TOCada, la experiencia de la cantante Ro Vitale

Ro Vitale

Escribir un libro puede ser una decisión que se establece en los fueros íntimos mucho antes que en el territorio de la palabra, o puede ser un avatar sorpresivo, como la compilación de la urgencia en fascículos líricos. Así fue para mí el encuentro con TOCada. Presa en el borde de la bañera de mi antigua casa sostenía el único objeto admitido por mi piel: una tablet que era mi ventana exclusiva hacia el mundo exterior en medio del pánico.

Los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo severo con el cual había sido diagnosticada no daban tregua. Temores irracionales de contaminación y superstición se apilaban en mi mente engordando la duda y sofocando el bienestar. En ese tiempo escribía como una de tantas compulsiones: intentaba otorgarme seguridad respecto a eventos que acababan de ocurrir y me resultaban amenazantes.

Dudaba de mi registro, de mi memoria, de mi capacidad de controlar obsesivamente cada uno de los detalles que hacen a la motricidad de una persona emplazada en un espacio. “Recién subí las escaleras con una botellita de jugo. La botella NO tocó la pared contaminada, al menos hasta donde recuerdo. ¿O sí?…No, no. No la tocó.” Relatos inertes, de tono rígido e impersonal se alzaban -y qué ironía- como el germen de lo que luego sería mi primer libro.

El TOC es un trastorno compuesto por tres elementos fundamentales: obsesiones, distorsiones cognitivas y compulsiones.

Obsesiones

Las obsesiones, también llamadas pensamientos intrusivos o intrusiones, son pensamientos repetitivos, recurrentes e irracionales que irrumpen en la mente de la persona afectada generando mucho malestar.

Distorsiones Cognitivas

Las distorsiones cognitivas son una serie de errores en el modo en el que el cerebro interpreta el valor de riesgo o peligro de los pensamientos intrusivos.

Se ha comprobado que todas (o casi todas) las personas experimentan pensamientos intrusivos. La enorme diferencia está en el procesamiento emocional del contenido de esos pensamientos. Así, una persona sin TOC desestimará la inquietud que pudiere provocarle el pensamiento desagradable, en pocos instantes y continuará con sus quehaceres. Mientras que el afectado de TOC, interpretará que dicho pensamiento comporta un alto riesgo, tiene un alto valor posible de verdad y -por lo tanto- debe ser combatido y neutralizado de algún modo.

Compulsiones

Las compulsiones son acciones o pensamientos que las personas con TOC realizan para intentar apartar / neutralizar el malestar producido por los pensamientos intrusivos. A

sí, por ejemplo, una persona con síntomas de TOC de contaminación, se lavará las manos compulsivamente ante el posible contacto con objetos que para el común de la gente no comportan riesgo alguno. Una persona con TOC de superstición, volverá sus pasos en la acera varias veces hasta tanto sienta que el ritual fue suficiente para evitar la muerte de un familiar.

Las compulsiones deterioran considerablemente la calidad de vida de las personas que tienen TOC, puesto que pueden ocupar varias horas del día, y reducir casi por completo la funcionalidad del paciente en todos los ámbitos significativos (como el trabajo, la vida social, el esparcimiento, el aseo, la alimentación, etc).

En el ciclo del TOC las compulsiones alimentan a las intrusiones. Cada vez que el paciente responde con una compulsión, el cerebro valida un poco más la intrusión que se intentó neutralizar. Es un ciclo paradójico que sólo se corta suprimiendo las compulsiones.

Para esto existe una terapia específica llamada EPR que fue desarrollada por la Escuela Cognitivo Conductual y que se reconoce por consenso internacional como el dispositivo terapéutico más exitoso en el tratamiento de TOC. A mí, en lo personal, me cambió la vida y me permitió recuperar potestad sobre mis proyectos y mis sueños.

Volviendo al libro, cuando estuve adentrada ya en mi primer tratamiento de EPR y pude contar con mis primeras herramientas terapéuticas, se abrió un nuevo espacio lírico: la queja.

Escribía sobre mis frustraciones; sobre el tiempo perdido y el agua ya lejana que alguna vez me saludó bajo el puente. Me lamentaba por quienes me habían soltado la mano y me preguntaba cuándo iba a poder volver a estrechar a mi madre en un abrazo. Para entonces cada párrafo era un nuevo aliado en el camino a la recuperación.

La última etapa de escritura fue de un tirón y de un sólo grito de libertad. Con mi segundo tratamiento concluido solté el texto de mi retorno al afuera, a los besos y a las baldosas de las aceras húmedas. Del diagnóstico a la recuperación, TOCada es el espasmo de mi mano alzada justo un instante luego del impacto de lo vivido. Al paso de mis dolores y mis fortalezas, al compás de mi lucha y mi sonrisa recuperada, TOCada es un gotero de verdad alfabética.

Quienes lo lean podrán ir de mi mano en la re-edición de mi historia de superación, y hacerla propia con el beneficio del espejo disponible en cada una de sus páginas. Para quienes padecen de TOC anhelo que este libro sea la mano amorosa que les susurre al oído que no están solos; para los familiares de afectados de TOC espero sirva de guía y referencia. Para los demás, los invito a experimentar un viaje de empatía y emoción, en el que el paisaje más repetido tendrá -y lo aseguro- el color más verde que la esperanza como emblema puede ofrecer.

Ro Vitale es cantante, compositora y autora de TOCada (Editorial del Nuevo Extremo). También es portavoz y embajadora de Compromiso Hispánico de la International OCD Foundation de Boston

Twitter @rovitale

The following two tabs change content below.
Psicocode
Psicocode es un blog especializado en Psicología y Desarrollo Personal formado por más de 100 profesionales. Escribe a info@psicocode.com si quieres formar parte de nuestro equipo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *