¿En qué consiste el Síndrome de Noé?

Un trastorno psiquiátrico que puede llegar a tener graves consecuencias para las personas, pudiendo incluso poner en peligro la salud pública, debido a la acumulación de animales en un espacio concreto. 

Para aquellos que no son expertos en términos psiquiátricos, es frecuente que, la lectura y la investigación, ayuden a poder profundizar en algunos trastornos menos conocidos y que, probablemente, puedan llegar a tener graves consecuencias para aquellos que lo padecen o incluso para los que están a su alrededor.

En este sentido, son muchos los trastornos que pueden presentar las personas, tal y como aseguran los expertos, no obstante, algunos de ellos es importante conocerlos, ya que, son más frecuentes de lo que parece.

Es aquí donde habría que hablar sobre el síndrome de Noé. Un trastorno muy similar al famoso síndrome de Diógenes, con la diferencia de que, en vez de la acumulación de basura u objetos en desuso, en esta ocasión, los que padecen este problema se dedican a acumular y recoger animales en un espacio.

¿Cómo definir el síndrome de Noé?

Si bien es cierto el síndrome de Noé es un nombre coloquial, los expertos psiquiátricos hablan de este problema como Trastorno de Acumulación de Animales. Su propio nombre lo indica, se trata de un problema que puede presentarse en un momento determinado de la vida de una persona, al ver que cuenta con un gran número de animales recogidos en una vivienda o espacio concreto. 

Aunque en la actualidad, este síndrome se da principalmente en animales como perros o gatos, también se puede presentar con otros, incluso aquellos que pueden llegar a ser más peligrosos o salvajes.

El principal problema radica, no solo en contar con tantos animales en un espacio reducido, también, que las personas que padecen esta enfermedad no pueden dar los cuidados y atenciones que estos animales necesitan, condenándolos a enfermar o incluso morir, en los peores casos.

Habitualmente, los pacientes de síndrome de Noé recogen animales abandonados en la calle o que se han perdido, sin ponerse en contacto con asociaciones que se dedican a ello. Además de ser un verdadero problema para el enfermo, también puede tener graves consecuencias para la salud pública en general. 

¿Cómo influye este síndrome en la salud pública?

Como ya se ha mencionado, el tener una gran acumulación de animales en una vivienda o espacio reducido, supone un problema grave para las personas que habitan en ellos, al igual que lo es para la salud pública.

Así, las principales situaciones que se suelen dar cuando hay una persona con síndrome de Noé son los incendios, debido a la acumulación también de objetos que se han dado a los animales o el daño a la red eléctrica, por mordisqueos o arañazos, por poner varios ejemplos.

También es común que haya inundaciones, ya que se puede bloquear las salidas de agua y por supuesto, encontrarse con plagas de ratas o insectos, además de todas las enfermedades que pueden transmitir los animales a las personas.

Por último, la acumulación de animales también puede suponer daños en las propias viviendas y deteriorarlas, debido a las grandes cantidades de orina y heces.

¿Cómo saber que una persona padece esta enfermedad?

Para reconocer el síndrome de Noé, las personas que lo padecen suelen presentar síntomas muy evidentes. Así, el primero de ellos es que cuenten en casa con un número exagerado de animales, de todo tipo. 

También es frecuente que estas personas nieguen todo esto, creyendo que están haciendo un bien y que además, les sirve de compañía. Al igual que suelen negar que esto sea un problema y que puede ser perjudicial para la salud pública.

Aunque este síndrome lo puede parecer todo tipo de personas, hay que decir que existen perfiles concretos a los que les suele pasar esto más a menudo. En este sentido, es más frecuente en mujeres solteras que cuentan con una edad más avanzada, que generalmente viven en soledad y que, además, no tienen una buena posición, ni económica ni social.

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario