El peligro de la “moda” en los trastornos mentales infantiles

trastornos mentales infantiles

Imagina la escena. El especialista –llámese psicólogo o psiquiatra-, te suelta un contundente:

“Su hijo tiene indicios de Asperger” (cámbiese aquí hace 5 años por TDAH, hace diez años por esquizofrenia, hace 15 por bipolaridad… etc.). “Es probable que necesite ser medicado”. Y todas las alarmas en tu cabeza de padre empiezan a sonar.

La sobrediagnosis (overdiagnosis, por su nombre original) ha resultado un negocio increíblemente lucrativo para muchos, pero de forma especial para los laboratorios farmacéuticos que mantienen una encarnizada batalla por posicionar en la mente de los consumidores las “ventajas” de usar sus productos para ofrecer una mejor calidad de vida a ellos y –particularmente-, a sus hijos.

Creando futuros adictos

Tomemos por ejemplo el auge –casi pandémico-, del aumento en el número de diagnósticos de pequeños con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). En realidad y pese a estar incluido en la “biblia” psiquiátrica (el DSM o Manual Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales), es un padecimiento de causas poco claras y en el cual se cree intervienen factores ambientales así como genéticos. Es decir, se sabe mucho pero a la vez poco.

El riesgo de esto último es la celeridad con la que se puede llegar a establecer su diagnóstico y –consecuentemente-, tratamiento. La mayoría de los especialistas coinciden en que el tratamiento farmacológico es imprescindible y que un 70% de los niños diagnosticados con el padecimiento tendrán que usar dosis de medicamentos destinados a su control. Esto quiere decir que 7 de cada 10 niños estará usando Ritalin, Focalin o cualquier derivado del metilfenidato, inmediatamente después del diagnóstico. Por supuesto que esto está muy bien, ¿no es así?

Desde luego que no estoy diciendo –que conste-, que no sería inadmisible que un pequeño certeramente diagnosticado con TDAH no reciba su dosis del fármaco apropiado. Sería una estupidez de mi parte. Sin embargo, lo que ya me empieza a sonar digno de consideración asimismo es que hay que tomar en cuenta la otra cara de la moneda: que una buena parte de las drogas aprobadas para el uso en el TDAH poseen un elevado potencial adictivo.

No estoy en contra del uso de fármacos, de hecho en mi consulta trabajo conjuntamente a psiquiatras porque en ocasiones es evidente que el simple uso de la psicoterapia no basta. No obstante, lo que sí sostengo es que el uso de estos debe ser tomado con mucho cuidado y esto empieza con el diagnóstico de los especialistas.

Ética, conocimiento y preparación

Hace unos diez o quince años alcanzó su cúspide el Trastorno Bipolar, íntimamente ligado al TDAH y que ahora en el nuevo DSM-V es llamado Trastorno de Regulación Disruptiva del Humor. Este padecimiento –que al igual que el TDAH posee origen poco claro-, se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo y que en términos generales provoca que se pase de la felicidad excesiva a la depresión más absoluta sin causas adecuadas (si es que puede haber causas adecuadas para ambas).

Por tanto, muchos niños son ahora diagnosticados con este reciente Trastorno de Regulación Disruptiva del Humor y por tanto también empiezan a ser medicados con antipsicóticos nada recomendados para ellos (un caso muy sonado se dio en Noviembre de 2013 cuando en España, específicamente en Aragón, unos padres se negaron a someter a su hijo a estos fármacos porque se lo exigía el Ministerio de Educación como “garantía psiquiátrica” para no ser excluido de la escuela. El caso llegó a tribunales y falló en favor de la familia).

Decía que todo empieza con el diagnóstico de los profesionales y esto guarda una cercanía directamente proporcional y, por tanto, inquietante con la ética de los mismos. Cifras recabadas en escuelas de Estados Unidos indicaban hasta finales del año pasado que un 11% de los niños en edad escolar eran diagnosticados con algún tipo de trastorno mental, particularmente TDAH. Esto quiere decir que 6.4 millones de niños han recibido este diagnóstico durante la última década por lo menos. Y la cifra sigue creciendo.

Presión por todos lados

La pregunta que surge –al menos me surge a mí-, es ¿estas cifras a la alza son debidas a una emergencia real o tiene que ver con una urgencia de los médicos y profesionales de la salud mental por salir al paso rápidamente? Se tiene que tomar en cuenta algo que puede resultar aterrador y que no es muy conocido: en el caso del TDAH o la bipolaridad, el diagnóstico es discrecional, es decir, depende de la evaluación personal y por tanto subjetiva del profesional que está tratando al niño.

Esto quiere decir que no hay una medición exacta del mismo y su diagnóstico depende de diversos factores presentes o no en el profesional: conocimiento actualizado, capacidad de análisis, experiencia terapéutica, ética profesional y especialización en el padecimiento. Son muchos y cada vez más frecuentes los casos en los que profesionales de la salud no especializados en el trastorno se animan a sacar lapidarias conclusiones que estrujan –y como no-, el corazón de cualquier padre.

Entonces la cosa debe ir con cuidado. Y si además a esto se suma que ni siquiera los padres se salvan de influir en la diagnosis, todo puede llegar a complicarse. Por ejemplo, el doctor Jerome Groppman, de la universidad de Harvard y reconocido articulista de medicina para el New York Times, declaró en una entrevista algo muy revelador: “Lo cierto es que existe una tremenda presión si el comportamiento de un niño se percibe como, por decirlo así, anormal: si no se sienta calladamente en la escuela se piensa que tiene alguna patología en lugar de pensar que puede ser solamente eso, un niño”.

Esto puede generar que los padres e incluso los maestros deseen internamente (aunque esto no será reconocido abiertamente y desde luego es entendible), que el niño sea diagnosticado y tratado con fármacos que permitan tenerlo más controlado de manera que sea más adecuado para el control de los adultos.

El clavo final en el ataúd mental

Un último pero decisivo factor es el que tiene que ver con la publicidad y mercadotecnia acerca de los productos farmacológicos y su poder en tal o cual trastorno. Las compañías farmacéuticas gastan billones de dólares al año para que su producto se posicione en la mente del padre de familia como la mejor opción para el padecimiento de su hijo. Y uno de los mejores medios para lograr esto es convenciendo de su eficacia –y a veces sin ello-, a los profesionales para que usen su medicamento por encima de otro.

También lo hacen a través de los medios masivos de comunicación, especialmente la televisión.

Para ir finalizando, es evidente el rol determinante de los medios masivos de comunicación, especialmente la televisión, juegan en todo este asunto. El último “hit” de esta moda es el Síndrome de Asperger o como lo nombró ahora el DSM-V (ya sabes lo que les gustan los nombres rimbombantes) al incluirlo con otros trastornos autistas: Espectro de Desórdenes de Autismo. Básicamente el Asperger es una forma leve de autismo caracterizado por torpeza social, incapacidad para identificar emociones –particularmente ajenas-, y un cierto grado de falla en el autocontrol motriz.

Y no es para nada gratuito que el aumento en el uso indiscriminado del diagnóstico Asperger, vaya de la mano con una alza en la cantidad de los personajes en cine y televisión que representan ficticiamente este síndrome, siendo probablemente el más identificable de todos el Dr. Sheldon Cooper, interpretado por Jim Parsons en la serie de comedia más exitosa de la última década en la televisión estadounidense: The Big Bang Theory (La teoría del Big Bang). De ahí el término “moda”.

Para finalizar es importante establecer claramente que –como dije líneas arriba-, el asunto de la “moda de los trastornos” sea tomado más seriamente por los profesionales, pero particularmente por los padres de estos niños. No se trata de negarse sistemáticamente a la opción farmacológica pero sí de detenerse un momento antes de dar la razón a ciegas a los diagnósticos emitidos. Mi recomendación es la más vieja del mundo: haz algo hasta después de tener varias y diversas opiniones profesionales al respecto, constata y compara los diagnósticos de psicólogos y psiquiatras pero también crúzalas con la de neurólogos y profesionales en el estudio del comportamiento humano. Tal vez así logres ayudar también a tu hijo de forma responsable. Hasta la próxima.

Photo Credit: Niño en la psicóloga via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Vicente Herrera-Gayosso
Psicólogo, video blogger, orador motivacional y autor mexicano. Es egresado de la Universidad Tecnológica de México (Licenciatura en Psicología).

Comentarios

  1. grisel dice

    nadie piensa hacer un solo comentario respecto a orientación a padres?
    hace años que doy vueltas por todo tipo de especialista y en definitiva, los que mas podemos ayudar a nuestros hijos somos nosotros, los padres!
    todos: neurólogos, psicólogos, fonoaudiólogos y restos de especialistas que lo vieron sugirieron discapacitarlo y medicarlo.
    por supuesto no lo hice porque mi hijo no representa ningún peligro ni para él ni para otros.
    con los años, fui encontrando pequeñas cosas, cambios de crianza y costumbres que lo fueron ayudando a tener mayor elasticidad emocional… ésto ayudo enormemente a que esté mas presente en la escuela, en el club y en casa.
    no todo depende de los profesionales y los laboratorios.

  2. dice

    Excelente texto, preocupa-me o fato de traçarem diagnóstico nas crianças e de saírem medicando. Vejo não só o problema da adição, mas o rótulo que a criança carregará consigo, para o resto da vida. Sabe-se que, na maioria das vezes, o problema não está na criança, mas sim nos pais.
    Parabéns pelo texto e obrigada por compartilhar conosco. Tomei a liberdade de comparttilhar em minha página no face. Abraço

  3. dice

    Tema más que controvertido. Es frecuente leer artículos con opiniones muy diferentes y enfrentadas. Me parece complicado dar opinión al respecto: cada caso es distinto (cada niño, cada diagnóstico, cada profesional)… pero desde luego me uno a la idea de tomarse estos temas con mucho respeto y seriedad; y a animar a los padres que se vean en esta situación a observar, analizar y tomar decisiones buscando la opinión de varios profesionales (más de uno y más de un solo perfil profesional).

  4. Ana dice

    Mi hijo tiene tdah, claramente diagnosticado, no sabéis la presión que he de soportar cada vez que digo que médico a mi hijo. Si que es verdad que hay sobrediagnostico, pero, puedo aseguraros, que también hay muchos niños sin diagnosticar. Los cuales, sus padres pasarán toda su vida pensando que son unos malos padres, que no han sabido educar a sus hijos. Por no contar todo el desbarajuste a nivel familiar que conlleva el tener en casa un tdah no diagnosticado.
    Mi experiencia, por desgracia es amplia. Y mi consejo, si tenéis dudas, no dejéis de consultar a especialistas hasta tener claro un diagnóstico. Son niños que en algunos casos necesitan medicación, pero lo que siempre, siempre, necesitan es una terapia conductual.

    • dice

      Hola Ana. Efectivamente hay mucha presión pero no creo que sea tanto por la medicación en sí, porque hay muchos otros niños con distintos síndromes, enfermedades, trastornos, etc. que también se medican y nadie dice nada. Más bien pienso que es por el origen del metilfenidato. Desde que el gran público empezó a enterarse de que está relacionado con las metaanfetaminas se llevaron las manos a la cabeza y ahora parece que cualquiera que tome metilfenidato está loco, se hará adicto, destrozará su vida y el universo estallará en el infinito, o algo así. Y todo por lo de siempre: Una lamentable falta de información, no sólo estadística o teórica, sino de primera mano. De primera mano me refiero a todos los chavales que toman su medicación durante el curso, pero la dejan durante las vacaciones, y no les pasa absolutamente nada. O demás personas con TDAH que por un motivo u otro hemos dejado de tomar la medicación un tiempo, como es mi caso, y lo peor que me ha pasado cuando he descansado del metilfenidato es tener hambre todo el tiempo (aparte de volver a experimentar todo lo que conlleva tener un TDAH sin medicación, claro).

      Así que la presión no es sólo por medicar a un niño (como si los niños no tuvieran nunca ningún problema médico, ojalá…), sino por el tipo de medicina que es, pero la gente se toma relajantes musculares como si comieran palomitas, y no pasa nada. La gente se pone ciega a Lexatin, y no pasa nada. La gente se mete Valium como si tal cosa, y no pasa nada, cuando en realidad no hay tanta diferencia entre un Valium y lo que se pinchaban los yonkis en mi barrio cuando yo era niño. Jamás se ha conocido ni un solo caso de nadie, niño o adulto, ni en estudios teóricos ni prácticos, que hagan pensar que la medicación del TDAH pueda causar adicción. Pero oye, como son anfetas… algo malo tendrá. Es muy triste hablar tan a ligera de las cosas.

      Como que el TDAH en adultos siga siendo totalmente invisible, o que se siga usando la palabra “hiperactivo” a la ligera para referirse a cualquier persona inquieta o nerviosa, o algo que a mí me fastidia muchísimo también, que es el enfoque terapéutico que se nos ofrece: ¿Posible caso de TDAH? ¡A un buen psicólogo! Vamos a ver… contrariamente a lo que dice el artículo, sí, se sabe perfectamente y más que de sobra en qué consiste a nivel fisiológico el TDAH. Darle vueltas y más vueltas a que no se desconoce su origen es como darle vueltas a ver si el SIDA viene de un mono, de un gusano, o de un dinosaurio, eso es lo de menos. Un psicólogo está bien cuando en tu vida cotidiana tienes problemas graves derivados de tu TDAH. Puede ayudar al TDAH a no agobiarse tanto, a priorizar, etc. y a su entorno a ser más pacientes, a ser más comprensivos, a no atarnos tan corto, a tener en consideración nuestro problema, etc. Pero resulta que el TDAH, aunque conlleve ciertos trastornos psicológicos, es una patología cerebral. Científicamente se sabe más que de sobra: Funciones ejecutivas, hipotálamo, corteza prefrontal… y eso debe tratarlo un psiquiatra cualificado y con amplios conocimientos sobre TDAH, antes de acudir a ningún psicólogo que si tratamos y comprendemos bien el TDAH desde el principio, lo más probable es que no vayamos a necesitar nunca.

      Es muy simplista decir que el TDAH esté “íntimamente relacionado” con el trastorno bipolar. Por alguna razón, una de las características del TDAH es que tiene una comorbilidad muy alta: Es muy fácil que un TDAH sea también obsesivo-compulsivo, o disléxico, o tenga Tourette, o Asperger, o sea bipolar… o muchas más. Decir que hay mucha relación entre el TDAH y el TB es como decir que hay mucha relación entre el fuego y los motores de los coches. Vale, sí, pero también con muchas otras más cosas…

      Como digo, para hablar de TDAH con propiedad puede que sea necesario tenerlo en primera persona, porque hasta la fecha creo que todavía no he visto nadie que sin tenerlo lo consiga comprender al 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *