Decálogo de buenas prácticas para padres separados

padres separados

Por mi profesión trato muy frecuentemente con hijos de padres separados. Por desgracia los niños a menudo me cuentan cómo su padre o su madre intentan separarles física o emocionalmente del otro progenitor. Le descalifican, le interrogan cuando vienen de verle, les hablan de gastos y de dinero, de la nueva vida o la nueva pareja del otro….

Ante este panorama, los niños se sienten utilizados, dolidos, engañados. Sienten que tienen que “elegir” entre ser leales a uno o al otro.

Sufren mucho. Y hay una parte de ese sufrimiento que tiene que ver con la manera en que afrontamos la relación con nuestra ex pareja.

A continuación he elaborado una lista de buenas prácticas para padres separados. Todas parecen de sentido común y muy obvias. Sin embargo, os aseguro que en la práctica no deben ser tan sencillas de cumplir…

Decálogo de buenas prácticas para padres separados

1. No hablar mal del otro progenitor al niño.

Ni delante de él. Ni aunque creamos que “no se entera”. Se enteran de todo.

No descalificarle, ni insultarle. No criticar lo que hace, su nueva vida, su nueva pareja…etc.

No hablar mal de la familia del otro progenitor. Son sus abuelos, tíos, primos…etc. Y el niño merece que sean tratados con respeto.

2. Respetar el derecho del niño a disfrutar y ser educado por ambos progenitores.

Asumir que no solo nosotros somos necesarios y vamos a aportar cosas buenas al niño. El otro progenitor también tiene mucho que aportarle y derecho a formar parte de la educación integral del niño. 

3. No interrogar al niño sobre los detalles de su estancia en casa del otro progenitor.

Le convertimos en un chivo expiatorio. Y le generamos un conflicto de lealtades.

4. Respetar el estilo educativo del otro progenitor aunque sea distinto del nuestro.

No criticarlo ni cuestionarlo delante del niño. Por ser diferente no es mejor ni peor. Aceptar que no solo nuestro estilo educativo es bueno.

5. La familia extensa del niño también es su familia.

Nuestro hijo tiene el derecho a tener relaciones cercanas con todos sus abuelos, tíos, primos etc. Es conveniente que pase tiempo con ellos, o que ayuden en la crianza. Un error muy común es pensar que en el tiempo de visita el niño solo tiene que estar con el progenitor. 

6. No hablar de dinero a los hijos.

De lo que paga uno o el otro, de si ha pasado la pensión o no. El tema económico forma parte del ámbito de los adultos, no de los niños, y debemos resolverlo entre adultos.

7. No usar al niño de “mensajero”.

No enviarle con recados o mensajes, directos o indirectos, al otro progenitor. Si tenemos algo que decir, asumamos la responsabilidad de decirlo nosotros mismo. No instrumentalicemos al niño.

8. Respetar las estancias en casa del otro progenitor.

No llamar por teléfono cada cinco minutos. No boicotearlas de ninguna forma.

9. Que el otro lo haga mal no justifique que tú lo hagas.

Es la excusa del millón. “Es que cómo el otro le habla de dinero, yo también”. “Es que como el otro me critica, yo también.” Da igual lo que el otro progenitor haga. Tú hazlo bien.

10. Ser conscientes del daño que hacemos a nuestro hijo al negarle al otro.

Un niño, para crecer sano emocionalmente, necesita a su padre y a su madre. Las secuelas psicológicas que deja el no haber tenido cubiertas esas necesidades son importantes. Tengámoslo muy presente y seamos responsables.

Photo Credit: Padres discutiendo via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Ursula Perona
Psicóloga Clínica por la UOC. Especializada en Psicologia Clínica Infanto Juvenil en el Instituto Superior de Estudios Psicológicos en Barcelona.

Comentarios

  1. Thecat dice

    Se da por supuesto que ambas partes son racionales y su modo de crianza es acertado, desgraciadamente no siempre es así. Puede darse la situación en la que un menor necesite ser protegido emocionalmente frente a un progenitor…en ese caso quedarse de brazos cruzados es muy muy complicado

  2. Cesar Manjarrez dice

    Desafortunadamente no hay nada nuevo bajo el sol y lo curioso de todo esto es que se repite la historia una y otra vez. A mi de niño mis padres se separaron y fue un infierno crecer ya que mi padre me preguntaba por cosas de mi mama y mi mama me daba unas friegas por que le recordaba a mi padre. Curioso pero tengo 53 años y he sobrevivido pero lleno de complejos que hasta ahora he podido poco a poco corregir pero no del todo. Me case a mis 37 años de edad y pasaron 13 años hasta que pudimos concebir a nuestro primer crio, pero mi ex esposa decidio dar por terminado el matrimonio por cosas que nos pasaron en ese tiempo. Mis complejos y los de ella, yo no quiero que mi bebe pase por lo que yo pase, y ahora de adulto sigo sin comprender po que somos tan egoistas y tercos. Pero como dicen asi es la vida. Y voy a aplicar todas estas reglas a mi hijo para que no pase lo que yo y cresca sano y fuerte, tanto mental como todo lo demas.

  3. dice

    Fabulosas recomendaciones. Como comenta el artículo, parecen consejos obvios y de sentido común. Pero por desgracias muchas veces no impera ese sentido común. La rabia, el odio, la venganza… llevan a muchos padres a incluir a sus hijos en una guerra que no les pertenece.
    Es importante hacer ver a los progenitores los efectos negativos que esos comportamientos tienen en sus hijos, y en ellos mismos.

  4. Felipe dice

    Me encuentro en esta misma situacion como padre, La madre se altera me insulta y grita delante de el cuando le he pedido si lo quiere hacer lo haga a solas. Usa al niño como un castigo y escudo hacia mi, tambien con tema monetario o nva relacion. Confunde mi interes por mi hijo y/o mi distancia o limitantes como poca colaboracion como padre, pero ella no permite tener una relacion padre hijo. No percibe la forma en que afecta al niño. El niño se torno muy agresivo desde separacion, desafiante y poco sensible a temas. Ella Culpa a todo y las situaciones menos su conducta agresiva y poco tolerante. Como Padres debemos poner a nuestros hijos antes de nosotros mismos o nuestros temas personales como exparejas. Gracias muy certero este articulo. Selo mandare a ella. Gracias.

  5. Cristina dice

    Me parece excelente material para exponer,en estos tiempos es comun el maltrato psicologico voluntaria o involuntariamentepor disputarse los hijos como trofeo sin disfrutarlos en lo precioso de su tiempo y estadia con los progenitores y su entorno familiar.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *