TDAH: El trastorno fantasma

tdah

“Cronométrame … a los 4 minutos me paráis o me tiráis tomates.” Ésta era una de las técnicas que a menudo usaba para explicar en clase.1 Sabía que no podía retener la atención de 35 adolescentes durante mucho más tiempo. Yo tenía que resumir mucho los conceptos, ellos tenían que controlar su ansia por mirar (a hurtadillas) su cuenta de SnapChat, Twitter, o Vine (no usaban Facebook, “es para padres” me decían).

¿Cómo pueden los profesores competir con Katy Perry, Taylor Swift o Selena Gómez? No pueden. Y si no puedes con el enemigo únete a él. Por eso, a menudo, les pedía que sacaran sus móviles para escuchar música mientras hacían sus trabajos y así reducir su ansiedad social con un “twitter break” (funcionaba, en serio). Era un profesor guay, pero es que no tenía otro remedio.

El problema de la atención se trasladaba a la sala de profesores donde a veces tomaba parte en algo que detestaba: las reuniones con la psicóloga para evaluar los casos de TDAH. (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)

Aquí es donde oía frases como: “…no está respondiendo bien, tenemos que cambiarle la medicación” o “… habrá que aumentar la dosis.” Tenía que morderme la lengua para no hacer preguntas de sentido común (creo) como:

  • ¿Tiene problemas en casa?
  • ¿Hace suficiente deporte?
  • ¿Cómo es su dieta?

Pero, “¿es que nadie ha oído hablar de la epigenética?” pensaba. Nuestro medio ambiente (incluido el interno) afecta la expresión de nuestros genes. Esto, a su vez, modifica tanto la fisiología como el comportamiento de las personas.

Yo conocía a estos chicos y sabía que sus circunstancias no eran las mejores. Algunos se dormían a las tantas jugando a la consola porque sus padres tenían turnos de noche y no los controlaban, otros sólo conocían la comida “basura”, y casi todos se encontraban desinteresados en aprender ciertas asignaturas (aburridas). Quería levantarte en aquellas reuniones y gritar: “¿Cómo van a prestar atención? ¡Yo tampoco lo haría!”

TDAH: un trastorno en aumento

En la actualidad, el porcentaje de niños y adolescentes con un diagnóstico de TDAH continúa aumentando.2 ¿Esto es así porque nuestros métodos de diagnóstico están mejorando? ¿O porque cada año más jóvenes viven un estilo de vida más antinatural (epigenética) y sufren un sistema educativo más asfixiante?

El ejemplo de Gillian Lynne, que explica Sir Ken Robinson en su TED talk, es muy esclarecedor. No todos podemos aguantar el estar tantas horas en una silla escuchando lecciones (especialmente los jóvenes del s. XXI). Desde luego nuestros antepasados, de quienes hemos heredado nuestra genética, no lo hacían. Eso, sumado a otros factores como problemas personales o de salud, hacen que muchos niños y adolescentes muestren el popular TDAH.

Educación, no medicación

No hace falta imaginarse conspiraciones; a veces las respuestas son más sencillas de lo que creemos. La realidad es que para médicos y terapeutas resulta más fácil y rápido tratar los síntomas (el comportamiento) con fármacos en lugar de investigar y cambiar las causas reales de los trastornos psicológicos. En ocasiones esto es necesario, pero no siempre es lo mejor.

Pienso que ayudar a un joven a mejorar su atención a medio y largo plazo no es cuestión de dar con la combinación/dosis “adecuada” de nada, sino de optimizar su salud y mejorar su medio ambiente.

Recordemos que el TDAH es un trastorno, es decir, un conjunto de síntomas cuya causa ¡no se conoce realmente! Por lo tanto, si no estamos seguros de que la causa sea un problema cerebral o de neurotransmisores (receptores de dopamina…etc.), ¿no deberíamos, para empezar, usar todos los medios a nuestro alcance que no tengan efectos secundarios?

Pero no es que yo, un freaky de la salud, sea el único que se hace estas preguntas y habla del tema con esta perspectiva. Desde el Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (NIMH), hasta diversas asociaciones de psiquiatría del Reino Unido han alzado la voz recientemente para acabar con el DMS-5 y la forma en que tratamos trastornos como el TDAH. Algunas de sus conclusiones son:

  • 1. Los diagnósticos psiquiátricos no son válidos
  • 2. El uso de los diagnósticos psiquiátricos aumenta la estigmatización (¡no más etiquetas!)
  • 3. La utilización de diagnósticos psiquiátricos no ayuda a la decisión sobre el tratamiento a elegir
  • 4. El pronóstico a largo plazo de los problemas de salud mental ha empeorado

La polémica está servida, pero es que no es para menos. Recetar fármacos como metilfenidato y atomoxetina no es dar caramelos en la puerta de un colegio. Se trata de drogas poderosas, que tienen efectos secundarios y, sin duda, pueden resultar adictivos.

medicacion tdah

Eres lo que comes

La comida no es sólo energía, también es información. Las distintas moléculas que componen el alimento activan y desactivan nuestros genes influenciando desde nuestra recuperación física y deseo sexual, hasta nuestro estado de ánimo y capacidad de concentración. La correlación entre una dieta pobre y procesada con la hiperactividad está bien establecida:

Se sabe además que existen otros factores que también causan los clásicos síntomas de TDAH, entre ellos:

  • Problemas hormonales y digestivos
  • Alergias alimentarias
  • Toxicidad ambiental o de metales pesados…etc.

Teniendo en cuenta toda esta información, lo más lógico sería empezar a usar mejor el tenedor y dejar las pastillas como el último recurso.

Una dieta de comida natural que tenga en cuenta posibles reacciones y alergias alimentarias (gluten, caseína…etc.) es un buen primer paso para mejorar los problemas de atención. Ya sabemos que un aparato digestivo inflamado contribuye al desequilibrio hormonal y de neurotransmisores (no en vano el estómago es también llamado “el segundo cerebro”).

Pero un protocolo completo para ayudar a un niño o adolescente a controlar sus síntomas de hiperactividad debería ir más allá de la dieta e incluir también el descanso, el ejercicio, el control del estrés y la suplementación (para posibles deficiencias). Todos estos factores trabajan de forma sinérgica para mejorar la salud y, sobre todo, son seguros a largo plazo.

Si es que ya lo decían los romanos: men sana in corpore sano.

alimentacion tdah

Conclusión

Hay motivos suficientes para cambiar nuestro enfoque sobre el TDAH y hacer algo radical: empezar la casa por los cimientos, no por el tejado.

Por un lado, la educación debe cambiar y adaptarse a las necesidades del s. XXI usando tecnología y entendiendo que más (tiempo en las aulas) no es mejor. Por otro lado, debemos entender que los fármacos pueden ayudar en algunos casos pero no deberían ser la primera estrategia a seguir, sino la última, ya que una terapia holística y natural puede ser más eficaz y, además, más segura y saludable.

Imagínate un día en el que haya un nutricionista en cada escuela que colabore con el psicólogo, el profesor de gimnasia y el de tecnología para alimentar mejor las mentes y los cuerpos de los estudiantes. Un día en el que las escuelas no enseñen sólo a usar el hemisferio izquierdo, sino también el derecho (movimiento, música, creatividad,…etc.); un día en el que la constante ansiedad que crea la competitividad escolar se sustituya por la ilusión por el aprendizaje en un ambiente más cooperativo. 

Estoy seguro de que ese día habrá más motivación y atención en las escuelas, y muchas menos reuniones por problemas de TDAH.
¿Te gustaría una escuela así?

Notas:

  1. El autor fue profesor de secundaria durante años antes de ser nutricionista
  2. http://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/adhd/data.html

Photo Credit: Ivan Bessedin

Photo Credit: TDAH via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Guillermo Martín
Nutricionista funcional (FDN®) y mentor holístico (C.H.E.K.). Educa y escribe sobre salud integral en su blog www.saludestrategica.com
Guillermo Martín

Últimos posts de Guillermo Martín (Ver todos)

Comentarios

  1. Juan dice

    Conozco a un niño de tres años cuyo comportamiento cae al 100% dentro de la hiperactividad. Curiosamente a este niño lo alimentan con cero producto chatarra, sin cafe, casi sin azucar, carne restringida y preparada en casa, no conoce a que sabe una pizza, vaya que casi todo el tiempo lo veo comiendo comida vegana, su único dulce son galletas sin mantequilla o_0 Todo lo anterior obedece a que el niño desde el año y medio le detectaron sobrepeso, pero a pesar de los esfuerzos de la madre el niño ahora raya la obesidad y con un comportamiento nada agradable. No pone atención a casi nada, a lo único que le pone un poco de atención es la TV, de la cual “aprende” porque enseñarle algo por nuestra cuenta es batalla perdida. Corre por todas paftes, golpeado todo y llora si se le intenta controlar. Repite las instrucciones pareciendo que las ha entendido pero no las sigue. En fin toda una ficha… Lo único disfuncional que puedo ver es que no tiene papá, algo que hoy en día es muy normal y no se sospecha como motivo de disfunción, pero entonces como poder determinar el origen de su problema?? Sobretodo bajo tu perspectiva nutricional, crees que algo de su alimentacion pueda estar fallando como para que a pesar de una alimentación natural el niño tenga tanto sobrepeso como hiperactividad??. Los pediatras sólo se limitan a aconsejar a la madre que lo baje de peso, pero no puede lograrlo. En cuanto a la hiperactividad en la escuela le recomiendan que lo medique, pero la madre preferiría no hacerlo. Cómo ayudarle?? Consideras que una visita al nutriologo le ayude??

    • Guillermo dice

      La comida vegana no es necesariamente la mejor para un niño, que necesita buena disponibilidad de proteínas y vitaminas liposolubles, si no se hace correctamente. Yo le daría una alimentación omnívora, que incluyese las grasas saturadas de mantequilla y aceite dr coco y evitase TODOS los aceites vegetales, que en realidad no son naturales. Me imagino que le faltan ciertos aminoacidos y tiene un perfil de grasas desequilibrado. Un saludo

  2. dice

    Felicidades por este artículo. Estoy maravillada de ver en las mismas líneas diagnósticos precipitados, nutrición en pos de medicación, epigenética, aprendizaje cooperativo!!! Como docente creo que este tipo de visión del TDAH tiene que tener más visibilidad. Gracias.

  3. Victor dice

    Bravo Guillermo. Nose si serán casualidades de la vida pero te aseguro que llevo toda la mañana pensando en lo que has dicho en el articulo, y cuando digo pensando me refiero LITERALMENTE en esos mismos terminos. Pensando en “el segundo cerebro”, en la epigenetica, en la relacion mente cuerpo (concretamente en la frase mens sana in corpore sano) en que el ambito de la psicología DEBE abrir la mente a otros campos relacionados con la salud y no solo centrarse en problemas emocionales, trastornos, enfermedades mentales, etc como si todos fuera consecuencia de la genetica o de factores sociales (que también influyen por supuesto) y se pudiera solucionar tan facilmente como tomar una pastilla para enmascarar sintomas. Con este tipo de metodos no se solucionan los problemas desde el origen que es lo que de verdad importa, solo son parches que mas que ayudar unicamente sirven para que puedas continuar con tu vida pero con una salud sub-optima.
    Estoy en mi tercer año en psicologia y cada vez tengo mas claro por que caminos voy a seguir, desde luego no por la psicologia “tradicional”. La salud solo tiene sentido desde una vision integrista y no desde factores aislados.
    Te doy las gracias Guillermo por tu trabajo, a ti y a la gente que divulga este tipo de estilo de vida, que por desgracia en España es poca pero en aumento, y que dentro de unos años estoy seguro que lo veremos como lo mas normal.

    Pd: Nose si te acordaras de mi, pero hace no mucho tuvimos una charla bastante productiva para mi y al ver tu foto al final del articulo me he reido bastante porque no me esperaba para nada encontrar un articulo tuyo en este blog. Por cierto genial entrevista con Marcos, sigue asi!!! Un saludo ;).

    • Guillermo dice

      Hola Victor,

      Genial…jaja. Qué pequeño es el mundo de internet…Me alegro mucho que compartas mi visión de estas cosas. A mi me parece de sentido común y, como tú dices, creo que no va a dejar de crecer…Necesitamos esa visión saludable del cuerpo y la mente. Un salud-o! 🙂

  4. Guillermo dice

    El DSM-IV-TR tiene diagnósticos fiables y válidos de los trastornos mentales clásicos como esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión mayor, alzheimer, fobia social, trastorno obsesivo compulsivo… Ahora bien, hay otras definiciones que están cogidas con pinzas, que no tienen suficiente evidencia empírica como lo del “síndrome postvacacional”, “TDAH”, “trastorno bipolar infantil”, “trastorno negativista”, “problemas conyugales derivados de mala comunicación”… En esto último que yo sepa el DSM habla de TRASTORNOS MENTALES no de problemas generados fruto de cosas a las que nos hemos acostumbrado a hacerlas mal.

    También la industría farmacéutica como negocio influye, compra a psiquiátras con regalos y bonos si recetan sus fármacos, sobornan científicos para que “falseen” estudios según sus intereses…

    La ciencia debe ser independiente, imparcial y objetiva de los negocios farmacéuticos del capitalismo. Y es por ello que al no darse esta premisa en el DSM V aparecen cosas extrañas y cogidas con pinzas como el trastorno premenstrual, el postmentrual, ahora se puede diagnosticar una depresión específica por el duelo… En fin, porque no hacer ya un trastorno de la depresión por cada causa del paciente? “Depresión por falta de amigos”; “Depresión por escasa actividad sexual”; “Depresión por ruptura de pareja”… La depresión es la depresión y no hay que empezar a super especializar el trastorno.

    También hay mucho negocio en la psicología privada al diagnosticar de TDAH y derivarlo al psiquiatra.

    Recomiendo mucho leer los primeros artículos de la última revista del INFOCOP (número 67 de octubre-diciembre de 2014) que aporta mucha investigación sobre el TDAH y muestran que no hay evidencias empíricas.

    1) “La hiperactividad en España”.
    2) “Radiografía de la hiperactividad, ¿Es necesaria la intervención farmacológica?”
    3) “Los intereses que hay detrás del diagnóstico del TDAH”

    Estoy de acuerdo con lo que se expone en este artículo de PSICOCODE. Hay mil variables que influyen en que los niños y niñas se distraigan y quieran hacer otras cosas en vez de estar una hora quietos mirando a la pizarra.

  5. Yenisleidy Cabrera Estopiñán dice

    Buenas.Aunque sí considero que con el desarrollo de la ciencia los métodos de diagnóstico han mejorado, creo que el aumento del TDAH se debe principalmente a causas personales (familias disfuncionales)y/o problemas de salud.
    No comparto los criterios de que los diagnósticos psiquiátricos no son válidos, de que aumentan la estigmatización y no ayudan a la decisión sobre el tratamiento a elegir, sería quitarle el crédito a una ciencia que aporta mucho al mejoramiento de trastornos psicopatológicos.
    Aunque existen fármacos que sin dudas tienen efectos secundarios y pueden crear dependencia, en ocasiones son muy necesarios, lo importante es saber adecuar las dosis y utilizarlos como un apoyo a la terapia psicológica, al lacance de un estilo de vida más sano como bien se palntea a través de la dieta, el descanso, ejercicios y control del estrés.
    Un paso para disminuir este trastorno sería lograr un trabajo interdisciplinario entre pedagogos, psicólogos, psiquiatras y nutricionistas en estrecha interacción con los padres.
    Muchas gracias.

    • Guillermo dice

      Hola Yenisleidy,

      Gracias por tu comentario. Realmente estoy de acuerdo en todo lo que comentan. Quizás, decir que no es mi intención desacreditar lo que la psicología/psiquiatría ha hecho por ayudar a la gente, sino dar eco a las voces que desde dentro de los propios colectivos psiquiátricos están intentando modificar la forma en la que diagnosticamos y tratamos a la gente (personalmente creo que la estigmatización existe y es negativo en muchos casos). Todas las ciencias evolucionan y creo que la psicología está pasando por una transición también…Si no dejásemos que las cosas evolucionasen todavía estaríamos pensando que el sol es el cento del universo. Creo que los estudios científicos están ahí…y poco a poco están dibujando un cuadro que es algo diferente a lo que “convencionalmente” se acepta. Lo interesante es tener una actitud abierta y responsable, por supuesto. Un salud-o!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *