Las 3 mentiras de la Televisión

mentira television

Nos guste o no, vivimos en un mundo gobernado por los medios de comunicación. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos sufrimos un bombardeo continuo de mensajes desde la televisión, la radio, internet o cualquier tipo de publicidad en las calles.

Es completamente imposible permanecer ajenos a estos mensajes ya que invaden cualquier espacio susceptible de alojar publicidad, ya sea un espacio real o virtual. Si prestamos atención, observaremos una serie de temas o ideas recurrentes en dichos mensajes.

Estas ideas están tan fuertemente interiorizadas en el imaginario colectivo que no las cuestionamos y las consideramos casi dogmas de fe. Para cuestionarlas es necesario adquirir consciencia de aquello que estamos viendo y escuchando. Sin embargo adquirir consciencia bajo un bombardeo tan planificado y continuado es poco menos que tarea imposible.Cuando hablo de los mensajes no me refiero exclusivamente a la publicidad y los anuncios. Prácticamente cualquier programa que encontramos en la TV, incluídas las noticias, transmite implícitamente estas ideas.  Son ideas tan persuasivas que se hacen difíciles de ignorar y fáciles de interiorizar.

A continuación intentaré comentar alguna de estas ideas negativas con el fin de que puedas identificarlas y decidas conscientemente aceptarlas o ignorarlas.

Mentira 1: Debes consumir para ser feliz 

El impulso de comprar se ha convertido en un acto reflejo elicitado por los medios de comunicación.

Los actos reflejos son aquellos que ocurren fuera de nuestra conciencia y nos llevan a tomar acción sin cuestionarnos aquello que estamos haciendo. No hay nada que produzca mayor felicidad que comprarte un cochazo que ni siquiera tu jefe puede permitirse y aparcarlo a su lado.

Sólo por ese pequeño instante de felicidad eres capaz de endeudarte hasta las cejas durante varios años. A falta de jefe siempre aparecerá el vecino o el cuñado de turno dispuesto a medirse el ego contigo. Da igual que tengas todo lo que necesitas para ser feliz.

Los medios de comunicación te dicen que la auténtica felicidad reside en tener más que tu prójimo. Osea, que tu felicidad no depende de ti, sino de cuánto dinero esté dispuesto a gastarse el vecino. Gran negocio.

Mentira 2: Tu cuerpo es imperfecto

La mentira no es que te digan que tu cuerpo es imperfecto, sino que te vendan que tienes que comprar ciertos productos para que deje de serlo. Los productos cosméticos han sido renombrados como “productos de belleza” que queda mejor y vende más.

Por no hablar de las cremas antienvejecimiento, cremas antiarrugas, lociones  adelgazantes, dietas milagrosas bautizadas con el apellido de su creador, y un largo etcétera. El otro día vi anunciar una nueva dieta que está causando furor en USA: “La dieta de los 17 días”. Y yo me pregunto: ¿cuándo llega el día 18 qué haces? ¿vuelves a comer como siempre o tienes que volver a hacer la dieta de nuevo? ¿pero quién se puede creer esto? ¿realmente han conseguido lavarnos el cerebro?.

No entiendo porqué nos cuesta tanto usar el sentido común. No existen los remedios milagrosos y mucho menos cuando se trata de tu cuerpo. Ya lo decían nuestras abuelas: “las prisas son malas consejeras”. ¿Tanto cuesta comer siempre de forma equilibrada y practicar algo de deporte? Lo queremos todo aquí y ahora y luego nos sorprendemos de que a algunas edades comiencen a aparecer ciertas enfermedades muy extendidas.

Siguiendo con el tema de la imperfección de nuestros cuerpos, no podía dejar de comentar los conocidos anuncios de teletienda y sus fantásticos artilugios pasivos quemagrasa. Y digo pasivos porque tú no tienes que hacer nada. Puedes estar tranquilamente viendo la tele o leyendo un libro mientras el aparato trabaja silenciosamente esculpiendo tu cuerpo. Y todo ello sin perder una gota de sudor.

Cuando crees que estos anuncios no pueden caer más bajo, de repente te sorprenden y logran superarse. El otro día vi uno en el que anunciaban un aparatito para colocar disimuladamente en el oído y poder escuchar conversaciones que no van contigo. Y no era para sordos.  Lo ejemplificaban mediante una actriz de cuerpo escultural paseando por la playa mientras dos chicas comentan a lo lejos lo maravilloso que sería tener un cuerpo como el de ella. Nuestra protagonista sonríe ya que su nueva adquisición le ha permitido escuchar toda la conversación. Este anuncio es completísimo. En tan sólo 1 minuto nos han vendido sexo, competición, consumismo, belleza, y felicidad.

A pesar de que llevan muchos años de emisión, el formato y mensaje de los anuncios de teletienda sigue siendo el mismo. Y esto tan sólo quiere decir una cosa: seguimos comprando esos productos.

Mentira 3: El mundo está repleto de compañeros sexuales

Este punto está muy relacionado con el punto anterior. El mundo está repleto de oportunidades para echar un polvo y encontrar a la pareja de tu vida. De ti depende comprar ciertos productos para no desperdiciar dichas oportunidades.

Una colonia, un desodorante o una operación de cirugía estética. Todo vale con tal de no quedarnos solos el resto de nuestras vidas. Sin embargo se les olvida decirnos que para construir una relación duradera hace falta mucho más que atracción física. Pero claro, conocer a alguien de verdad no es algo que ocurre de la noche a la mañana sino que requiere de cierto tiempo y esfuerzo.

Un tiempo y esfuerzo bastante superior a los patéticos cortejos que vemos en “Hombres, mujeres y viceversa”, famoso programa conocido por el desfile incesante de cuerpos curtidos en gimnasios y quirófanos. Pero eso sí, luego se les llena la boca diciendo que buscan a alguien que los quiera por su interior.

Podría seguir largo y tendido hablando de estos temas. Como habrás podido observar está todo interrelacionado: consumo, sexo y felicidad. Es muy difícil separar unas categorías de otras. El consumo lleva al sexo y el sexo lleva a la felicidad. Y lo cierto es que mientras seas consciente de aquello que estás viendo, no hay nada de  malo en ello.

El problema surge cuando pensamos que la única realidad posible es la que observamos por esa ventanita que llamamos televisión. Existe otro mundo ahí fuera bastante diferente. Detrás de las cadenas de TV existen intereses políticos y corporativos que buscan vender sus productos. Y todo vende, hasta los informativos.

Sin pretender hacer un análisis exhaustivo, a día de hoy podemos observar que las noticias se dividen entre información patrocinada por empresas/gobierno junto a noticias negativas, asesinatos, maltratos y desastres naturales que buscan provocar el miedo en la población. Aunque eso sería otro tema. Todo ello intercalado con otras noticias de interés más general como la boda de la Duquesa de Alba o el nuevo muñeco de Justin Bieber en los teleñecos.

Aquí dejo el tema. Y eso que estudié publicidad.

Photo Credit: Salesman TV via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com

Comentarios

  1. Lei dice

    Los que hacen las series y peliculas saben muy bien que temas tocar y desde que perspectiva. Cuando se estrenó Ton Gun en 1987 hubo una avalancha de hombres jovenes queriendose enfilar en el ejercito. Lo mismo paso con peliculas como Karate Kid o Rocky Balboa, de repente todo el mundo quería practicar boxeo y karate… Yo creo que los niños y adolescentes son mas susceptibles a este tipo de lavado de cerebro pero a los adultos tambien les puede tocar.

  2. EubeaTeuri dice

    El primer paso para estar feliz con tu cuerpo es dejar de compararse y la publicidad no hace más que crearnos insatisfacción por no ser rubias,delgadas ( ¡eso si! delgadas pero con mucho pecho) y jóvenes. Como si pudiéramos cambiar la genética. Todo ese tiempo que pasamos preocupados por no ser cómo deberíamos ser, es tiempo que hemos perdido y no lo volveremos a recuperar.
    No digo que no haya que cuidarse; comer bien, hacer ejercicio e hidratarse la piel con cremas. Pero siempre aceptando lo que somos y liberándonos de esa presión social de ser perfectas, basando nuestro cuidado en términos de salud y no con los parámetros de belleza que nos rodean.
    También, entiendo que es fácil caer en la superficialidad, el cuerpo es lo primero que vemos de una persona… no se puede ver su interior…. pero supongo que a medida que maduramos y dejamos de exigirnos perfección a nosotros mismos, dejaremos de exigir a los demás que sean perfectos…no lo sé… estoy en proceso…
    Excelente artículo!

    • mar dice

      Muy útil el artículo.Pasa con los mundiales, cuando termina el mundial, el planeta entero consume, clubes, canchas en alquiler, se llenan los estadios, secompran televisores, zapatillas, medias, accesorios, camisetas. un negocio redondo.

  3. maria dice

    Totalmente de acuerdo.Más grave aún pienso, es cuando las televisiones están dominadas por algún partido politico que inculca a la población su filosofia de manera subliminal, a través de las noticias tergiversadas, series, etc….
    En resumen ese otro tema del cual más vale no hablar.Muy bueno tu articulo.

    • Isidro MigallónIsidro Migallón dice

      Empresas vinculadas a partidos políticos…o partidos políticos vinculados a empresas. Cada vez cuesta más distinguir quién dice qué. Un saludo!

      • NotTylerDurden dice

        Isidro, fantástico artículo. Recomiendo a todo el mundo un ensayo con el que me estoy familiariznado: Pierre Bordieu – Sobre la televisión.

        Un abrazo, inteligentes amigos desconocidos.

  4. Isa dice

    Muy bueno tu artículo y cierto, eso es lo que vemos cada dia, los valores, la ética y la cultura empiezan a ser cosas del pasado, al lado de una rinoplastia, o un cuerpo perfecto. Gracias por estas reflexiones que tanto ayudan.

  5. Carmen dice

    Estoy de acuerdo,no ser conscientes de lo que percibimos es como darle el control a otros, en este caso a los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *