Ansiedad anticipatoria vs Ilusión de coraje

ansiedad anticipatoria

En este post me voy a centrar en la predicción que hacemos los seres humanos sobre nuestro comportamiento ante situaciones arriesgadas o embarazosas. Es decir, cómo pensamos de antemano que va a ser nuestra reacción ante situaciones poco habituales para nosotros. Tomemos como ejemplo situaciones tales como hablar en público, saltar en paracaídas, bailar delante de un grupo de gente, etc.

De forma general, los seres humanos tendemos a pensar en dos posibles resultados de nuestro comportamiento ante una situación novedosa. Por un lado están aquellas personas que piensan que su comportamiento y forma de enfrentarse a la situación va a ser un desastre total.

Por otro lado están aquellas personas que infravaloran la situación y piensan que la superarán de forma triunfal. Como veremos a continuación, ni los unos ni los otros están en lo cierto.

Posibilidad 1: Desastre total

Es la predicción más frecuente que hacen aquellas personas que sufren ansiedad anticipatoria. Estas personas ven la futura situación como una posible amenaza. Piensan que sufrirán un bloqueo mental cuando se enfrenten a la situación y no podrán hacer nada para superarla.

¿Porqué se equivocan?

La mayor parte de los pensamientos y miedos que anteceden a la situación son irracionales. No están fundamentados en ningún tipo de evidencia. Para empezar, estas personas núnca se han enfrentado a esa nueva situación, entonces ¿cómo pueden predecir su reacción?. No tienen respuesta. Simplemente su cabeza comienza a imaginar el peor escenario posible junto a unos resultados desastrosos.

Dejando de lado aquellas personas que puedan sufrir un verdadero bloqueo mental patológico, de forma general cuando las personas se enfrentan a la situación descubren que no es tan negativa como pensaban. Nuestros miedos tienen el poder de crear el peor escenario imaginable. Sin embargo, cuando finalmente nos encontramos inmersos en la situación comprendemos que no es tan mala como pensábamos.

Además la nueva situación tendrá estímulos contextuales diferentes a los que habíamos imaginado. Imagínate que vas a hablar en público y de repente descubres una cara conocida y sonriente en primera fila. Probablemente tu ansiedad y miedo desciendan ante la presencia de ese estímulo. Sin embargo los días anteriores sólo podías imaginarte rostros serios y poco amigables frente a ti.

Posibilidad 2: Triunfo

Es la predicción que suelen hacer las personas que tienen ilusión de coraje. Esta ilusión consiste en la situación opuesta al desastre total. Ocurre cuando las personas piensan que van a superar una situación de forma triunfal.

¿Porqué se equivocan?

No existe nada negativo en pensar que superaremos una situación. De hecho este pensamiento es el primer paso para realmente superarla. Sin embargo, al igual que en el ejemplo anterior no teníamos evidencia acerca del desastre total, en este caso tampoco tenemos ningún tipo de evidencia acerca del posible triunfo.

La ilusión de coraje es un ejemplo de la teoría de la distancia empática. Según esta teoría cuando la situación aún se encuentra lejana en el tiempo, no podemos empatizar con el estado emocional que experimentaremos. Es decir, no tenemos la capacidad de sentir con antelación esos miedos que sólo podrán activarse cuando nos encontremos dentro de la nueva situación.

En resumen

Si con el pensamiento de desastre total traemos al presente más miedos de los que realmente experimentaremos más tarde en la situación, con la ilusión de coraje ocurre exactamente lo contrario, es decir, tenemos la incapacidad de sentir en el presente los miedos reales que más tarde encontraremos en la situación.

El único problema que encuentro con la ilusión de coraje es el hecho de infravalorar situaciones para las que quizá no tengamos las aptitudes necesarias y supongan un riesgo para nuestra integridad física o mental.

Por otro lado también destacaría que soy un amante de probar cosas nuevas, pero siempre trato de valorar de forma objetiva la situación. Aunque si tuviera que elegir prefiero quedarme con la ilusión de coraje antes que con la ansiedad anticipatoria.

Photo Credit: Ansiedad anticipatoria via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

Comentarios

  1. Yyor dice

    Es mejor un intermedio, hasta que no ocurra no lo sabrás así que se optimista, pero no lleges a la ilusión de coraje porque estás sobrevalorando, sí es mucho mejor la verdad pero es mejor no ilusionarte tanto que después puedes decepcionarte, así que por eso hay que tener un intermedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *