El miedo a conducir o amaxofobia

amaxofobia

¿Miedo a conducir? ¿A meterte en pleno centro o coger una rotonda? Situaciones como éstas, ¿te limitan tu día a día? ¿Te sientes incomprendido por tu entorno? Estos síntomas tienen que ver con la llamada Amaxofobia, que aunque es una fobia poco conocida, la experimentan el 33% de los conductores.

Sus síntomas y el origen de la misma, pueden diferir de una persona a otra, pero el desencadenante que da comienzo al trastorno, es una crisis de ansiedad aguda durante la conducción, o bien ser víctima de un accidente de tráfico. Esta crisis, provoca que tengamos miedo a que nos vuelva a ocurrir, y por evitación se produce el rechazo a volver a conducir.

¿Pero, qué es realmente la Amaxofobia?

Según la RAE, es la fobia o miedo a conducir un vehículo; puede desarrollarse como consecuencia de verse involucrado en un accidente o que alguno de los familiares haya sufrido un accidente de tráfico. Se estima que en España la padecen 15.000 personas, de las cuales el 87% serían mujeres y el 13% hombres.

La persona que sufre Amaxofobia, vive un cúmulo de sensaciones negativas que hace que conduzca en tensión y con miedo, si es que consigue conducir. Las sensaciones que experimentan son ansiedad, sudores fríos, taquicardias, hiperventilación, ideas catastrofistas y sensación de salir corriendo… pero, es de recibo decir, que si experimentas este tipo de sensaciones, debes saber que la amaxofobia, es un trastorno que se puede superar.

Conducir, es una acción cotidiana que llevamos a cabo de manera autómata y que implica cierto riesgo para nuestra vida, por lo tanto tener o sentir miedo es razonable; pero cuando ese miedo nos lleva a sufrir auténticas crisis de pánico, entonces hablamos de Amaxofobia.

¿Miedo a conducir o Amaxofobia?

Ambas, se caracterizan porque el miedo está presente en las dos, pero la diferencia es que en el miedo a conducir, el miedo se manifiesta como una emoción, como puede ser la alegría o el enfado y en la Amaxofobia es un trastorno emocional con base psicológica.

¿Por qué aparece este “miedo a conducir”?

Quizás la causa más conocida, es como secuelas psicológicas de un accidente de tráfico sufrido en primera persona o bien alguien de tu entorno; pero, también podemos desarrollar este miedo irracional por la existencia de problemas psicológicos anteriores, por deficiencia en nuestra falta de conducción, por estrés laboral, un despido, un caso de acoso laboral o una ruptura matrimonial, pueden desembocar en ataques de ansiedad al volante y por la tanto, el rechazo a revivir esa experiencia, hace que podamos abandonar de forma progresiva la conducción y por lo tanto experimentemos miedo a conducir.

Características personales, como antecedentes de ansiedad y depresión, alto nivel de estrés, baja autoestima, alto nivel de autoexigencia, baja tolerancia a la frustración, fragilidad emocional, son factores predisponentes en la germinación de este trastorno.

Los conductores noveles, son un colectivo vulnerable a padecer de amaxofobia; pero incluso los conductores con una gran experiencia y con un sentimiento placentero a la conducción, están expuestos a este tipo de síntomas ¿por qué? Porque nuestra conducción está ligada a nuestras emociones y estados de ánimo, “¿somos como conducimos o conducimos como somos?”.

Se han hecho estudios donde se ha observado que la Inteligencia Emocional tiene mucho que decir al respecto y se puede trabajar en este campo como factor de reducción de la siniestralidad y la accidentabilidad en nuestras carreteras, yo soy de las que predico “a mayor inteligencia emocional mayor seguridad vial”.

La relación entre padecer Amaxofobia y accidente de tráfico es indudable, y tiene que ver con sentimientos de inseguridad y vulnerabilidad, que dejan al descubierto nuestras limitaciones y dependencias. Así, cuando la persona se da cuenta que hay cosas que se escapan a nuestro control, se ponen en marchan mecanismos inconscientes relacionados con pensamientos catastrofistas, aparecen los sentimientos de culpa (si deriva de un accidente de tráfico), sentimientos de inseguridad e incertidumbre, así como de inutilidad que dejan a la persona en una situación de indefensión adquirida.

¿Cómo reaccionamos ante la Amaxofobia?

Ante este tipo de situaciones, se ponen en marcha tres elementos clave: los pensamientos, los sentimientos y las conductas. Nuestros pensamientos, hacen que percibamos el miedo, ya sea real o imaginario, ante esa percepción se ponen en marcha nuestra ansiedad (sudores, taquicardias, temblores, angustia, llantos…), que no es más que un cúmulo de sensaciones tanto psíquicas como físicas y automáticamente tendemos a huir, es decir, no conducimos.

La tendencia a huir, es decir, a no conducir es lo más típico; de ahí que su tratamiento sea todo lo contrario, exponer al paciente ante lo que le da miedo: CONDUCIR, a través de técnicas de exposición y mediante la terapia cognitivo conductual para el cambio de creencias limitantes, ya que así se consigue de una manera eficiente y rápida, que los amaxofóbicos puedan volver a experimentar el placer de la conducción.

“El miedo es la emoción más difícil de manejar. El dolor lo lloras, la rabia la gritas, pero el miedo se atraca silenciosamente en tu corazón” (David Fischman)

Photo Credit: Amaxofobia via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Leticia Rodriguez
Psicóloga Sanitaria en consulta privada.Consultora de RRHH. Perito Psicóloga a nivel privado. E-mail: leticiarodriguezsanchez@gmail.com

Comentarios

  1. Angeles Calixto Rodríguez dice

    Yo manejó.éste estrés con música qué me gusta a un volumen adecuado, logro hasta cantar y conduzco cada vez mejor. Sin embargo, siempre cuido manejar tranquila.

  2. carmen dice

    yo llevo con esta fobia desde hace dos años. Se sufre mucho. Ademas, lo paso muy mal porque no se de donde viene ese muedo y porque me da rabia q ese muedo me supere. Un coche te da independencia, y en ese sentido me he vuelto totalmente dependiente. Es un asco!

    • LeticiaLeticia dice

      hola carmen! Entiendo por la situación que seas pasando. Seguramente, que ese miedo que experimentas se haya producido por una vivencia de ansiedad mientras que conducías y que se ha quedado anclada en tu mente en forma de fobia. Este tipo de fobias tienen mucho que ver con nuestros estados afectivos mientras conducimos, con nuestra inteligencia emocional….. Pero desde aquí me gustaría enviarte un mensaje de apoyo, estoy convencida que volverás a encuerar tu confianza y seguridad, solo tienes que ponerte en manos de profesionales que te ayuden. Un abrazo fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *