¿Son efectivas las terapias de tercera generación en Psicología?

Por Sara Barbeito, directora del Máster Oficial en Terapias de Tercera Generación en UNIR

Es ampliamente conocido el revuelo que se generó en la década de los 50 cuando Eysenck indicó que no existía suficiente evidencia con respecto a la eficacia de la psicoterapia, basándose en que el porcentaje de mejoras era similar con y sin tratamiento.

Este hecho produjo un gran revuelo y ha llegado hasta nuestros días, produciendo un interés creciente por profundizar en la eficacia de las diferentes estrategias psicoterapéuticas y orientaciones.

Desde entonces la psicoterapia ha evolucionado en diferentes modelos y formatos, tratando siempre de mostrar la eficacia sustentada en cada una de sus vertientes.

Alrededor del 40% de la población mundial presentará un trastorno mental a lo largo de sus vidas y solo uno de cada tres de ellos recibirá tratamiento psicológico (Wittchen et al., 2010; Smith et al., 2011). Concretamente en España, el 9% de la población presenta al menos un trastorno mental y el 15% lo manifestará durante toda su vida (Haro et al., 2006).

Por tanto, la evolución de las demandas asistenciales, así como la evolución de la sociedad, demandan intervenciones, eficaces pero que también tengan en cuenta no solo el síntoma sino también el contexto donde se desarrolla.

La eficacia de las Terapias de Tercera Generación

En el campo de la intervención psicológica, las Terapias de Tercera Generación (Hayes., 2004), son actualmente las terapias más utilizadas por los profesionales de la salud mental, tanto en el contexto público como privado, a nivel mundial, por la efectividad demostrada de las mismas.

En la década de los 90, aparece la tercera generación de la terapia conductual, que se trata de una continuación a partir del conductismo y de la terapia cognitivo conductual.

No obstante, incluyen un elemento diferenciador con respecto a sus antecesoras, la atención hacia el contexto, siendo el núcleo para entender los acontecimientos, es decir, no sólo tienen en cuenta el síntoma o dificultad o el comportamiento, sino que lo abordan de una forma integral, acercándose a la persona y su contexto y la función de la misma.

En este tipo de psicoterapia se trata de entender lo que sucede, a través del contexto donde se produce, de su historia vital y de la interpretación que la persona hace de su realidad. Siendo su principio nuclear el dejar la lucha contra los síntomas, centrándose en realizar una reorientación en la vida de la persona.

Además, se tratan de terapias con una amplia aceptación por parte de la población, facilitando la asistencia y compromiso de los pacientes con las mismas.

Son representantes de este tipo de terapia, Haynes (Terapia de aceptación y compromiso) y Lineham (Terapia dialectico conductual), Kabat- Zinn (Mindfulness), Shapiro (EMDR), Bateman y Fonagy (Psicoterapia Basada en la Mentalización), y Ryle (Terapia Cognitivo Analítica), entre otros.

Las terapias de tercera generación no tratan de eliminar lo anterior, sino de sumar, comprender mejor el funcionamiento psicológico de la persona e incluyen una variedad de modelos, técnicas y tratamientos que refuerzan la capacidad del profesional.

En la actualidad son recomendadas en diferentes guías de rigor y como primera línea tratamiento por diversas organizaciones de referencia (OMS).

Así, se están obteniendo importantes datos sobre su eficacia en diferentes trastornos mentales y dificultades, como trastornos de personalidad (O’Connell et al., 2014), trastornos de la conducta alimentaria (Linardon et al., 2017), ansiedad (Cavanagh et al., 2014), depresión (Hunot et al., 2013)), psicosis (Louise et al., 2017), trastorno estrés postraumático (Cusack et al., 2016), dificultades maritales (Beach et al., 1998), entre otros (dolor, cáncer, trastornos cardiovasculares..)., siendo aplicadas a diferentes grupos de edad con buenos resultados, incluso de forma preventiva.

Por tanto, la evidencia disponible actualmente permite considerar las psicoterapias de tercera generación como terapias eficaces (Kahl et al., 2012) y con una buena aceptación y adherencia por parte de los pacientes (O Connor et al., 2018). Siendo eficaces, protocolizadas, manualizadas, de duración determinada, bien aceptadas por los pacientes y, por tanto, adecuadas para numerosos trastornos y dificultades.

Por tanto, las terapias de tercera generación, pueden constituir una adecuada herramienta para las demandas efectuadas tanto por la sociedad como por los profesionales de la salud mental.

Referencias bibliográficas

Beach SR, Fincham FD, Katz J. Marital therapy in the treatment of depression: toward a third generation of therapy and research. Clin Psychol Rev. 1998 Sep;18(6):635-61. Review.PMID: 9779327.

Cavanagh, K., Strauss, C., Forder, L., & Jones, F. (2014). Can mindfulness and acceptance be learnt by self-help?:A systematic review and meta-analysis of mindfulness and acceptance-based self-help interventions. Clinical Psychology Review, 34(2), 118–129.

Cusack K, Jonas DE, Forneris CA, Wines C, Sonis J, Middleton JC, Feltner C, Brownley KA, Olmsted KR, Greenblatt A, Weil A, Gaynes BN.Psychological treatments for adults with posttraumatic stress disorder: A systematic review and meta-analysis. Clin Psychol Rev. 2016 Feb;43:128-41. doi: 10.1016/j.cpr.2015.10.003. Epub 2015 Nov 2. Review. PMID: 26574151.

Hayes, S. C.,Masuda, A., Bissett, R., Luoma, J.,&Guerrero, L. F. (2004).DBT, FAP, and ACT: Howempirically oriented are the new behavior therapy technologies? Behavior Therapy, 35(1), 35–54.

Hunot, V., Moore, T. H., Caldwell, D. M., Furukawa, T. A., Davies, P., Jones, H., . . . Churchill, R. (2013). “Third wave” cognitive and behavioural therapies versus other psychological therapies for depression. Cochrane Database of Systematic Reviews.

Kahl KG, Winter L, Schweiger U.The third wave of cognitive behavioural therapies: what is new and what is effective? Curr Opin Psychiatry. 2012 Nov;25(6):522-8. doi: 10.1097/YCO.0b013e328358e531. Review.PMID: 22992547

Linardon J, Fairburn CG, Fitzsimmons-Craft EE, Wilfley DE, Brennan L. The empirical status of the third-wave behaviour therapies for the treatment of eating disorders: A systematic review. Clin Psychol Rev. 2017 Dec;58:125-140. doi: 10.1016/j.cpr.2017.10.005. Epub 2017 Oct 23. Review. PMID: 29089145.

Louise S, Fitzpatrick M, Strauss C, Rossell SL, Thomas N. Mindfulness- and acceptance-based interventions for psychosis: Our current understanding and a meta-analysis. Schizophr Res. 2018 Feb;192:57-63. doi: 10.1016/j.schres.2017.05.023. Epub 2017 May 23. Review. PMID: 28545945

O’Connor M, Munnelly A, Whelan R, McHugh L. The Efficacy and Acceptability of Third-Wave Behavioral and Cognitive eHealth Treatments: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Behav Ther. 2018 May;49(3):459-475. doi: 10.1016/j.beth.2017.07.007. Epub 2017 Jul 27. PMID: 29704973

O’Connell B, Dowling M.Dialectical behaviour therapy (DBT) in the treatment of borderline personality disorder. J Psychiatr Ment Health Nurs. 2014 Aug;21(6):518-25. doi: 10.1111/jpm.12116. Epub 2013 Nov 5.

Psicocode
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 200 profesionales. Escribe a [email protected] si quieres formar parte de nuestro equipo.

Deja un comentario