¿Qué es el aceite de CBD y cuáles son sus usos principales?

El cannabidiol (CBD) es un tipo de aceite que se obtiene de la planta del cáñamo. Este compuesto natural se puede encontrar en la flor resinosa del cannabis, conocida planta que ha sido utilizada como medicamento a lo largo de la historia, remontándose su uso a cientos de años atrás.

A pesar de los prejuicios y el desconocimiento que puede haber hacia esta sustancia, en la actualidad existen numerosos estudios científicos y médicos que resaltan las propiedades terapéuticas del CBD y, por tanto, es considerada una sustancia no adictiva y completamente segura. Existen numerosas empresas que comercializan productos derivados de esta sustancia, como es el caso de Cibdol.

Si no has oído nunca hablar del CBD, posiblemente las siglas THC te resulten algo más familiares. El THC (tetrahidrocannabinol) es el compuesto más famoso del cannabis porque es el responsable de los conocidos efectos psicoactivos de la marihuana.

Sin embargo, aunque ambos componentes tienen beneficios terapéuticos, actúan de forma distinta en los diversos receptores del cerebro, saliendo vencedor el CBD ya que elimina los desagradables efectos de toxicidad o mareo que sí que aporta el THC.

¿Qué productos de CBD hay disponibles?

Muchas personas quieren experimentar los beneficios para la salud que otorga el cannabis, pero sin tener que pasar por los principios psicoactivos, por tanto el CBD Oil (aceite de CBD) suele ser la mejor opción, además de la más conocida y extendida.

Es importante tener la seguridad de que no se hayan utilizado sustancias contaminantes (como pesticidas) durante la extracción del aceite.

Además del conocido aceite, existen otros productos derivados del CBD:

Cremas hidratantes

Producen sensación de hidratación, además de tratar alteraciones cutáneas como descamaciones o sequedad dérmica.

Productos para perros y gatos

Podemos encontrar derivados del CBD en forma de aceites, bálsamos, pastillas o galletas.

Los aceites para mascotas son muy parecidos a los destinados para el uso humano, sin embargo, al estar diseñados específicamente para estos animales, suelen tener una concentración de CBD menor y más ajustada a su peso.

Otras de las diferencias es el hecho de que algunos aceites pueden tener sabor a carne con el objetivo de hacerlos más atractivos y apetecibles para estos animales.

Los bálsamos a base de CBD se usan principalmente para tratar las heridas y las grietas que suelen tener perros y gatos en sus patas. Su efecto cicatrizante y analgésico supone un alivio instantáneo para estos animales.

¿Cuáles son sus principales usos terapéuticos?

Tanto CBD como THC interactúan en nuestro cuerpo de maneras diferentes. Para comprender esto es importante el descubrimiento del sistema endocannabinoide, que desempeña un papel muy importante en la regulación de diversos procesos fisiológicos en nuestro día a día como es el estado de ánimo y los niveles de energía, el buen funcionamiento del tránsito intestinal, el sistema inmune, la densidad de los huesos, el hambre o el estrés.

Cuando el sistema endocannabinoide no funciona correctamente y se altera alguno de estos procesos, es cuando se produce la enfermedad.

Todos sabemos que existen en el mercado un sinfín de medicamentos para tratar diversas alteraciones y patologías. Sin embargo, algunos de estos productos farmacéuticos cuentan con efectos secundarios severos y muchas personas están buscando alternativas que mitiguen estos efectos y estén más alineadas con procesos naturales.

De manera general, el CBD suele utilizarse para el tratamiento del dolor crónico, la ansiedad, la depresión o diversas inflamaciones. Además, de manera más específica puede contribuir a mejorar y suponer una ayuda para las siguientes condiciones:

  • Alteraciones neurológicas (Parkinson, Alzheimer, Corea de Huntington, Demencia, etc.)
  • Enfermedades psiquiátricas (trastornos del espectro autista, trastornos por déficit de atención e hiperactividad, trastorno de estrés postraumático y alcoholismo)
  • Trastornos del intestino (colitis, enfermedad de Crohn).
  • Enfermedades cutáneas (acné, psoriasis, dermatitis)

Esperamos que con este artículo hayas comprendido un poco mejor cuáles son los beneficios terapéuticos del aceite de CBD y quizá te hayamos ayudado a eliminar una serie de prejuicios que pudieras tener hacia esta sustancia.

Aún así, siempre recomendamos a modo de advertencia consultar con un médico de forma previa a utilizar compuestos derivados del CBD. Es necesario tener en cuenta que se trata de una sustancia que se puede obtener directamente y sin receta, por lo tanto es fundamental leer con calma las instrucciones de cada fabricante.

Psicocode
Psicocode
Portal web especializado en Psicología y Desarrollo Personal.

Deja un comentario