Pregorexia y Ebriorexia: Nuevos Trastornos Alimentarios

pregorexia

La primera vez que leí las palabras Pregorexia y Ebriorexia no pude evitar sentir una sensación de asombro y alerta a la vez. Con gran curiosidad, no pude resistirme en comprobar que ni la nueva versión del DSM-V ni otros manuales diagnósticos recogen en ninguna categoría estos dos términos que hacen referencia a la aparición de nuevos trastornos de la conducta alimentaria. Si bien no por ello se merecen menor importancia frente a otros trastornos alimentarios ampliamente conocidos como son la anorexia o bulimia nerviosa o el trastorno por atracón.

De hecho, siguiendo con la premisa anterior, los casos aparecidos de pregorexia y ebriorexia son cada vez más numerosos en los motivos diagnósticos, hecho que nos conduce a pensar si estamos entrando en una nueva era de aparición de nuevos trastornos alimentarios.

Pregorexia

La pregorexia es una anorexia acontecida en el embarazo: ¿Miedo a ganar peso y falta de aceptación de una nueva imagen corporal durante el período de embarazo? Estas dos preguntas concretas se apoderaron inmediatamente de mi mente por unos segundos y es que el sentido común en ocasiones es el menos común de los sentidos…

Esta célebre frase da protagonismo a la creencia que: para algunos de nosotros puede resultar muy evidente la importancia de una alimentación correcta y en la etapa del embarazo aún con más motivo pero cuando nuestra mente escoge caminos cognitivos incorrectos, lo evidente se transforma.

Como mujer y profesional de la nutrición, soy más que consciente de que especialmente durante el embarazo, es primordial que nuestras necesidades nutricionales estén cubiertas de forma adecuada al encontrarse aumentadas en la mayoría de nutrientes importantes para el feto y para la futura mamá; y el déficit de las mismas provocado por una dieta insuficiente puede comportar serios riesgos para la salud y supervivencia de ambos. Pero, ¿qué sucede si tu mente dice NO quiero comer?

Si bien, como profesional de la psicología logré aún más darle trabajo a mi cabeza: procesos obsesivos, conflictos interpersonales, alto nivel de inseguridad y ansiedad, rasgos depresivos, baja consciencia de enfermedad… son algunas de las características psicológicas que definen a este trastorno y a otro llamado ebriorexia.

El desarrollo de algunos de estos procesos provoca que pese a que los profesionales informemos del riesgo que conllevan las conductas que caracterizan a estos trastornos alimentarios, los enfermos sigan afirmando con rotundidad sus creencias irracionales que les llevan imparablemente a mantener la enfermedad y a poner en riesgo su salud, en el caso de la pregorexia, también en riesgo la supervivencia del futuro bebé.

Ebriorexia o Drunkorexia

Mi exaltación llegó a su pico más crítico con la definición de ebriorexia o “drunkorexia” (termino anglosajón) que engloba una simbiosis entre anorexia y la adicción al alcohol, ampliamente conocida como alcoholismo. Los llamados ebriorexicos toleran, aceptan y normalizan un consumo elevado y diario de alcohol que además intentan compensar con una alimentación carente y restrictiva o con medidas compensatorias (por ejemplo atracones). Por tanto, se establece un binomio explosivo de alto riesgo de malnutrición además de serios problemas en órganos principales como el riñón o el hígado.

No pretendo ser sensacionalista ni tampoco infundir una alarma social pero siendo racional como soy, con dicha información, no es difícil intuir que ambos trastornos requieren de una intervención global e integral además de especializada que se centre desde la modificación de aspectos psicológicos hasta nutricionales y médicos, pasando por sociales, familiares y personales.

Pretende ser, sin duda, una aproximación breve pero intensa para nuestros sentidos que tiene como objetivo ser una ayuda preventiva para este tipo de trastornos y enfermedades que merecen ser tratadas desde una perspectiva biopsicosocial, con profesionales interdisciplinarios y sin olvidar que deben ser reconocidas como patologías mentales.

Photo Credit: Pregorexia via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Andrea Arroyo

Andrea Arroyo

Psicóloga (col núm. 24108). Graduado en psicología (UOC). Escritora en el blog PSICOCODE ( psicologia y desarrollo personal). Dietista-Nutricionista (col núm. 00213). Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Máster Oficial en Nutrición y metabolismo por la Universidad de Barcelona.
Andrea Arroyo

Últimos posts de Andrea Arroyo (Ver todos)

Comentarios

  1. Allahu Akbar dice

    Son solo modos de manifestarse los trastornos. No son entidades nosologicas como tal. Aunque tampoco deberian serlo muchas otras. Curiosos casos debian ser, gracias por el aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *