Cómo dejar de fumar vapeando

Fumar es una de las costumbres más arraigadas en la sociedad. A lo largo de los años, esta se ha realizado sin encontrar oposición alguna, solo llegando a ello en los tiempos más recientes. Es este uno de los motivos por los que nuevas opciones, como vapear, cada vez cuentan con un apoyo más fuerte.

Los avances médicos y científicos han logrado demostrar los evidentes perjuicios que tiene fumar y el daño que supone tanto para la propia salud como para la de aquellos que se encuentran alrededor de uno. En este sentido, el terreno del vapeo gana cada vez más adeptos para poder seguir disfrutando de una sensación similar a fumar pero de manera más saludable.

Además, vapear abre todo un nuevo mundo de posibilidades para quienes lo prueban en términos de opciones entre las cuales poder elegir, como sabores o cantidad de nicotina que uno quiere utilizar en cada toma. Por ello, es también la opción idónea para dejar de fumar completamente y olvidarse poco a poco del hábito.

Adiós al tabaco; hola a los vapeadores

El vapeo se caracteriza por muchos aspectos, pero uno de los más evidentes es el de los líquidos vaper que se pueden comprar. Los mismos cuentan con varios sabores y distinta cantidad de nicotina que cambiarán para siempre la experiencia de fumar.

Los líquidos se insertan en el vaper y se cambian a medida que se van gastando. Gracias a ello, será sencillo no solo cambiar de sabores, sino también ir reduciendo de manera progresiva el nivel de nicotina utilizado para ir disminuyendo la adicción. Durante las primeras semanas es recomendable que la sustancia tenga sabor a tabaco y disponga de nicotina, pues el proceso de sustitución que se ha de llevar tiene que ser gradual para resultar efectivo.

Con el paso del tiempo, las dosis disminuirán y se podrá cambiar el sabor, incluso, para olvidarse poco a poco del tabaco por completo. El nivel de humo (vapor) aspirado seguirá siendo el mismo, pero no contendrá dicho elemento. Se conserva de esta manera el hábito de aspirar y expulsar una sustancia, que es la acción arraigada en muchos de los fumadores, reduciendo mientras tanto de una manera muy considerable su nivel perjudicial.

Múltiples cambios y combinaciones

El vapeo cuenta con un aspecto valorado de manera muy positiva por los usuarios, y es la capacidad de personalización con la que cuenta. Actualmente existe una enorme cantidad de líquidos capaces de reproducir sabores de lo más variados, transformando por completo la experiencia de fumar.

Con ello se consigue que la experiencia sea lo más cercana a la perfección, lo cual provocará que dejar de fumar sea más sencillo. El proceso de renunciar al tabaco puede ser complejo y muy estresante en un gran número de casos, por lo que una adaptación personalizada como la que se puede conseguir con los vapers es un punto muy positivo para lograr alcanzar el objetivo.

Además, como los líquidos pueden comprarse también en dosis reducidas, se podrá ir variando entre unos y otros con gran frecuencia, pudiendo establecer el nivel de nicotina que se necesita en cada ocasión concreta.

Un vaper perfecto para cada uso

Sumado a lo anterior, la oferta actual de máquinas de vapeo es muy amplia. Un hecho que, en la práctica, se traduce en un dispositivo perfecto para cada fumador. De más o menos capacidad, de un color u otro e incluso de distintas formas, el catálogo a la hora de comprar un vaper son infinitas.

Se pueden comprar vapers en numerosas tiendas físicas y online, con modelos en renovación constante. La experiencia obtenida, por consiguiente, se hallará altamente adecuada a las preferencias.

Otros beneficios del vapeo

A pesar de que la menor incidencia en la salud es, naturalmente, el aspecto más positivo del vapeo, hay otros muchos efectos que repercuten de manera positiva al adoptar esta opción.

Una de las más evidentes es que el olor no resulta desagradable para los no fumadores, pues este puede tener diferentes aromas o ninguno en absoluto. Un hecho que facilita poder fumar, además, en espacio semicerrados o cerrados sin que suponga un problema. Además, no será necesario usar un cenicero ni la ropa olerá a tabaco.

La durabilidad y precio de los líquidos, por último, hacen que sea también muy recomendable desde el punto de vista económico, pues se ahorrará dinero respecto al tabaco tradicional.

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

1 comentario en «Cómo dejar de fumar vapeando»

  1. Yo deje de fumar con sales de nicotina, la verdad fue una increíble solución y poco a poco lo voy reduciendo, así que sí, doy fe que vapear ayuda mucho a dejar de fumar.

    Responder

Deja un comentario