5 señales que te dicen si eres una persona tóxica

persona tóxica

Ya he escrito anteriormente para este espacio, artículos que tienen que ver con la toxicidad en la pareja y como investigador de estos procesos resultaba imprescindible llegar a la pregunta que abre el tema del día de hoy.

Casi siempre –prácticamente siempre-, cuando una persona acude a sesiones de terapia por estar viviendo una relación (de pareja, familiar o laboral) con tintes de nocividad, la idea que la lleva al sillón del consultorio es la de estar firmemente convencida de que es el otro quien es el miembro tóxico de dicha relación.

He de admitir que en muchos de los casos esto resulta cierto, aunque también cabe aclarar que en una relación nociva ambos participantes tienen su grado de virulencia. Y es precisamente en este punto en que quiero hacer una anotación importante para el tema: la toxicidad del individuo se mide –básicamente-, de acuerdo al grado en que lleva a cabo sus actitudes nocivas hacia los demás.

Desde luego que hay personas que resultan tóxicas para ellas mismas, sin embargo debido a la naturaleza de este artículo, me centraré exclusivamente en las conductas y actitudes que permiten que los demás tomen conciencia de que hay algo en tu personalidad que no les resulta –al menos-, del todo agradable y tienden a evitarte o a confrontar contigo.

¿Qué ocurre cuando somos nosotros la persona tóxica?

En primer lugar debes saber que todos, en algún momento de la vida, hemos resultado tóxicos para otros; la razón de ello es que somos entes individuales y por tanto poseemos diferentes personalidades. Algunas veces nuestra personalidad diferirá bastante de la de otra persona y –si nos aferrarnos a ciertas actitudes-, podemos terminar convirtiéndonos en fuente de displacer constante para ella.

En segundo lugar, la buena noticia es que este tipo de comportamiento puede controlarse. En este sentido, soy un convencido (y esto –admito-, me ha granjeado ciertos enconos con algunos colegas), de que las personas no cambiamos, sino que nos controlamos.

Y este control puede verse como cambio porque algunos individuos son capaces de ejercer el control sobre actitudes no convenientes para ellos y los demás (violencia, infidelidad, celos, etc.) por mucho tiempo, incluso por el resto de su vida. Pero si en algún momento, las circunstancias confluyen, es bastante posible que esa actitud aparezca de nuevo (la teoría del queso gruyere).

Pero la actitud tóxica puede ser controlada y eso es positivo.

Ahora, para acceder a este control es absolutamente necesario dar el primer paso que es reconocer y aceptar que soy una persona tóxica para los demás. Y esta es la parte más difícil porque aquí entra el compañero inseparable de la personalidad nociva: el ego.

El ego –en términos psicológicos-, es la instancia de la psique por medio de la cual, la persona se reconoce a sí misma (Yo) y toma conciencia de su identidad. Esto quiere decir que es lo que nos ayuda a separarnos del resto de las personas, al menos en nuestro interior. Pero también es importante hacer alusión a la utilización coloquial de ego, que se refiere a jactancioso, egoísta y por tanto desagradable.

Entre ambas definiciones y a grandes rasgos, se oculta el corazón del ego inmerso en la personalidad tóxica: la inseguridad.

Por medio del ego, las personas toman conciencia de sí mismas y eso es sumamente importante y beneficioso, pero también puede ocurrir que se convierta en un refugio en el cual el individuo proteja celosamente sus más profundos miedos, quejas e inseguridades. Y créeme que las va a defender a capa y espada. Aquí, cuando ocurre esto, es que se gesta la personalidad tóxica.

La idea subyacente en lo anterior es: “Me ha costado tanto trabajo ocultar los monstruos que me asustan, que bajo ninguna circunstancia permitiré que alguien me los haga traer a la superficie, antes haré lo que sea para que eso no ocurra”.

persona tóxica

Y lo hará en contra de quien sea. Si esta persona se da cuenta o tan solo “sospecha” o “siente” que alguien quiere acceder a esa instancia, reaccionará violentamente. Por eso es tan difícil comenzar a dar el primer paso: aceptar que tengo una personalidad tóxica.

Pero supongamos que lo has hecho, que te armaste de coraje, de humildad, de necesidad y decidiste transitar el camino que te llevará a la superación de tu actitud tóxica y que afecta tu entorno. ¿De qué forma puedes establecer que eres una persona con estas características?

¿Cómo identifico si soy una persona tóxica?

Desde luego siempre se presentan señales que nos avisan de la posibilidad de ser una personalidad tendiente a la nocividad. Estos signos los podemos leer con suma facilidad en los demás pero hacerlo en nosotros mismos es otro boleto.

A continuación te daré solamente cinco de estas señales (aunque hay muchas más). Por favor recuerda que estos puntos son referenciales y no determinantes, lo que quiere decir que mientras más señales se presenten en ti, más posibilidades hay de que te digan algo. Si solamente tienes uno, tal vez sólo seas caprichoso o vanidosa.

1. Siento constantemente que la vida es “mala” o “injusta” conmigo

Detrás de esto se oculta el ego antes mencionado, en donde íntimamente tienes la firme creencia de que te mereces sólo lo mejor y nunca los reveses de la vida. Pero olvidas que la vida se trata de subidas o bajadas y que la aceptación y adaptación a unas u otras es lo que nos permite vivirla adecuadamente.

2. Cuando alguien me da una opinión, en automático la impido, la rechazo o me la tomo como agresión

Esta actitud enmascara la seguridad mermada en la persona, lo que quiere decir que tiene que encontrar rápidamente una defensa en contra de lo que siente como un peligro (desde luego sentir le impide pensar), lo que significa, a su vez, que percibe las opiniones del otro como negativas. Y esto se traduce en desvalorización, resentimiento o abierta belicosidad.

3. Cuando alguien tiene éxito soy incapaz de reconocer su mérito

Cuando ocurre que alguien en tu entorno ha logrado obtener algo por lo que seguramente luchó y que le ha costado trabajo, la minimización que haces es algo así como achacarlo a la “suerte” de esa persona. O para ponerlo en dos palabras: sientes envidia. (Esta será una de las más difíciles de aceptar y asumir).

4. Establecerte en el papel de víctima

Básicamente este punto se resume en algo como: “Sé totalmente quien tiene la culpa de mis problemas y ése no soy yo”. Siempre es el otro el que por alguna razón afecta tu propia vida. La víctima es incapaz de pararse en la responsabilidad de sus propias acciones, porque desde luego es mucho más fácil encontrar excusas o culpables externos.

5. Llegar a las agresiones verbales y/o físicas

A ver, trataré de ser lo más claro posible al decirte que esta es la señal número uno de que estás desplegando una toxicidad y virulencia letal. El primer y máximo derecho inalienable de cualquier ser humano, es el derecho a mantener su propia integridad (física, mental, emocional), a buen resguardo. Cuando alguien, en este caso tú, rompe o violenta ese principio, es que algo va terriblemente pervertido.

Una vez más: usa tu sentido común al decidir si estos puntos realmente se adecuan a tu situación. Es muy importante que si ha sido así, tomes cartas en el asunto, porque si has podido en base a este rápido ejercicio notarlos, casi con seguridad los demás a tu alrededor lo perciben también.

¿Te has preguntado por qué tus relaciones fracasan? ¿Por qué la gente no se la pasa bien contigo? ¿Por qué tiendes a terminar en conflicto con los demás? ¿Por qué no estás siendo feliz? Bueno, tal vez esto te acerque un poco a las respuestas.

Mi recomendación es que busques ayuda profesional para que puedas ser guiado en el trabajo que requiere salir de este tipo de actitudes. Recuerda que si ya decidiste aceptar y asumir que puedes tener una personalidad nociva es momento de hacer algo al respecto en concreto y en acciones. Deja de buscar excusas. Y si no quieres reconocerlo o salir de ello, al menos al leer este artículo tendrás un motivo más para mantenerte en lo mismo. Hasta la próxima.

Photo Credit: Persona tóxica via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Vicente Herrera-Gayosso
Psicólogo, video blogger, orador motivacional y autor mexicano. Es egresado de la Universidad Tecnológica de México (Licenciatura en Psicología).

Comentarios

  1. Monica dice

    No sé si soy una persona tóxica,pero ultimamente me distancio de todo el mundo.primero mis hermanos, luego mi padre,el año pasado despues de unos cuantos años mal con mi marido,me separé. Y ahora me creo que estoy perdiendo a mi hijo mayor(18) porque en cierta forma está desperdiciando su vida, y yo en mis intentos de hacerlo reaccionar le digo cosas muy fuertes. Ayer discutimos y le dije que se fuese de casa.

  2. Rebeca dice

    Aunque no existiera la palabra Tóxica, yo podría decir un poco destructiva.
    Soy una mujer de 58 años con 2 hijas siempre sola, he sido una mujer con cualidades físicas y por supuesto interiores tengo valores creo que en general he sido más buena que mala pero siento y pienso que me faltaron cosas importantes como persona y como mujer para crecer y evolucionar y aunque di todo y más por mis hijas me siento traicionada como hija y como madre como hija me aguanté la frialdad de mi madre y como madre le exigí a mis hijas reprocidad al darme cuenta de su egoísmo y en esa lucha me convertí en una persona toxica, no sé si está entendible.
    Mis hijas no se inmutan, hacen su vida tienen otra mentalidad y yo les he reclamado mucho mucho su ingratitud y su egoísmo, me cuesta demasiado trabajo aceptar lo que eligieron en su vida su actitud hacia mi, no hay equilibrio somos tres mujeres yo mamá y mis dos hijas pero no estamos funcionando, no quiero afectarlas más y tampoco sentirme afectada , cambié de ciudad para irme con ellas , ellas asi lo manifestaron y nunca me imaginé lo triste y asustante que iba hacer todo ésto , ahora estamos distanciadas y yo me siento culpable en algunas cosas y muy decepcionada en otras, el punto es que no sé como actuar con ellas, las dos viven con su pareja y yo estoy sola

  3. Octavio dice

    Existe algún especialista-medico que examine esos pensamientos? Por yo quiero saber si soy negativo y toxico. Por que últimamente las personas se sienten ofendida/o por mi y yo mismo no me doy cuenta en que forma les ofendí.

  4. Mayorka dice

    Sr.Vicente sus premisas planteadas sobre las personalidades toxicas me ha llamado.mucho la atencion.
    Concuerdo en algunos terminos.Los seres humanos somos tan complejos que no existe una medida clasificativa en cuanto a la toxicidad en las relaciones humamas.Partiendo de la premisa de que moderamos nuestras conductas pero no dejamos de ser quienes somos estoy totalmente de acuerdo.
    Tambien la respuesta de usted hacia Zacarias mas demuesyra la elegancia para no perder el auto control que muchos debemis tener aquellas conductas o caras sociales que los demas quieren que les presentemos.
    Es muy dificil ser autentico sin tener conocimiento de quienes somos que experiencias hemos tenido para entrar en un momento de existencia transcedental y profunda.
    Me gusto el comentario del joven que dijo que depende quienes esten tu puedes llegar a una crisis toxica o no.
    Sigmund Freud aclara que si no te sientes feliz debes ser cuidadoso con quien te asocias.
    Chomsky y su condicionamiento medido entre estimulo y reaccion.
    Todas las Teorias de Comportamiento ya han escrita y el mejor acercamiento es tener una convinacion de desarrollo de la personalidad para regularizar las respuestas en determinadas circuntancias.
    Necesitamos un coach o un terapeuta? Esa seria la pregunta de acuerdo la conducta toxica que se podria repetir en diferentes circunstancias y con el mismo resultados.
    Es muy profundo porque nuestras personalidades son una axumulacion de vivencias positivas y negativas donde muchas son superadas y en otros la Terapia seria la alternativa.
    No es realmente quien es o no toxico sino que herramientas tenemos para salir aireosos de un incidente toxico .Lo vimos claramente en la agresion del joven estudiante.
    La toxicidad es naturaleza humana ahora cuanto dejaremos que ese control, critica negativa nos dañe.
    Podemos salir airosos en cualquier momento donde la realidad va dirijida hacia dañar intencional al otro.
    Gracias por dejar oportunidad para expresar nuestras diferentes estrategias para evitar el bulling o la critica destructiva de la persona toxica de ifual manera el agredido podra aprender su supervivencia y no perpetuar su lugar de victima.Esto llega un proceso mas profundo.Gracias y buen dia.

  5. magie dice

    me encanto el articulo, aunque debo reconocer que sí he sido tóxica con una persona, y esa persona ha sido conmigo. Es decir, él dijo que era casado y al principio lo acepté así. Pasó el tiempo y resultó que no era y que yo lo había malentendido (¿?). Dejé de creer en él pero seguía ahí; pasábamos demasiado tiempo sin hablar, y sólo eran preguntas triviales. Entonces yo empecé a querer saber sobre él y me enojaba porque él no me contaba nada. Un día dijo que me había dejado de amar pero que como yo era importante seguía ahí.
    Yo sentía que él no hacía el esfuerzo por verme o estar conmigo, y yo era siempre la que lo buscaba o iniciaba la conversación. son respuestas eran “puede ser” “suena bien” “ok”, nunca eran un SI o NO. Ante cualquier pregunta se salía por la tangente o era ambigua la respuesta “tal vez” “está bien ¿no?” . Llegué a sentir tal frustración que lo tenía que insultar y él simplemente se daba media vuelta sin decir nada.
    Traté de entenderlo, justificarlo, pero era un círculo vicioso. Me sentía como el caballo tras la zanahoria. endulzaba mis oídos por un tiempo y desaparecía, apagaba el celular y tres cuatro días después solo de decía “hola”.
    ambos permitimos faltas de respeto y la comunicación no existía, y teníamos que pelear para “hablar” sobre los deseos del otro. fue doloroso y acepto que me convertí en tóxica.

  6. JENNY YASEL LANUZA dice

    ME HA ENCANTADO MUCHO ESTE ANALISIS DEL PSICOLOGO Y SI ESTOY MUY DE ACUERDO Y LO HAS DESCRITO TAN BIEN OS FELICITO Y AGRADEZCO POR ESTAS PERSONAS TOXICAS A VECES EN EL SENO DE TU PROPIA FAMILIA TU LO SIENTES Y QUIERES MANTENERTE LO MAS ALEJADO POSIBLE Y YO PENSABA QUE ME PASA POR QUE NO ME GUSTA COMPARTIR Y ESO ERA JUSTAMENTE SALUDOS

  7. gloria castellanos dice

    Bueno en realidad, pienso que me e convertido en una persona toxica, por que e permitido que mi corazón se llene de envidia y de cosas que no son correctas… y en realidad creo que debemos valorar lo que los demas hacen, honrrar sus meritos, mirar lo que las personas hacen para haber logrado sus sueños o metas..y tomar esto, como un ejemplo para nuestras vidas, y pedirle a Dios de corazón, que nos permita ser felicez, sin juzgar a nadie, o quiere lo que el otro tiene, por envidia, y que nos de la voluntad para perdonar a quienes nos han herido, para que también podamos nosotros recibir ese perdón.. de Dios y de las personas que en algún momento hayamos herido, con nuestras actitudes o palabras, es verdad nuestro ego, es el que no nos permite aceptar, q nos equivocamos y que no todo es como nosotros pensamos..y esto hace que endurezcamos nuestro corazón hacia las personas y hacia DIOS mismo..el mensaje me hablo mucho…y reconozco que hay cosas que necesito cambiar..por q, siento q, muchas veces no encajo..y q..aunque trato de ser causo fastidio..gracias..por el tema, no me ofende al contrario me hace tener una reflexión profunda y me hace pedirle a Dios que sane mi corazón de la amargura que e dejado anidar, y que no quiero mas, quiero ser feliz y hacer feliz a las personas que estén a mi alrrededor..feliz día.

  8. Felipe Alva dice

    Hay personas tóxicas. Por ejemplo, los psicólogos que llaman tóxicas a otras personas.

    En serio. Como si las personas que padecen problemas psicológicos no tuvieran ya suficiente cargando con el estigma de ser los “enfermos”, los “locos” o los “anormales” de la sociedad, ahora desde la psicología también promovemos nuestras propias categorías peyorativas y deshumanizantes, como persona tóxica.

    Es cierto que existen un montón de prejuicios y conductas que podrían recibir ese calificativo (las incontables expresiones de violencia en nuestra sociedad, sin ir muy lejos), pero ese tipo de etiquetas globales no ayudan en nada. Al contrario, son tóxicas: hacen más difícil la empatía (la gente empieza a ver la etiqueta y no a la persona detrás de ella, que por más antipática que nos caiga siempre es mucho más que un adjetivo) y anula toda posibilidad de entendimiento.

    Las personas acuden a los psicólogos y a su supuesto conocimiento experto para que les ayuden a ver ciertas cosas con más claridad, no para que les llenen la cabeza de más prejuicios. Entre las conductas que este artículo considera expresiones de una “personalidad tóxica” hay evidentes signos de baja autoestima y/o depresión (que hoy, más que condiciones desafortunadas, parece que fueran defectos morales).

    El artículo es una variación más del típico discursito de los gurús de la autoayuda de “no sientas nada, no te quejes de nada, no incomodes a nadie y así todos te querrán y serás muy feliz”. El problema es que lo firma un psicólogo que escribe en una página que siguen cientos de miles de personas, y al que este comentario seguro le parecerá tóxico

    • Alizo dice

      Según la afirmación “…las personas no cambiamos, sino que nos controlamos.” Me parece absurdo definir o etiquetar a las personas como tóxicas, pues todos somos tóxicos en alguna ocasión en función de las circunstancias personales que experimentamos. En un contexto de corrupción generalizada, como el que ocurre en muchas sociedades civilizadas, que me alegre de que todo el mundo prospere en mayor medida que yo, ¿me etiqueta como persona tóxica? Deduzco de ello, además, que si pudiera prosperar como los demás (los que tienen privilegios), para que no me acusen de individuo tóxico, ¿debería ser corrupto y así aparentar ser más feliz?

    • Elizabeth dice

      Felipe, pienso que como artículo informativo se le tienen que dar nombre a algunas cosas, no necesariamente tienen que ser etiquetas o estigmas, en terapia obvio no creo que sea así. Además, considero que se trata de lograr un equilibro en tu vida, todos en algún momento hemos tenido esos comportamientos, pero cuando ya te afecta en muchas áreas como en el trabajo, las amistades, etc. entonces es cuando debes hacer un análisis y tomas lo que te sirva de cada cosa. Si reúnes todos o la mayoría de esas señales que menciona el artículo entonces tú tomarás alguna acción, si así lo deseas y también depende de la frecuencia con la que te sientas así. El psicólogo nunca te buscará a ti y no es él quién te juzgará. Más que nada este artículo es como para darte una referencia; puede ser baja autoestima, como mencionas o depresión; el psicólogo te diagnosticará pero primero tu debes dar el primer paso… Es como en la medicina, si tienes fiebre por ejemplo, muchas enfermedades causan fiebre pero sólo el doctor te sabrá decir con exactitud. Respeto mucho tu punto de vista, sin embargo no creo que sea esa la intención de este artículo, la idea es que tú te des cuenta no que la demás gente lo haga. Comprendo tu descontento referente al nombre que se le da pero ¿tu qué nombre le pondrías?

    • Anna dice

      Gracias Felipe, dijiste lo que pensaba. Nada me parece más desagradable que esta moda de llamar “tóxicas” a las personas y tratarlas como apestadas. Y además, la ligereza con la que se usa ese término. Qué mundo, lleno de prejuicios y desprecios.

  9. Zeus Daniel dice

    Estoy de acuerdo con lo que dices Vicente, porque creo que soy una de esas personas toxicas, últimamente me la paso discutiendo con todos y sintiéndome mal luego, porque eso no es vida, pero reconozco que es mi responsabilidad, simplemente me cuesta aceptar demasiado mis fallas y reacciono abruptamente cuando alguien trata de hacérmelas ver, al punto de llenarme de ira y solo pensar que la persona me esta desvalorizando, porque siento que si la dejo tener razón, entonces no me quedara nada. Que arduo camino el que tengo por delante para controlar esto, solo espero que pueda superarlo.

  10. Jordi Camps dice

    El ser humano, masculino o femenino… ¿porque masculino es Yang, y femenino es Yin ?

    la filosofia y la psicólogia, van unidas mientras no entre la religión personal que puede ser al mismo tiempo el ideal.

    pero todos queremos ser poseedores de la verdad… ¿pero, que es la verdad?
    la verdad es el corazón, o es la razón..
    la verdad es lo que te dice tu corazón, o lo que te dicen otros quién eres, aunque sea tu identificación como ciudadano que nació en un lugar determinado con su gentilicio correspondiente.

    podriamos decir que el corazón, es el ego… podriamos, pero resulta que es el corazón lo que te hace ser humano o buena gente.
    pero la razón solo es tu fé en ese ideal, que también decimos que es cierto o verdad.
    y al querer tener razón, y obtener incluso aprovación de otros cuando te dan la razón, el ego sube, por lo que el ego… ¿es el querer tener razón, o es lo que dice tu corazón?

  11. Carlos dice

    Me ha gustado tu artículo, tengo la osadia de decirlo desde mi ignorancia y espero no ofender a nadie, experto o tóxico.
    Una cuestión, una profundización. La toxicidad en las relaciones, estos rasgos los defines como individuos, pero cuales serían o como se aplicarían. Creo que todos podemos llega a ser tóxicos en función de quién tengamos en frente.

  12. Carlos dice

    Me ha gustado tu artículo, tengo la osadia de decirlo desde mi ignorancia y espero no ofender a nadie, experto o tóxico.
    Una cuestión, una profundización. La toxicidad en las relaciones, estos rasgos los defines como individuos, pero cuales serían o como se aplicarían. Creo que todos podemos ser tóxicos en fu

  13. Maria dice

    Con todos mis respetos hacia Zacarias, el primer comentarista de este Post, pero en cuanto te he leído me ha venido a la cabeza el Número 3: “Cuando alguien tiene éxito soy incapaz de reconocer su mérito”.

    Por mi parte, me ha gustado mucho y ¡ojalá! existieran más personas que se atrevieran a mirar también el lado de las relaciones tóxicas desde la responsabilidad que cada uno tenemos.

    Estamos en una Sociedad que “protege” demasiado a las víctimas y por ello, creo que, resulta más fácil quedarse en ese rol, mucho más reconocido, que ser consciente y aceptar cuánto hemos también nosotros.

    Un saludo

  14. Zacarías dice

    Hola, buenas tardes. Mi nombre es Zacarías Molina, he leído tu artículo de arriba a abajo y encuentro que si has intentado hacer un artículo científico y mínimamente serio has fracasado, sin embargo, si lo que pretendías era escribir una basura pseudo-científica enhorabuena, la has clavado. Me ego estudiante de psicología se retuerce con cada palabra que escribes sin ninguna base, ni explicación, ni si quiera hablas de ningún autor reconocido o modelo teórico para apoyar tu teoría de que la gente no cambia, si no que se controla. Podría fácilmente demostrar que no tiene ningún sentido lo que dices con algunas líneas pero, prefiero no perder el tiempo con un psicólogo de mala muerte que se dedica al tarot y los artículos sensacionalistas. Por último quería decirte que si en algún momento has hecho terapia con alguien, espero que no le hayas dicho que es una persona tóxica como haces aquí (está muy bien eso de: “primero se consciente de tu problema, luego superalo”, pero poner etiquetas no es la mejor forma de “curar”). Un saludo y espero que no hagas terapia como escribes.

    • Vicente Herrera-Gayosso dice

      Hola Zacarías,

      Antes que nada quiero agradecerte tu comentario, me sirve para crecer.

      ¿Qué te puedo decir? Tienes razón en todo lo que escribes y me he quedado sin palabras ante la profundidad y profesionalismo de tu análisis, seguramente producto de tu extensa experiencia como estudiante de psicología.

      Pero hay algo que por encima de todo quiero agradecerte -y no solamente yo, sino seguramente los cientos de personas que han leído este artículo, que siguen mi video blog, que han comprado mis libros publicados, que asisten a mis conferencias, que escuchan mis programas de radio o simplemente que son mis pacientes-, y es que por más que me esforcé no pude encontrar un ejemplo tan claro y exacto para ilustrar las líneas acerca de la personalidad tóxica… hasta que apareció tu comentario.

      Así que mil gracias por permitirnos entender de manera tan contundente de lo que habla el artículo, eso es inapreciable.

      Te mando un saludo deseando que -cuando egreses de la universidad y seamos colegas-, te conviertas en el psicoterapeuta equilibrado, autocontrolado y empático que pintas para ser. Estoy seguro que tus pacientes lo agradecerán mucho.

      Vicente.

      • Victoria Megias dice

        Bravo Vicente!!! Grandes palabras que demuestran el gran profesional que eres. Todos los que ejercemos la psicología reconocemos las diferencias entre lo que aprendemos en la universidad, y lo que es ejercer de psicólogo. Saber adaptarse a las nuevas terapias y encontrar una forma acorde a nosotros para orientar a nuestros pacientes resultan requisitos indispensables para ser profesional. Espero que este chico no se quede en los psicólogos de los libros y entienda que la historia está para ampliarla, no para ceñirnos a ella de una forma tan extricta.

      • Elena dice

        El joven de arriba fue muy agresivo en su comentario. Me parece que el comentario de Felipe Alva tiene más sentido, ojala que el autor de este artículo pueda decir algo al respecto porque sería interesante leer su respuesta.

    • Edgar dice

      El estudio de la psicología humana es tan importante para todos, porque entiendo que todos tenemos un mal psicogénico en nuestros mundos interiores, no lo dudó. Así como lo describes por ejemplo a la persona tóxica… Mire amigo estudioso de la psicología. Pregunto, la persona humilde no encierra acaso cierto grado de hipocresía en su interior? Una persona tóxica acaso tiene un ego muy grande y falso cuando ve que algo estå mál acaso no te caudaría indignación y/o enojo hasta puedes reaccionar de manera abrupta y frenar con un basta..? Es eso entonces ser una persona tóxica… Pues entonces en el mundo de hoy habremos cientos de miles de personas tóxicas, no cree?.
      Podrías ilustrarme mejor..? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *