¿Por qué la felicidad absoluta es un mito?

felicidad absoluta

¿Te imaginas vivir feliz todo el tiempo? Tarde o temprano comenzarás a extrañar las contrariedades naturales de la vida. Los problemas no solo presentan desagradables o incómodas situaciones, también forjan el carácter y desarrollan nuestra capacidad de resolución.

Por mucho que queramos retener esos instantes de alegría como si quisiéramos vivir dentro de una fotografía, debemos aprender a ser conscientes de su carácter efímero. La exigencia de la felicidad es una adicción a sentirse bien, es pretender que las alegrías pasajeras se queden con uno por toda la eternidad sin ver que la verdadera belleza de sentirse bien es saber que pasará y llegarán otras. El asombro. La felicidad permanente es, justamente, un invento de los infelices, es la alegría sencilla y elemental proyectada en el tiempo.

Los que buscan ser felices a todo costa, terminan haciendo a un lado la sal de la vida: el ahora. Esperando lo extraordinario, se olvidan de lo mundano.

Sé realista y serás feliz

Kant afirmaba que la felicidad es la satisfacción de todas nuestras necesidades, es decir, una felicidad tan inalcanzable como angustiante porque viviríamos en un estado de constante frustración. Esta dicha idealizada, paradójicamente, se convierte en un aversivo, ya que la calma se pierde ante una exigencia conceptual desproporcionada y especialmente rígida.

“Todas las necesidades” es mucho pedir para seres tan imperfectos como nosotros. La certeza solo existe fuera de este mundo y, a no ser que sigamos a Pascal, la mayoría espera sentirse bien aquí en la tierra: si para ser feliz debes esperar otra vida, pues no tiene sentido plantearte cómo quieres pasarla bien en ésta. La búsqueda de la felicidad es una aspiración que acompaña al ser humano desde sus orígenes, así le hayamos puesto distintos calificativos a lo largo de la historia.

El hombre, de manera consciente o inconsciente, se siente impulsado, tanto hacia el placer voluptuoso como hacia la tranquilidad del alma, el regocijo sereno y un bienestar que vaya más allá de la turbulencia inmediata de las sensaciones. Los griegos la llamaban: eudaimonismo.

Habría que preguntarse si cuando hablamos de felicidad estamos hablando de un estado, un lugar al cual hay que llegar, un Nirvana, o si más bien nos referimos a un proceso y un camino por dónde transitar, obviamente con sus altibajos inevitables. Una actitud más realista sobre la felicidad implicaría asumir dos premisas:

  1. La felicidad no se encuentra en las metas sino en la forma de alcanzarlas.
  2. La felicidad no responde al principio del todo o nada (puedes ser más feliz o menos feliz).

Una pregunta que aún no ha sido resuelta adecuadamente se refiere a si la felicidad se genera más ante la recepción de estímulos positivos o a ante la eliminación de los estímulos negativos.

Según expertos en el tema, cuando en las encuestas los individuos responden que sí son felices, esto no significa que ellos estén constantemente alegres y plenos, sino que no son desdichados. Si alguien ha pasado por momentos adversos y en consecuencia se ha sentido profundamente abatido y deprimido, valorará no sentirse así en el futuro.

Dicho de otro modo, afirman que, en realidad, con que seamos un poco menos infelices y menos necios deberíamos ‘conformarnos’, ya que, en concordancia, la felicidad absoluta es un mito. Quienes «buscan la felicidad desesperadamente», terminan siendo infelices, ya que perseguirla como una cuestión de vida o muerte genera frustración y ansiedad, porque nunca logramos apropiarnos de ella definitivamente.

Finalmente, un tercer aspecto surge cuando se estudian las relaciones entre deseo y felicidad. Según Hobbes, el ser humano siempre quiere más y no puede vivir sin desear, pero como el deseo es carencia, solo estaremos motivados si nos falta algo. Dicho de otra forma, si la felicidad es la obtención de todos mis deseos, ¿que mantendrá mis ganas de vivir, luego de obtenerlos? ¿Dónde encontraríamos reposo? Porque de ser así, habría que estar siempre con la mirada puesta en el futuro, cuando lo que atestiguan las tradiciones espirituales y filosóficas más serias es que la serenidad que acompaña la felicidad solo se obtiene en el presente.

En otras palabras, la estrategia que se recomienda es traer el deseo al aquí y el ahora y quitarle la connotación temporal: desear (disfrutar) lo que se tiene y lo que se está haciendo.

 

Photo Credit: Chica feliz via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 100 profesionales. Escribe a info@psicocode.com si quieres formar parte de nuestro equipo.

Comentarios

  1. Jonathan con proposito dice

    Los que han pasado por situaciones dolorosas aprenden a apreciar los momentos de tranquilidad, en donde no hay situaciones negativas, a diferencia los que elijen las drogas. Muchas veces son adolescentes que han tenido todo y no han pasado por momentos dificiles. Esto les hace desesperarse ante la minima adversidad y los hace mas propensos a ser infelices. Por eso cada quien sabe, mas alla de articulos o libros que son las cosas que les causa felicidad y cuales son los habitos que deben suprimir para ser felices. Cada quien decide. Los invito a mi pagina jonathan con proposito con mas ideas de desarrollo personal en facebook. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *