¿Estamos matando la infancia con tanta actividad extraescolar?

actividad extraescolar

La sociedad actual en la que vivimos, se convierte en muchas ocasiones en la sociedad del estrés. Vamos a toda prisa a todas partes, queremos llegar a todo a tiempo, no nos gusta dejar pasar oportunidades y trasladamos esta manera de hacer y pensar a la educación que impartimos a nuestros hijos.

Intentamos que tengan todo lo que ellos deseen y nos piden, les atiborramos de juguetes y les acostumbramos a que se pueda obtener prácticamente todo lo que les apetece.

En la mayoría de celebraciones de cumpleaños de niños, el protagonista acaba con una media de 15 a 20 regalos. Normalmente son niños de 4 a 10 años y lo consideran como algo “normal”. ¿Creemos de verdad que un niño de estas edades es capaz de procesar y asimilar esa cantidad de información?

Nos dedicamos a “prepararlos”  desde muy pequeños para ser “algo en la vida”. Ponemos unas altas expectativas que han de satisfacer, de manera que muchas veces desde edades muy tempranas alargan su jornada escolar con todo tipo de actividades extraescolares.

Ya desde la guardería se enfrentan diariamente a una dura jornada “de trabajo” que en edades muy tempranas les separa de su familia y su figura principal de apego (normalmente la madre) para sumergirles en un entorno extraño y exigente que le inculca conceptos y les prepara para “llegar a ser”.

En algunos casos los niños permanecen en el entorno escolar desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, en una jornada plagada de materias, aprendizajes  y estímulos de todo tipo que le bombardean a todas horas.

¿Dónde queda el tiempo para el relax, para descansar, para jugar, en definitiva para ser niño y disfrutar?

El entorno que rodea a nuestros hijos la mayor parte del día puede llegar a ser sumamente estresante, frío y vacío para un ser en evolución y es un caldo de cultivo para futuros trastornos mentales o problemas de comportamiento o aprendizaje.

El exceso de estímulos y de actividades a realizar dificulta el procesamiento adecuado de la información y provoca un estrés que se va acumulando y que puede llegar a repercutir en el desarrollo de futuros problemas psicológicos. De hecho está demostrada la alta correlación entre un exceso de estrés durante la infancia y el aumento de problemas psicológicos.

En más de una ocasión he oído a algún progenitor explicar con detalle el apretado horario de su hijo, añadiendo con orgullo que “no le quedaba ningún día libre” y que cada tarde la llenaba con alguna que otra actividad extraescolar, para “prepararle” para su futuro.

En otras ocasiones algunos padres añadían alguna actividad al calendario de su hijo porque no había superado una determinada nota en esa materia en la escuela, y que aunque al niño no le gustaba demasiado, “había que mejorar y llegar al excelente”.

Estos niños se ven obligados a crecer más apresuradamente, pierden el interés rápidamente por cualquier novedad y por el entorno, intentan  adaptarse a las altas expectativas que sus padres depositan en ellos y a asumir responsabilidades para las cuales aun no están preparados.

Conforme van creciendo se irá instaurando en ellos la sensación que no son lo suficientemente buenos y que tienen que dar más (incremento de la auto exigencia). Su autoestima se verá dañada y puede desarrollar complejo de culpabilidad por no estar a la altura de lo que se espera de él.

El exceso de información, estimulación, velocidad y estructuración al que sometemos a la niñez pueden acarrear un sin número de enfermedades psicológicas, además de matar la creatividad innata que todos poseemos.  Debemos protegerles además de enfermedades y daños del posible desequilibrio emocional y mental.

Los niños deben tener tiempo de explorar, de aburrirse, de crear y sobretodo correr y jugar para liberar tensiones y preocupaciones.

Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y aprendizaje, es importante respetarlo y no agobiarlo.

Además todos tenemos materias que nos gustan más que otras. Es mucho más importante motivarle en aquellas asignaturas en las que sobresale que  reforzar aquellas que le cuestan más. A veces es mejor disminuir las expectativas sobre su desempeño escolar. Le estaremos dando el mensaje que creemos en él y le apoyamos y su autoestima saldrá reforzada.

En lugar de realizar actividades extraescolares “para matar el tiempo”, les motivara mucho mas pasar tiempo con sus padres o realizar alguna actividad conjunta con ellos en un medio donde puedan encontrarse el uno al otro y comunicarse.

Volver en definitiva a la niñez de antaño y sobre todo a la hora de estar con nuestros hijos “conectar con nuestro niño interior”.

Revisión bibliográfica

  • Comeche,M.I., Vallejo, M.A.(2012). Manual de terapia de conducta en la infancia. Madrid: Dykinson
  • Etxebarria et al(2008). La crianza y educacion de los hijos en la sociedad actual: ¿lo estamos haciendo bien?. Revista de psicologia social 24(01)
  • Fernandez, Lourdes Espinosa. Ansiedad infantil e implicacion de los padres: una revision. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual1 (2009): 67+. Academic OneFile.

Photo Credit: John Wilhem

The following two tabs change content below.
Lidia Albareda

Lidia Albareda

Grado en psicologia por la Universidad Oberta de Catalunya. Curso de primeros auxilios psicologicos Master en Psicologia infantil y juvenil. Master en Psicologia General Sanitaria Colegiada num 24.180

Comentarios

  1. Irene dice

    Hola. Tengo una hija de once años. Desde los 6 pátina, y le quita mucho tiempo porque so los entrenamientos so unas 7 horas semanales y después las jornadas de competiciónes están el día entero de fin de semana metida en un pabellón. Madrugones, hoy mismo a las 7.30 de la mañana, domingo, pero ella lo disfruta, es su diversión, sus compañeras son sus amigas, comparten logros, fracasos, risas, que feliz es cuando está con sus compañeras, tiene una relación con ellas que es diferente a la de las compañeras de clase. Siempre y cuando disfruten lo que hacen vale la pena, por más horas que les robe, para mi hija es mejor pasar una tarde con sus compañeras y no en el parque. .

  2. Leonor dice

    Muy buen artículo, mi hija de 1 año 7 m va a un jardín constructivista, juega mucho y aprende tb, en las redes no hacen “clases ” si no q juegan en el patio. Me gusta eso, no quiero una hija q aprenda a memorizar ni q este llena de trabajos, quiero una hija q se desarrolle normalmente sin presiones y q sea capaz de entender para resolver y no de solo aplicar lo q le hagan memorizar. Espero encontrar un colegio así más Adelante. Buen artículo

  3. ana dice

    Mi hijo desde los 3 años empezo colegio y todo el tiempo lloraba o dormia desde q llegaba,; lo sacamos del colegio antes de mitad de año xq para dormir y no verlo a gusto mejor q se quedara en casa. booboo de 4 al mismo colegio y no hubo forma q el cambiara su actitud. Tanto q nos pidieron q lo evaluara un especialista xq en simplemente podia estar fisica pero no desarrollaba nada de I academico

    • ana dice

      Lo diagnosticaron q era asperger… de ahi en adelante ha SiDo un ir y venir de sentimientos encontrados… terapias ocupaconal, fonoaudiologia, sicologo. Pero siempre lloraba y no sentiamos q era un nilo feliz en el cole. Decidimos cambiarlo de colegio y el cambio es muy notorio, se va y vuelve contento, no llora al arreglarse, digo llevamdolo a terapias pero aun asi y apesar de tantos cambios positivos su desarrollo academico no mejora, tanto asi q en el colegio now such q es un niño q sera consentida o mal criado pero ma’s nada. Mantiene oleadas de anciedad y agresividad con sus compañeeos, cambiamos de medico y es segun eso un niño autista q presenta un transtorno comportamental y funcional. Aveces me frusto de verlo q teniendo colegio, terapias, profesora particular de tarde y natacion no tenga la dispocicion… incluso aveces ed como si se vurlara y hasta se rie con la Mirada perdida. Aveces siento q lo forzo hasta lo castigo o le pego a ver si se comporta y hace sus tareas pero por el contrario veo q es peor y me duele porq deseo no mejor para el.

      • Lín J dice

        No le pegues! Por mucha desesperación que tengas debes respirar y tranquilizante, no es fácil, pero si tu no le das ejemplo de control de emociones entonces por que le exiges a él? Además puede tener algo que ni siquiera controla y no lo hace por fastidiarte. Debes demostrarle que por sobre todo lo amas y serás paciente. Incluso si él no entiende de tus regaños y palabras, él siente. Dale más tiempo tuyo, ningún tratamiento funcionará si no estas convencida de que puedes controlar la situación, así que hazlo, es por su bien, él te necesita bien.

  4. Carolina dice

    Hola
    Tengo una inquietud
    A que edad considera necesario que asista a kinder un niño?
    Muchas gracias por su respuesta.

    • Lidia Albareda dice

      Hola Carolina.
      No hay una edad en que sea necesario asistir a kinder. Simplemente y dependiendo de varios aspectos puede ser recomendable porque potencia y favorece la socializacion con otros niños y se estimulan diferentes capacidades y creatividad. Pero puede hacerse prefectamente en casa con sus padres y asistiendo a ludotecas donde puedan jugar con grupos de pares.
      Cada niño es un mundo y puede evolucionar de manera diferente y tener etapas de desarrollo dispares. Dependiendo de eso y atendiendo a las necesidades del niño en cada etapa, los padres sabran valorar si a su hijo le conviene o no asistir a kinder.
      Saludos

  5. isabel dice

    Mi niña tiene 4 años, esta terminanddo su segundo año rn el colegio. Es una niña com mucha energía, no para en todo el día. No va a ninguna actividad extraescolar, salvo los sabados por la mañana a la piscina y la llevo yo. El resto de la semana tiene las tardes libres y si hace bueno la llevo al parquee un rato… pero el problema es q en Galicia hace muy mal invierno , lluvia y frio y no siempre podemos disfrutar del aire libre. El caso es q ella se aburre bastante en casa a veces. Me ha pedido que la meta en clase de ingles, y otras actividades ( música, algo de actividad fisica…). El caso es que nose q hacer, tengo miedo en.convertirla en una niña agenda. Si

    • Lidia Albareda dice

      Yo creo que si ella te lo pide es bueno probarlo. Tampoco es necesario ocuparla todos los dias, ya que creo que lo mas importante es que tenga tiempo de compartir tiempo de juegos con otros niños y sobretodo con sus padres.
      Una buena opcion seria apuntarla a alguna actividad compartida como yoga en familia.
      Saludos

  6. Maribel dice

    Y qué pasa cuándo un niño pide esas clases extraescolares? Mi hija va en un montessori, no le dejan tarea, tiene una clase extraescolar todos los días de 50 minutos y aún le queda tiempo para jugar. Y me ha pedido que la meta a otra actividad, será bueno o malo?

    • Lidia Albareda dice

      Hola Maribel,
      No se que edad tiene tu hija, el tiempo que pasen ocupados en actividades diversas tambien va evolucionando con la edad. No es lo mismo un niño de 4 o 5 años que esta fuera de casa de las 9 hasta las 6 de la tarde, que otro niño mayor..
      En principio si la actividad te la pide ella es porque la considera una manera agradable de ocupar su tiempo, de “divertirse”, “desconectar” o como un hobbie. No hay nada nocivo en ello.
      Otra cosa seria que ella se sintiera obligada a hacer alguna actividad “para demostrar algo” o porque se siente obligada a ello.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *