Deporte y felicidad: 5 conexiones

  • ¿Cómo te sientes cuando haces deporte?
  • Pues, me siento más feliz. me contaba hace unos días un chico de 14 años. Y añadía:
  • ¿Suena un poco raro verdad?

Seguramente este adolescente descubrió algo en su deporte que hasta el momento desconocía. La rutina de entrenamiento que entre los dos hemos diseñado le aporta felicidad.

  • Y, ¿qué es para ti la felicidad?

El camino a la felicidad es diferente para cada uno de nosotros.

El psicoterapeuta Iñaki Bilbao Macías, experto en el tema, comenta que la felicidad consiste en tomar día a día pequeñas decisiones, que se traducen en acciones para vivir más feliz.

La felicidad es la decisión libre de elegir las actitudes y comportamientos que nos hacen sentir mejor todos los días.

Cuando decidimos actuar de forma coherente con nuestros valores y metas personales, realizamos pequeñas acciones respecto a la felicidad y, esto nos lleva a generar emociones más positivas que negativas.

La felicidad es una decisión de todos los días

Es cierto que, algunos días puedes sentirte mejor que otros (tal vez te afecte el clima o alguna fecha en particular). Valora cómo decides sentirte en el cómputo total de días del año. Si decides sentirte bien y feliz, estás en el buen camino.

A veces, las circunstancias no son favorables para sentirte bien, sin embargo, hay ciertas acciones que sí podemos poner en práctica para mejoran nuestra actitud ante la vida y generar pensamientos y emociones que nos potencien.

Si dentro de estas acciones te decantas por practicar deporte, te animo a poner en práctica las siguientes conexiones que te encaminarán hacia tu felicidad:

1.- Prueba, aprende y conecta con Algo Nuevo

¿Cuándo fue la última vez que aprendiste algo nuevo?

Los niños aprenden cada día, siempre tienen algo por descubrir. Tristemente esto se va perdiendo con el tiempo (y no debe de ser así).

El aprendizaje afecta a nuestro bienestar. El deporte nos ayuda a mantener nuestra mente curiosa ante un desafío, una habilidad que no controlamos o un reto que nos motiva. Además da un sentido de logro y ayuda a aumentar nuestra confianza. El deporte puede ser una gran herramienta para recuperar el niño curioso y activo que todos llevamos dentro.

Aprender una nueva habilidad, como una nueva forma de correr, un deporte nuevo como el Surfskate, un ejercicio diferente con tu cuerpo, una nueva ruta o paisaje, o una manera distinta de respirar, mejora tu capacidad intelectual y tu motivación diaria.

Aprender significa descubrir o probar cosas nuevas. No tienen por qué ser cosas muy grandes y ambiciosas (aunque podrían serlo), el objetivo es reinventar tu rutina haciendo espacio para cosas nuevas. Si comienzas a practicar un deporte acuático tendrás que aprender a distinguir los vientos, los oleajes, o incluso qué tipo de neopreno es el más adecuado para cada estación.

Todos estos nuevos aprendizajes te ayudan a desarrollarte como persona para que vivas una vida más plena y satisfactoria.

2.- Conecta tu deporte con la Naturaleza

La conexión con otros seres vivos tiene un impacto positivo en tu sensación de bienestar. El contacto con la naturaleza, se asocia con una mejor salud mental.

¿Y si añadimos nuestro movimiento? Respirar, caminar, correr, pedalear, ver, oler, sentir. Cuando conectas tu ejercicio físico con la naturaleza, conectas contigo, y la explosión de endorfinas (hormonas de la felicidad), puede ser brutal.

Además, pasar tiempo al aire libre nos expone a la luz solar, lo que ayuda que absorbamos mejor la vitamina D, y mejore nuestro estado de ánimo. Los bajos niveles de esta vitamina se relacionan con mayor depresión.

3.- Cuídate y conecta con tu Cuerpo

Hacer ejercicio no consiste únicamente en construir nuestros músculos.

Se ha comprobado que el hábito del ejercicio promueve la felicidad a largo plazo

Y aporta muchos beneficios a nuestra salud y estado de bienestar:

– Estimula a nuestro organismo a producir anticuerpos y proteínas que combaten las enfermedades.

– Libera unas hormonas, llamadas “endorfinas”, que mejoran el estado de ánimo y promueven sentimientos de euforia

– Combate la depresión y el estrés.

4.- Conecta y comparte Deporte con Otros

Hacer algo por los demás aumenta nuestra felicidad y también deja un granito de arena en el estado de ánimo de los demás.

Conectar tu deporte con el de otra persona y apórtale tu conocimiento, tu ánimo, tu agradecimiento, tu capacidad de escucha, te hará sentir bien, y las endorfinas actúan de nuevo, y con ellas tu sensaciones de bienestar y felicidad.

Comparte tu deporte con un amigo, con tu pareja, con tus padres, con tus hijos…

Los estudios científicos demuestran que ayudar a los demás  aumenta la satisfacción con la vida, proporciona un sentido de significado, aumenta los sentimientos de competencia, mejora el estado de ánimo y reduce el estrés.

Regalar un poco de tu tiempo libre para hacer algo por los demás aumenta nuestra percepción de bienestar. ¿Y si compartimos nuestro deporte en ese ratito de tiempo dedicado a aportar a los demás?

5.- Conecta y conversa mientras haces deporte

Cuando entramos en modo “rutina” llámese: trabajo, escuela, hijos, obligaciones, deberes…, a veces nos olvidamos de las cosas que nos hacen felices, como por ejemplo conversar con un amigo.

Nuestras relaciones con otras personas son clave para nuestra felicidad. La conexión social forma parte de un estilo de vida saludable. Las relaciones con los amigos y la familia proporcionan amor, propósito y aumentan nuestros sentimientos de autoestima.

Un paseo, un rato de carrera, una pedalada o una excursión a la montaña pueden ser grandes espacios para una auténtica conversación, para charlar sobre tus opiniones, tus pensamientos y tus sentimientos, para escuchar y sentirte escuchado.

Estudios demuestran que las personas con relaciones fuertes son más felices, saludables e incluso viven más tiempo. Las conversaciones significativas te hacen más feliz. ¿Y si conviertes tu rato de deporte en un genial momento para conversar y fortalecer tus relaciones personales?

Te animo a combinar tu rato de deporte con alguna de las 5 conexiones, ver cómo te sientes, y anotar qué pequeñas decisiones tomas camino de tu felicidad.

En el próximo artículo veremos 5 hábitos para trabajar desde tu interior y que enlazados con tu deporte te aportaran bienestar y felicidad.

Ana Casares
Ana Casares
Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (col 4940) Grado en Psicología UNED. Coach personal certificada ASESCO Universidad Juan Carlos I. Directora de AC Training (desde 2006) empresa dedicada al entrenamiento personal y al coaching. Coaching on line (conversaciones profesionales vía skype/teléfono)

1 comentario en «Deporte y felicidad: 5 conexiones»

Deja un comentario