El pensamiento creativo y su influencia en la vida personal y profesional

pensamiento creativo

¿Qué elementos abarca lo que conocemos como pensamiento creativo?

Hay distintas aproximaciones dentro de la Psicología, la Pedagogía y otras ciencias (incluso desde el Diseño, la Gastronomía, la Economía, entre otras) que estudian de cerca la noción del pensamiento creativo y la capacidad de imaginación que incluyen como sus tres elementos básicos la concepción, la puesta en marcha y la transformación derivada de la imaginación.

Reducir todo lo que impacta el pensamiento creativo a estos tres pasos no tiene la intensión de simplificar algo que es per se complejo, sino establecer una forma esquemática de comprender cómo la imaginación y la creatividad pueden desencadenar acciones tan sencillas como la solución a un problema cotidiano (dejé las llaves dentro del auto y lo cerré…) o tan complejas como el inicio de un emprendimiento empresarial.

El pensamiento lateral y la imaginación

Cabe aclarar que el funcionamiento del denominado pensamiento lateral, base fundamental del pensamiento creativo está íntimamente ligado a la imaginación, es decir, a la capacidad de no seguir siempre los mismos pasos para dar solución a una situación problemática.

A explorar todas las posibles soluciones, las que escapan al camino más directo entre A y B. Sobre todo cuando este camino directo aparece bloqueado. La cuestión de no desesperar y buscar con tranquilidad una solución alternativa sólo puede provenir de un uso cotidiano y fluido de la imaginación como camino aledaño a la resolución de situaciones difíciles.

No es fácil aprender y acostumbrarse a pensar de esta forma. Requiere una capacidad que si bien está presente en los niños, no se desarrolla de forma automática y por el contrario, la forma en que funciona la educación limita la evolución de esta forma de pensamiento.

Teorías distintas de la educación (la más conocida sería la de Montessori), proponen ideas más lúdicas y libres de aprender y desarrollar las capacidades creativas e imaginativas de los niños. ¿Pero podemos seguir desarrollando nuestra imaginación en la edad adulta? ¿Es posible que si he seguido una forma realmente estructurada y lineal de pensar por años, despierte mi imaginación y sea capaz de idear soluciones diferentes a mis problemas y desarrolle ideas creativas?

Evidentemente la respuesta es sí, pero el camino no es fácil. Hace falta un auto reconocimiento de que estamos faltos de imaginación y de que no somos creativos y ello es difícil como lo es aceptar cualquier punto débil en nuestra formación o nuestro comportamiento.

Después, es preciso embarcarnos en el aprendizaje de nuevas formas de responder ante los problemas o las cuestiones complejas de la vida cotidiana. Cosas tan simples como llevar un diario de forma ingeniosa (el llamado “bullet journaling” es una excelente idea), resolver acertijos aritméticos o armar rompecabezas, pueden ser un buen principio.

Imaginación en los negocios y en la vida

¿Y con qué objetivo? Pongamos el ejemplo de los emprendimientos de negocios.

A pesar de que la idea de los emprendimientos sociales es tema de muchos estudios desde la Psicología y otras ciencias del comportamiento, los mismos se centran en la percepción de la idea de negocio ante un emprendimiento, pero hay un trasfondo importante de la capacidad imaginativa de los potenciales emprendedores que afecta su percepción de su posible éxito, que incide en cada paso de un emprendimiento.

La concepción y la puesta en práctica de la idea imaginada están relacionadas positivamente con la confianza en la propia capacidad creativa del emprendedor. Mayor imaginación, mayor creatividad, mayor confianza, todo ello se traduce en mejores posibilidades de éxito. En ese sentido, no parece una inversión de tiempo absurda el despertar nuestra mente creativa y darle vía libre a nuestra imaginación.

De hecho, más allá de esta influencia en la vida profesional, hay también una incidencia positiva de usar la imaginación y la creatividad en la resolución de conflictos personales, diferencias familiares, problemas de salud y muchos otros.

¿Conoces más sobre el pensamiento creativo y la imaginación? ¿Tienes ejemplos de su incidencia positiva en la vida cotidiana?

Photo Credit: Secretaria pensando via Shutterstock

The following two tabs change content below.
No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *