro vale la pena leerlo más de una vez. Muy interesante tu experiencia de enfocarse uno en retener el 10 por ciento del libro, interiorizarlo y llevarlo a la práctica. Aprendí mucho de tu experiencia y enseñanza, ahora me toca esforzarme para llevarlo a la práctica.
    Dios te bendiga
    Donde no hay conocimiento, no hay bondad; donde hay premura, hay locura.
    Pr 19:2 RVC
    http://bible.com/146/pro.19.2.RVC

  3. miguel minguet garcia dice

    Gracias por compartir e ilustrar ..Personalmente lo que quiero expresar es que estoy totalmente de acuerdo con la reflexión , y es más , me pasó lo mismo de la misma forma y con el mismo libro , pero son tantas cosas las que me están ocurriendo diariamente que tampoco me extraña , nada me sorprende y a toda hora estoy sorprendido y enfatizo que nada que llega desde nuestro exterior dará resultado si no se interioriza y forma parte de nuestra consciencia y esta lo automatiza y como se suele decir… ” El que lee mucho y no practica . es como el labrador que siembra y no recoge…. Namaste.

  4. Alfredo dice

    Muy bueno, hace ya tiempo que sigo el blog de Psicocode y no ha parado de sorprenderme con sus diferentes artículos hasta el día de hoy: una joya.

  5. Uriel dice

    Me parece muy enriquecedora esta página, contiene información útil, quizá si la hubiera leído hace años, me habría evitado pasar el proceso de años, para darme cuenta de los aciertos y desaciertos. Me ha sucedido algo muy similar; años de lectura, conocimientos, mejores calificaciones que únicamente se quedan en la teoría. En la práctica es todo muy distinto, hay en entender toda esa información, interiorizarla, comprender, asimilar, vivir, la experiencia.

    Como se dice por ahí; existe una diferencia entre conocimiento y sabiduría.

    Lo que nos dice el autor, perdemos el enfoque, nos dejamos envolver por el estrés, los pensamientos improductivos, divagamos, viajamos sin rumbo, sin dirección, nos sometemos a la rutina, el proceso de pensamiento, razonamiento, juicio propio, el sentido común van quedando diezmados poco a poco, hay que desempolvar en algún momento claro. Cómo se hacia referencia en el cine con la trilogía de “The Matrix” Despertar y darnos cuenta de lo que hay más allá, quitarnos de esas limitaciones que nos impiden avanzar…

    Ver más allá de lo evidente… Desarrollar nuestra visión, nuestro campo del horizonte en nuestros pensamientos y encontrar la resolución a problemas que creíamos que no tenían solución o salida.

    Al igual con los libros, podemos leer y tenerlos a la mano, pero no podremos entenderlos si no los vemos con los ojos adecuados y con la revelación de nuestra conciencia superior.

    Como mencionaba Eckhart: Ese momento de calma, de paz, de tranquilidad, cuando todo fluye y el tiempo parece detenerse y apreciamos lucidamente lo que nuestros sentidos captan; Es cuando conectamos con nuestros procesos interiores, que están ahí esperando a ser utilizados, inclusive podríamos controlar nuestra respiración, nuestros latidos cardíacos,sentir a nuestras células operar, desarrollarnos en todas las esferas de la vida.

    La práctica es lo que perfecciona a la acción y en cuanto a mayor medida se realice, esta será perfeccionada a través del tiempo. Creando, desarrollando y mejorando nuestra red neuronal y por ende nuestro ser.

    La mejora continua esta presente en todos los aspectos de nuestra vida. Un ciclo que siempre puede ser mejorado, aunque parezca lo contrario, siempre habrá una manera de hacerlo mejor y para bien.

    He querido explayarme un momento 🙂 Un saludo, os agradezco por el espacio.

  6. Monica dice

    Buenisimo el articulo! De hecho que conozco un autor excelente que trabaja de esa manera. Al principio del libro indica que tenés que tomarte 26 semanas en leerlo para poder aprender y llevar a la acción un capítulo por semana. Con lo que acabás de compartir me queda muchísimo más claro la importancia de aterrizar el aprendizaje. Saludos y muchas gracias.

  7. dice

    Hola Alberto!

    Estoy de acuerdo con lo que dices. Durante los últimos tres años he leído cada vez más libros, pensando que leer era el camino para cambiar, sin darme cuenta que el simple hecho de leer sin interiorizar el contenido es incluso perjudicial.

    Ahora leo menos, pero escribo sobre lo que leo, intento aplicarlo y aprendo más.

    Un saludo!

  8. Rosario dice

    Estoy 100% de acuerdo con todo lo que decis en el articulo. Yo amo leer y sobre diferentes temas.
    A partir de ahora hare ese ejercicio, quedarme con un 10% significativo y aplicarlo…:)

    Saludos!!

  9. Remberto dice

    Estimado/a Señores/a:
    Psicocode: Psicología y Desarrollo Personal

    Pongámonos en marcha hacia la puerta que nos pueda abrir paso al camino que nos conduzca a la construcción de ese estado de felicidad y de satisfacción que nos permita hacer con humildad de este mundo un lugar en el que a todos nos guste vivir con motivación
    Mi gran admiración y mi fortalecimiento personal con Psococode .
    Atte: Ramirez

  10. Paloma dice

    Yo he estado años leyendo obsesivamente con el fin de mejorar y aprender a sacar lo mejor de mi, pero cuanto más leia, más retrocecia en mi camino, y aprendí una cosa, que pongo en práctica y me va muy bien: Debo leer menos y darle tiempo a mi cerebro para que procese y asimile la información, despues relacionar esa información con acontecimientos y vivencias del día a día, y volver a darle tiempo a mi cerebro para que tire muros y construya nuevos, una vez esto sucede, la información está asentada y puedo buscar nueva información para aprender, pero esta vez, no tendrá que ver lo que buscaba antes de los cambios, porque he evolucionado y cambiado.

  11. Marcelo dice

    Si no se pasa por el Cuerpo y no se lleva a la Acción lo aprehendido e internalizado no tiene sentido leer. A pequeños e inseguros pasos al principio , pero llevarlos a nuestra vida de todos los días. Practicar y practicar y compartir y ayudar a nuestros semejantes transmitiendo las enseñanzas prácticas. Hacer tangible lo que se ha leído. Esa es mi experiencia. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *